CONSEJOS PRÁCTICOS

La CIE anima a los musulmanes a un Ramadán en familia, devoto y solidario con las mezquitas cerradas

La CIE anima a los musulmanes a un Ramadán en familia, devoto y solidario con las mezquitas cerradas
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.
El delegado de la Comisión lslámica de España (CIE) en la ciudad y secretario general de la Unión de Comunidades lslámicas de Ceuta (UCIDCE), Hamido Mohamed, recuerda que "al respetar las reglas del confinamiento social, preservaremos nuestras vidas, protegeremos y salvaguardaremos a la sociedad". 'Tras el trance, llegará la indulgencia', recuerda la promesa del Profeta.

El delegado de la Comisión lslámica de España (CIE) en la ciudad y secretario general de la Unión de Comunidades lslámicas de Ceuta (UCIDCE), Hamido Mohamed, ha pedido este lunes a los musulmanes que sigan respetando las normas del confinamiento durante el mes sagrado de ayuno de Ramadán, que comenzará el viernes, un periodo "en el que la adoración a Allah se fusiona con el hábito y las costumbres" y en el que es habitual que "el grado de las relaciones sociales aumenta, especialmente con familiares y amigos".

Este año no podrá ser así. "Como Allah ha querido, independiente de cómo fuera la causa, el Ramadán nos llega en unas circunstancias especiales nunca experimentadas con anterioridad y muchos aspectos ramadeños a los cuales la gente estaba acostumbrada no serían posibles", ha asumido Mohamed.

En un comunicado, el delegado de la CIE ha destacado que "los musulmanes deben, en todas las circunstancias, distinguir este mes bendecido del resto de meses del año, adorar Allah y hacer el bien" durante el que el ayuno "es un deber religioso personal, individual e íntimo". "Cada persona capaz debe realizarlo y quien no crea poder, más allá de los casos estipulados, tendrá que consultar a un doctor exponiendo sus circunstancias particulares", ha indicado el secretario general de la UCIDCE.

El programa de este periodo sagrado se divide en tres pilares fundamentales. Por un lado, la lectura del Sagrado Corán, que se puede hacer "en la intimidad del hogar, solo o junto a la familia". "Esta es una oportunidad para que la familia se reúna alrededor del Corán para memorizar o repasar lo que puedan de sus suras o reflexionar sobre ellas".

El segundo es "el ofrecimiento del lftar al ayunante". Esta vez, dado que las mezquitas estarán cerradas, se sugiere a los interesados "donar de primera mano los alimentos a quienes les haga falta o contactar con un restaurante con servicio a domicilio para servir alimentos a personas necesitadas o también entregar alimentos a asociaciones que brinden asistencia alimenticia a los ayunantes".

Finalmente está la oración del Tarawih. Hacerlo en grupo en la mezquita se ha convertido en una práctica tradicional para los musulmanes "a pesar de que es mejor hacerlo en casa". "Puesto que seguiremos en Estado de Alarma, ese hábito no se podrá mantener y en el caso de que la situación cambiase se informará inmediatamente a las asociaciones islámicas", ha resumido.

"No ovlidar a las víctimas"

"En Ramadán el musulmán debe mantener su generosidad y hay muchas maneras: eI que las mezquitas estén cerradas no debería ser un obstáculo para ello, pues el campo s¡gue estando abierto para hacer el bien y ayudar a los demás", ha resumido Mohamed, que ha llamado a "no olvidar a las víctimas de la enfermedad del coronavirus ni a sus familias, pues el aislamiento psicosocial y los daños materiales dejan secuelas profundas". "Hay que esforzarse en reconfortarles moral y materialmente, aliviar su dolor y ayudar a que no se sientan solos en estas circunstancias difíciles", ha subrayado.

Para concluir, el delegado del CIE ha recomendado "mantener una comunicación fluida con la mezquita y su imam", que a su vez debería "idear formas de comunicarse con los feligreses de su mezquita a través de las redes sociales, aunque fuera semanalmente, para estar a su servicio y responder a sus preguntas". "No hay duda de que los musulmanes de España, al respetar las reglas del confinamiento social, preservarán sus vidas, protegerán y salvaguardarán a la sociedad también durante el mes bendito del Ramadán, que llega en esta difícil situación para ser un preludio del bien colectivo y una oportunidad para que las almas se dir¡ian a su Señor y se junten alrededor de su Libro Sagrado.

"También será una oportunidad para aumentar la solidaridad y la cooperación entre las personas para hacer el bien, de acuerdo con el dicho de Allah Todopoderoso: 'Cooperad en la bondad y en la piedad, y no cooperéis en el pecado y en la transgresión", se ha mostrado convencido Mohamed, que ha recordado que el Profeta prometió que 'tras el trance, llegará la indulgencia".

La CIE anima a los musulmanes a un Ramadán en familia, devoto y solidario con las mezquitas cerradas