CCOO denuncia que la digitalización de la Justicia ha ralentizado aún más su funcionamiento


CCOO denuncia que la digitalización de la Justicia ha ralentizado aún más su funcionamiento

- “Los trabajadores tenemos que lidiar todos los días con las aplicaciones informáticas, con sus graves y reiterados fallos”, explican desde el sindicato

- Se siguen apilando cientos de archivadores con pleitos antiguos, la implantación de las aplicaciones telemáticas y “el papel cero” sigue siendo tortuoso, lamentan

Tras un año de digitalización de la Justicia bajo el lema ‘papel cero’, Comisiones Obreras denuncia “un panorama desolador e ineficaz”. “Más de un año después de que entrase en vigor el Decreto que obligaba a la Administración de Justicia a realizar todos sus expedientes de forma electrónica, no sólo no se ha agilizado la tramitación, sino que se ha ralentizado hasta llegar a retrasos muy superiores respecto al tiempo que se tardaba antes del cambio de normativa”.

Una digitalización que además afecta a abogados y procuradores, y “está ocasionando más perjuicios que beneficios, desorganización, descontento, desazón e indignación”, añaden. “Los trabajadores tenemos que lidiar todos los días con las aplicaciones informáticas, con sus graves y reiterados fallos. Las deficiencias y retrasos son el pan de cada día. Si se implanta algo nuevo, es para mejorar lo anterior, y el resultado que está dando este nuevo sistema es pésimo, lento, provoca mayores retrasos y complicaciones en las gestiones administrativas que realizamos a diario. Se tarda más tiempo en hacer menos trabajo. Los parones, la espera y “el relojito de arena” son una constante diaria que imposibilita el trabajo.

Fallos que, añaden, “se ven agravadon por la falta de medios materiales y personales”, entre los que señalan el Servicio de Ejecuciones Penales con cinco Escáneres para 15 funcionarios. “Y ni que decir tiene, que estos escáneres, continuamente se bloquean, y hay que volver a reiniciar el equipo, lo que hace que el asunto que se estaba registrando se borre e implica que hay que comenzar de nuevo el registro del asunto. Los escáneres son obsoletos, antiguos, se tarda en escanear una eternidad, es desesperante”.

Un caos informático que convive con la imagen “decimonónica de decenas de expedientes amontonados en estanterías, una imagen del siglo XIX pero que todavía subsiste en nuestros órganos judiciales”. “Se siguen apilando cientos de archivadores con pleitos antiguos, la implantación de las aplicaciones telemáticas y “el papel cero” sigue siendo tortuoso. Las videoconferencias tienen fallos de conexión en algunos casos, los programas informáticos se cuelgan si hay mucho tráfico”.

“La buena intención de incorporar la Justicia a la era digital ha chocado con la ineficacia y mala gestión, la ignorancia y la propaganda política”, resumen, explicando que LEXNET es una forma de comunicación telemática entre los juzgados y los operadores jurídicos, los intervinientes en el proceso, y debe garantizar algo tan básico en las relaciones jurídico-procesales como es el efectivo conocimiento, la comunicación entre las partes. Pero, “este loable propósito, este razonable plan, ha sido ejecutado de manera desastrosa” y el modern o sistema apenas sirve como correo electrónico, aseguran desde CCOO ”pero imagínense, su correo electrónico colapsado a diario al recibir desordenadamente miles y miles de correos cada mañana, eso es Lexnet en nuestro órganos judiciales. Cómo refiere un compañero, quien compara los fallos informáticos y el colapso de Lexnet con una “carretera comarcal” por la que circula un “volumen de tráfico propio de una autovía”.

Desde el sindicato insisten en que “está trabajando en una doble vía, la telemática y la del papel. Coexisten dos sistemas de trabajo. Al escaneado de documentos le sigue el envío en formato papel. Y no podemos dejar en el aire la necesidad de implantar modelos, métodos y sistemas de organización que permitan la transformación de la organización interna de los Servicios, así como la unidad de actuación en el funcionamiento cotidiano que se asegure la perfecta relación de cada uno de los Servicios con las UPADs y con las demás personas e instituciones que cooperan con la Administración de Justicia, así como la utilización generalizada de sistemas y aplicaciones informáticas interoperables que permitan su reciproca comunicación e integración.”

CCOO denuncia que la digitalización de la Justicia ha ralentizado aún más su funcionamiento