Los jóvenes de Ceuta y Melilla son los peores conductores de España


Los jóvenes de Ceuta y Melilla son los peores conductores de España

-La ciudad autónoma obtiene las peores notas según un estudio de las aseguradoras, sólo empeoradas por los melillenses

- Soria, Huesca, Ciudad Real, Segovia, Cuenca y Zamora, las únicas provincias que ‘aprueban’

- Las mujeres tienen una mayor pericia, son más prudentes y tienen menos posibilidades de sufrir un accidente

Los jóvenes de Ceuta y Melilla no sólo obtienen las peores notas en el sistema educativo, también fuera de él. Sin ir más lejos en la carretera. Según la patronal de las compañías de seguros, Unespa, los jóvenes de las dos ciudades autónomas son los peores conductores de España, concretamente los que en más accidentes están involucrados. “La denominada Estadística de Seguros de Automóviles o ESA acumula información sobre siniestros sufridos por aproximadamente dos tercios de los vehículos que circulan en España; es la suya, pues, una importante representatividad, la más elevada que se puede encontrar más allá de las propias cifras de la Dirección General de Tráfico, y con un nivel de granularidad que le permite realizar análisis geográficos, por edades, sexos, y otras categorías”, explica el estudio..

El carnet de conducir suele ser la línea divisoria entre la juventud y la edad adulta y también el momento crucial para demostrar no sólo las aptitudes al volante sino también su responsabilidad. Pero juventud y conducción es también sinónimo de una mayor prevalencia de alcohol, abuso de drogas y menor pericia en la conducción.

El estudio analiza los accidentes según su gravedad y sus consecuencias. Así, en el ámbito de los daños corporales, por lo tanto accidentes graves, únicamente seis provincias de España “aprueban”, esto es, registran una probabilidad de accidente que se puede considerar que obtiene una nota de 5 o más. Éstas provincias son: Soria, Huesca, Ciudad Real, Segovia, Cuenca y Zamora. Las peores notas se las llevan las dos ciudades autónomas: Melilla obtiene un 1,1, mientras que Ceuta arroja un 1,7. No obstante, en el caso de estos dos territorios lo justo es destacar su pequeño tamaño, que también incide en el hecho de que sean, también, los territorios sobre los que menos datos hay. Más allá de las dos ciudades autónomas, las dos provincias con una calificación peor son Las Palmas y Cádiz, ambas con un 1,8 sobre 10 (recuérdese: tomando 10 como la menor probabilidad observada).

Por otra parte, la lista de las provincias con notas más bajas está formada por: las dos ciudades autónomas, Las Palmas Cádiz, Pontevedra, Sevilla, Almería y Málaga. De esta manera, los territorios de Málaga, Cádiz, Sevilla, Las Palmas y las dos ciudades autónomas son los que aparecen con baja nota tanto en el caso de los hombres como en el de las mujeres; siendo Segovia, Ciudad Real y Huesca las tres provincias donde ocurre exactamente lo contrario, esto es, provincias cuyos jóvenes conductores consiguen un aprobado en el caso de ambos sexos.

Los datos apuntan a que aproximadamente en la mitad de las provincias la nota obtenida por los hombres es peor que la de las mujeres, y en la otra mitad ocurre lo contrario. Los dos extremos se dan en dos provincias muy cercanas: mientras en Cuenca la nota obtenida por las mujeres es un 43% mejor que la de los hombres, en la provincia de Soria la nota femenina es un 37% peor que la masculina. Las diferencias entre sexos son, en buena medida, territoriales. La mayor pericia y prudencia de las jóvenes conductoras respecto de sus convecinos hombres es especialmente patente en territorios como la comunidad autónoma gallega; León, Palencia, Zamora y Salamanca, en Castilla y León; el País Vasco y los territorios situados en la cuenca del Ebro, esto es La Rioja y Aragón. Las mujeres tienden a quedar peor que los hombres en la cornisa cantábrica restante, el centro del país, casi todo el sur y Cataluña salvo Barcelona.

Si el análisis se lleva a los daños materiales, la situación cambia de forma muy significativa, dado que aquí las notas son más elevadas; de hecho, el conjunto de los conductores jóvenes obtiene un aprobado raspado (5,3) La situación, de hecho, es aquí la contraria: son sólo ocho los territorios que «suspenden»: Melilla, Madrid, Ceuta, Sevilla, Las Palmas, Málaga, Tenerife y Cantabria. De nuevo, pues, territorios situados fundamentalmente al sur, a los que hay que añadir la Comunidad de Madrid y la de Cantabria.

Los datos disponibles permiten estimar que, cuando menos en el año 2015, los jóvenes conductores de la provincia de Huesca fueron los mejores jóvenes conductores del país. Se quedaron a las puertas de obtener una calificación sobresaliente, con un 8,9 estimado según la metodología aquí usada. Por encima de ocho punto se situaron también los jóvenes conductores de Ciudad Real y Guizpúzcoa. Asimismo, con calificaciones notables se situaron los jóvenes conductores de: Zamora, Cuenca, Segovia, Zaragoza, Ávila, Soria, Girona, Tarragona, Teruel, Cáceres, Albacete, Castellón, Lleida y Palencia. La gran mayoría de provincias españolas se sitúan en la zona de aprobado, entre 5 y 7 puntos, lo cual hace que el conjunto de España se coloque también en esta categoría, con 5,7 puntos sobre 10. 24 Los territorios que, sin embargo, se situaron en peor situación, con una calificación inferior a 5, fueron siete: las dos ciudades autónomas de Ceuta y Melilla, y las provincias de: Sevilla, Las Palmas, Cádiz, Málaga, y Pontevedra.

Los jóvenes de Ceuta y Melilla son los peores conductores de España