Un muro y más control policial, respuesta institucional a los tumultos ante el colegio del Príncipe

Un muro y más control policial, respuesta institucional a los tumultos ante el colegio del Príncipe
Un agente de la UIR, con los padres movilizados este miércoles.

- La Ciudad Autónoma levantará "de inmediato" una pared que impida el acceso directo de porteadores desde la Carretera Nacional hasta las puertas del centro educativo

- La Policía Local seguirá se encargará de impedir el trasiego, sobre todo a las horas de entrada y salida de clase, y la Policía Nacional y la Guardia Civil intentarán canalizar el flujo de transfronterizos por otros itinerarios

- En enero habrá una nueva reunión


Representantes de la Delegación del Gobierno, la Consejería de Gobernación y las tres Fuerzas y Cuerpos de Seguridad (la Guardia Civil, la Policía Nacional y la Local) han mantenido a última hora de la tarde de este miércoles una reunión en la sede de la institución de la Plaza de los Reyes para “definir claramente” los papeles que debe jugar cada una en el control del tránsito de porteadores ante el CEIP Príncipe Felipe, problemática que ha generado una concentración de progenitores de alumnos y porteadoras esta mañana.

La cumbre ha sido el resultado del paso de media docena de padres y madres por la Delegación, primero, donde se les ha recordado que la competencia de mantener la seguridad en el entorno de los colegios es de la Ciudad, y por la Asamblea, después, para escuchar al Ejecutivo local comprometerse a poner la dotación de la Policía Local que fuese necesaria con el fin de atajar el problema.

Según han explicado a Ceutaldia.com asistentes al encuentro vespertino, el Cuerpo que comanda Ángel Gómez seguirá asumiendo el control del área que rodea el centro educativo para “impedir que haya el flujo conflictivo de personas, especialmente en los horarios de inicio y final de la actividad lectiva” y “erradicar los tumultos que preocupan tanto a la comunidad educativa como a las instituciones”.

Para contribuir al éxito del trabajo encargado a los policías locales, los nacionales y los guardias civiles que se encuentren de servicio en los polígonos y el paso del Tarajal establecerán “los correspondientes controles y circuitos alternativos para ordenar el tránsito de transfronterizos”. Paralelamente y “a la mayor brevedad posible, que será de inmediato”, la Ciudad Autónoma se ha comprometido a construir un muro que cierre el paso que actualmente utilizan los porteadores desde la Carretera Nacional para, directamente y a través de unas escaleras, llegar hasta la misma puerta del centro educativo.

“La idea es eliminar ese itinerario tan sencillo, que conduce hasta la puerta del colegio y el paso de cebra que cruza el vial que transcurre en paralelo al centro, y que la Policía Nacional y la Guardia Civil se encarguen de regular el tráfico de transfronterizos por otros recorridos”, se ha concretado. Este nuevo esquema de trabajo “en colaboración y coordinación” estará vigente al menos hasta que terminen las obras que abrirán un nuevo paso de porteadores.

Todas las partes han quedado en volver a verse las caras durante el próximo mes de enero, antes de que terminen las obras que está ejecutando el Estado en paralelo al paso fronterizo oficial con el fin de dignificarlo y crear una nueva vía de tránsito de porteadores que sustituya al Biutz, para volver a coordinar sus recursos con el nuevo esquema de flujos fronterizos que marcará la apertura de esa vía.

Lea también:

- Padres de alumnos y porteadoras protestan juntos ante el CEIP Príncipe Felipe por el caos fronterizo

Un muro y más control policial, respuesta institucional a los tumultos ante el colegio del Príncipe