CSI.F denuncia las "degradantes" condiciones en las que se atiende a las maltratadas en el Juzgado


CSI.F denuncia las "degradantes" condiciones en las que se atiende a las maltratadas en el Juzgado


- La central se muestra "avergonzada" e "indignada" porque las víctimas deban compartir espacio con sus agresores en sede judicial y declarar "siendo escuchada por el público que allí se encuentra"

- Martínez apela al CGPJ, al Ministerio de Sanidad y al Defensor del Pueblo "para que cese la victimización secundaria de la mujer maltratada"

El máximo responsable de la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSI.F) de Ceuta, Ricardo Martínez, ha denunciado este martes por escrito a través del Registro de la Delegación al Consejo General del Poder Judicial (CGPJ), a la Secretaría de Estado de Igualdad, al Defensor del Pueblo y al Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del CGPJ los "graves hechos" que a su juicio están acaeciendo "a consecuencia del modo en que se está desempeñando el servicio público en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer (JVSM) de Ceuta".

En su texto Martínez lamenta que la ciudad autónoma no disponga de un JVSM especializado, sino que dichas funciones estén atribuidas al Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 4, y se muestra "avergonzado" e "indignado" porque a la Administración parece que "le importa bien poco estar contribuyendo de forma inhumana y degradante al sufrimiento y destrucción personal de la mujer maltratada".

El presidente de CSI.F-Ceuta justifica el uso de tan duras palabras en que "la Ley de Enjuiciamiento Criminal parece no haber llegado a Ceuta". "Agresor y víctima comparten las mismas dependencias, oficinas, pasillos y escalera en el JVSM de la ciudad, con lo que la Administración abandona a su suerte a la víctima poniéndola cara a cara con su verdugo", denuncia el sindicalista, quien considera "incalificable" que por cupa del "hacinamiento" de estas dependencias judiciales las víctimas de malos tratos "deben prestar declaración sobre hechos absolutamente privados y traumáticos sabiendo que están siendo escuchadas por el público que allí se encuentra y mientras el resto de funcionarios despachan otros asuntos".

"No permitiendo una rigurosa audiencia reservada no sólo se merma la ya maltrecha autoestima de la víctima, sino que se puede poner incluso en peligro su seguridad", alerta Martínez, quien se pregunta en el texto de su denuncia, remitido íntegro a los medios, "qué podría pasar si llegan a oídos del agresor en una población tan pequeña determinadas informaciones o explicaciones que la víctima aporte en su declaración y que sean escuchadas por cualquiera allí presente".

"La mujer maltratada ceutí merece algo mejor que lo que los poderes públicos le están deparando", defiende CSI.F, "aunque la Administración se lo esté negando y los funcionarios sobrelleven estas circunstancias con profesionalidad ejemplar, haciendo lo que humanamente está en sus manos para que la víctima no sufra tan duramente esta denigrante situación".

Por todo ello la central "apela a la sensibilidad" de las instituciones a las que dirige su denuncia y les ruega "encarecidamente" que tomen cartas en el asunto "con toda la urgencia que merece" con el propósito de "que cese la victimización secundaria de la mujer maltratada y para que en Ceuta se cumpla la legalidad vigente al respecto".

CSI.F denuncia las "degradantes" condiciones en las que se atiende a las maltratadas en el Juzgado