El Gobierno quiere reforzar Asuntos Sociales con 5 trabajadores sociales y 3 administrativos


El Gobierno quiere reforzar Asuntos Sociales con 5 trabajadores sociales y 3 administrativos

- Además quiere revisar el convenio con Cruz Roja para agilizar la ayuda de emergencia básica y encomendará a Emvicesa la gestión directa de las ayudas al alquiler

- El plan de actuación que recoge diversas medidas será llevado a Pleno, previsiblemente en julio

El Consejo de Gobierno ha puesto en marcha este viernes la reorganización de Asuntos Sociales que le prometió a la oposición en el último Pleno de la Asamblea a instancias de una propuesta defendida por Caballas. Así, según ha relatado la portavoz accidental del Ejecutivo, Yolanda Bel, el Gobierno prevé incrementar la plantilla en 8 efectivos, 5 trabajadores sociales y 3 del área administrativa. Esos ocho quiere que sean desplazados de otras áreas de la administración a la oficina de Asuntos Sociales.

De hecho, Bel ha avanzado que de no poder llevarse a cabo en esas condiciones se optaría por el plan b de nuevas contrataciones, que serían en menor número habida cuenta las limitaciones para la incorporación de nuevo personal que pesan sobre la Ciudad Autónoma desde que se acogiera al Plan de Pago a Proveedores.

El incremento de efectivos no es la única iniciativa que se adoptará para tratar de descongestionar un servicio absolutamente colapsado y sobrepasado por las situaciones de pobreza creciente que soportan muchos vecinos de la ciudad, algunos de ellos han llegado a hacer cola durante la madrugada a las puertas de las oficinas para poder ser atendidos.

A eso también quiere ponerle fin el Ejecutivo que prevé instaurar un sistema de cita previa para equilibrar los servicios y optimizar la atención a la ciudadanía.

Además de reforzar los recursos humanos y tratar de ordenar la demanda de la ciudadanía, el Ejecutivo quiere quitar carga de trabajo al área y encomendará a Emvicesa la gestión de las ayudas al alquiler que ahora mismo desarrollan los Servicios sociales con la esperanza de que sea “mucho más operativo”.

Se revisará el convenio con Cruz Roja para dotar de más agilidad en la respuesta a demandas de ayudas de emergencia básicas: alimentos, luz, agua y suministro de butano.

Se apostará también por evaluar la eficiencia de los servicios de forma permanente. El Gobierno pretende terminar de definir con anterioridad a 2015 el organigrama de Asuntos Sociales y plasmar con claridad las tareas, los recursos y las actividades del área de asuntos sociales.

Por último, el Ejecutivo quiere mejorar la coordinación y consolidar los mecanismos para que la misma fluya, todo lo concerniente a la información y las bases de datos que maneja el área. La intención desvelada por Bel este viernes es que todo esto pueda llevarse al Pleno de julio para su aprobación.

El Gobierno quiere reforzar Asuntos Sociales con 5 trabajadores sociales y 3 administrativos