La Ciudad entierra en la cuneta de San Amaro las partes de exaltación franquista del Llano Amarillo

La Ciudad entierra en la cuneta de San Amaro las partes de exaltación franquista del Llano Amarillo
Aspecto anterior del Llano Amarillo.
Aspecto anterior del Llano Amarillo.  

- La actuación ha consistido en la supresión del "emblemático pedestal" que estaba al pie de la vía pública

- El monumento ha quedado "como un elemento ceñido a su única representación zoomórfica” de águila


La adjudicataria de la reforma del monolito del entorno del Llano Amarillo ha completado los trabajos que le fueron encomendados por la Administración local el año pasado para “enterrar en la cuneta” de San Amaro sus elementos de exaltación franquista.

Una de las razones técnicas que refrendó el contenido del Acuerdo Plenario alcanzado a instancias de la coalición Caballas para desvestir de su reivindicación franquista al monumento fue "el peligroso desplome de los muros de gravedad construidos con mampostería que sirven de contención de tierra, realizados para poder construir los accesos al monolito mediante escaleras con peldañeado de piedra natural”.

La Ciudad asumió así, más allá de razones políticas, que era "urgente" intervenir "al estar la finca abierta al público que lo visita, aunque sea cuantitativamente escaso”.

La intervención descartó "por el excesivo coste económico que pudiera representar" el derribo y posterior reconstrucción de los muros actuales "y la reposición de sus aplacados y cumbreras”. En su lugar, apostó por devolver al Hacho lo que en su momento le hurtó la Dictadura sin afectar al paisaje ni a “la ya consolidada silueta de la línea del horizonte” que se puede contemplar en cada travesía marítima.

“Los alrededores del monolito se acondicionarán y este último, una vez limpiado de impurezas, quedará como un elemento ceñido a su única representación zoomórfica” de águila, señala el proyecto de obra, que orientó la actuación “como tránsito a restituir el lugar como Naturaleza, a recuperar el talud como territorio a devolver al Monte Hacho, espacio como conquista de arte público”.

Junto a la carretera se ha construido un muro de contención de treinta y cuatro metros lineales al pie del talud “para contener los restos" que han sido "enterrados en esta cuneta con aportes de tierras naturales de la ajardinada restauración”. La Memoria realizada señaló que el Llano Amarillo precisaba de "una reelaboración del lugar que requiere de otra descripción más discursiva, quizás debida al ocaso de este tipo de escultura monumental", suprimiendo "su emblemático pedestal”.

Esa eliminación se concibió para "aportar una nueva sensibilidad a la negación de algunos principios que caracterizan este género escultórico clásico, cambiando el repertorio de sus formas y materiales para romper la cualidad que configura su presencia física”.

Del Llano ya se habían retirado previamente la leyenda ‘ 17 de julio de 1936’ y se ha enfoscado el escudo falangista que aparecía en la parte inferior del monolito, que fue inaugurado, según el investigador ceutí Francisco Sánchez Montoya, en el valle de Ketama (Marruecos) el 12 de julio de 1940 “para conmemorar las maniobras militares celebradas entre el 5 y el 12 de julio de 1936, en las que se fraguó a espaldas del Gobierno de la República, el golpe del 17 de julio de 1936”.

Lea también:

- La Ciudad invertirá 88.000 euros en “limpiar” el monolito franquista del Llano Amarillo y su entorno

- Deu asegura que ya tiene en marcha el proyecto de 150.000 euros para "adecentar" el Llano Amarillo

- Caballas pide al PP que venza su "querencia natural" y quite los vestigios franquistas de las calles

La Ciudad entierra en la cuneta de San Amaro las partes de exaltación franquista del Llano Amarillo