Delfines, atunes, medusas gigantes y olas de más de dos metros durante la travesía del Estrecho

Delfines, atunes, medusas gigantes y olas de más de dos metros durante la travesía del Estrecho
Ya en Benzú
Ya en Benzú  

- Gema Castaño, Juan Antonio Domínguez, Oswaldo Tavio y José Ismael Rodríguez cruzaron a nado el Estrecho el viernes para ayudar a ACEFEP a recudar fondos

- El fuerte viento de Poniente obligó a modificar la travesía llegando incluso a impedirla durante un tramo por orden de las autoridades marroquíes


Gema Castaño, Juan Antonio Domínguez, Oswaldo Tavio y José Ismael Rodríguez completaron con éxito su cruce solidario del Estrecho a nado para ayudar a ACEFEP a recaudar fondos para la construcción de un nuevo local social en el que poder desarrollar su atención a las familias y a los enfermos psíquicos en unas mejores condiciones.

Los cuatro nadadores lo consiguieron no sin sufrir y pasar dificultades. Tal y como han relatado en su cuaderno de bitácora de la travesía de 21 kilómetros aproximadamente.

El primer obstáculo surgió antes incluso de echarse al agua. La intención primera de enlazar Tarifa con Benzú en línea recta y aprovecharse de la pleamar prevista paras las 13.30 del viernes y beneficiarse de las corrientes quedó desechada por la previsión meteorológica que pronosticaba viento de Poniente de fuerza 4-5. Así se optó por nadar hasta Tanger Med para después costear hasta Benzú. Se adelantó la hora de la salida para intentar evitar el temporal.

A las 10.30 los cuatro valientes se echaron al agua. Durante la primera parte del recorrido, la denominada ‘Zona 1’ todo fue bien. Las olas eran de medio metro y el viento de tan sólo 7 nudos. Si bien, las corrientes empujaron a los nadadores hacia el Atlántico y tuvieron que lidiar con la presencia de medusas gigantse, peces raya y peces luna.

Todo se fue complicando, a medida que pasaban las millas y el viento comenzó a hacer de las suyas, encrespando la mar en la ‘Zona 2’ con olas de más de metro y medio de altura, obligando a un sobreesfuerzo a los nadadores. En esta parte del trayecto tuvieron la compañía de un grupo de delfines que les acompañaron a pocos metros y algunos atunes pasaban por debajo de los nadadores.

Más cerca de Tánger MED las olas superaban los dos metros, convirtiendo los últimos mil metros hasta el puerto marroquí en una odisea para los nadadores, que lograron alcanzar su objetivo a las 15.30 horas.

Las autoridades marroquíes impidieron, por seguridad, que se completara el recorrido a nado íntegro. Así obligaron a los nadadores a subirse a las embarcaciones de apoyo por el estado intransitable de la mar entre Punta Cires y hasta Punta Leona.

Una vez alcanzado ese punto, los nadadores e volvieron a echar al agua para completar el final de su recorrido y llegar a la playa de Benzú.

Delfines, atunes, medusas gigantes y olas de más de dos metros durante la travesía del Estrecho