"En el Ejército de Tierra se detecta la existencia de personal con indicios claros de radicalismo"


"En el Ejército de Tierra se detecta la existencia de personal con indicios claros de radicalismo"

- 'El País' da a conocer un oficio secreto del Estado Mayor que alerta de que "la conducta de estos individuos constituye una debilidad para la institución y puede llegar a suponer una amenaza a la seguridad”

- Las Fuerzas Armadas recomiendan blindar el acceso a puestos de información "sensible" y hacer un seguimiento de salidas al extranjero

El diario 'El País' ha dado a conocer un oficio reservado del Estado Mayor del Ejército de Tierra en el que las Fuerzas Armadas alertan de que en éste se ha detectado "la existencia de personal con indicios claros de radicalismo (ideológico, religioso o delictivo)" y en el que subrayan que, a pesar de que sus acciones, "en la mayoría de los casos, se circunscriben a su esfera privada y su entorno social", se advierte que "la conducta de estos individuos constituye una debilidad para la institución y puede llegar a suponer una amenaza a la seguridad”.

El documento, fechado el pasado 24 de octubre, señala que "para anular o al menos disminuir este riesgo" es conveniente "denegar o anular, en su caso, habilitaciones personales de seguridad" sobre el personal "que se determine en cada momento", así como limitar el acceso "a todos aquellos puestos de trabajo de la unidad en donde pueda ponerse en riesgo la seguridad en cualquiera de sus variantes o se pueda tener acceso a información sensible".

Igualmente, recomienda hacer un "seguimiento de situaciones procesales o delictivas fuera del ámbito de las Fuerzas Armadas" y de "notificaciones de salida al extranjero", así como de cualquier actividad o acción "de proselitimos, grado de radicalidad y actividades públicas (en redes sociales, prensa, Internet, etcétera)".

Además, aconseja la “aplicación, en cuanto sea posible, de la normativa de personal en lo relativo a las facultades profesionales o psicofísicas, de las acciones derivadas del PADET [Plan Antidroga del Ejército de Tierra], del Régimen Disciplinario y del Código Penal Militar” y se propone la “elaboración de [un] IPEC [Informe Personal de Calificación] por cambio significativo en la conducta personal del calificado, cuando proceda” e incluir “en las renovaciones de compromiso [una] valoración de la información complementaria sobre su actuación profesional”.

Según el diario del Grupo PRISA, "al tratarse de un procedimiento secreto, carece de garantías para los afectados, a los que se priva de ocupar determinados destinos y desarrollar su carrera profesional, lo que podría chocar con la Ley de Derechos y Deberes de los militares de 2007, según la cual 'en las Fuerzas Armadas no cabrá discriminación alguna por razón de [...] religión o convicciones, opinión o cualquier otra circunstancia”.

"Los más observados pero los que menos problemas han dado"

En una información vinculada, 'El País' se hace eco de unas declaraciones de la presidenta de la Asociación Intercultura de Melilla, Yonaida Sellam, según las cuales "varios soldados musulmanes han visto cómo no se les renovaban sus contratos y eran sustituidos por iberoamericanos" en la ciudad hermana. El periódico recuerda que, en un programa de 'Al Yazira', un soldado español preguntó a un ulema si '¿se puede servir a un Ejército infiel?' y que el episodio más grave sobre radicalismo islamista en el Ejército español "se produjo con motivo de la Operación Duna, en 2006, cuando se desarticuló a una célula salafista en Ceuta que supuestamente planeaba cometer atentados con el explosivo robado en un polvorín militar. Por esta causa tres militares musulmanes, que tuvieron relación con los detenidos, fueron apartados de sus puestos".

No obstante, el diario subraya que "l colectivo militar de religión musulmana es el más observado, pero el que menos problemas ha dado".

"En el Ejército de Tierra se detecta la existencia de personal con indicios claros de radicalismo"