PROTESTA PACÍFICA

Las mantas de la discordia

Las mantas de la discordia
Parte de los migrantes, con las mantas que se les han facilitado este martes.
Parte de los migrantes, con las mantas que se les han facilitado este martes.

La movilización con huelga de hambre que este lunes han iniciado en la Plaza de los Reyes decenas de migrantes asiáticos residentes en el CETI que quieren hacer visible su descontento porque su estancia en Ceuta se demora en muchos casos ya alrededor de un año mientras los subsaharianos salen en un plazo medio de tres meses y medio ha llegado este martes a última hora de la tarde a un punto de conflicto.

Distintos particulares han proporcionado a los ciudadanos de Bangladesh, India, Sri Lanka, Pakistán y Birmania concentrados ante la Delegación mantas para paliar el frío pero la Policía Local ha intervenido porque, según las versiones recabadas por Ceutaldia.com, existían una especie de acuerdo para no promover un asentamiento en la plaza.

Tras la retirada de las prendas de abrigo, la situación ha evolucionado hacia otro punto de discordia. Fuentes del Gobierno de Ceuta han explicado este miércoles a Ceutaldia.com que no se impidió "abrigarse" a los extranjeros con las mantas, sino utilizarlas para ponerse sobre ellas como si fueran una cama, en cuyo caso la Policía podría intervenir al convertirse la concentración en una suerte de asentamiento no consentido.

"Somos seres humanos y no vamos a hacer nada para que una persona pase frío pero tampoco promover un asentamiento llevando un día mantas, otro tiendas de campaña, etcétera, cuando existe un lugar habilitado, el CETI, en el que todas esas personas pueden tener sus necesidades cubiertas", han ampliado desde el Ejecutivo.

En cualquier caso, los activistas han terminado por retirar las mantas. Hasta la Plaza de los Reyes han acudido también representantes de algunas oenegés. Una abogada de DIGMUN ha intentado convencer al grupo para que desista de su protesta y regrese al CETI a la vista de que dos de sus integrantes presentan fiebre pero no ha podido convencerles.

Las mantas de la discordia