Otra condena a la restricción de derechos básicos que sufren los solicitantes de asilo en Ceuta


Otra condena a la restricción de derechos básicos que sufren los solicitantes de asilo en Ceuta

- El Juzgado de lo Contencioso número 1 de Ceuta reconoce el derecho de un maliense a "circular libremente por todo el territorio español" y subraya que "no es posible realizar interpretaciones restrictivas de los derechos fundamentales"

- CEAR "exige" al Gobierno español que "respete los derechos fundamentales de las personas solicitantes de asilo reconocidos en la Constitución, la Ley de Asilo y las normativas internacionales"

Una sentencia del Juzgado de lo Contencioso Administrativo número 1 de Ceuta ha reconocido el derecho de un solicitante de asilo, nacional de Malí, a "circular libremente por todo el territorio español", advirtiendo a la Administración que "no es posible realizar interpretaciones restrictivas de los derechos fundamentales". Según ha recordado este miércoles la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR), "es una práctica habitual de la Delegación de Gobierno no permitir el acceso a la península a las personas solicitantes de protección internacional admitidas a trámite en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla".

Desde el punto de vista de CEAR esta medida "solamente debería adoptarse con carácter excepcional" y "carece de justificación al tratarse de un derecho, la libertad de circulación, del que son titulares las personas solicitantes de conformidad con el artículo 19 de la Constitución Española y la Ley de Asilo". "Este hecho representa un retroceso sin precedentes en el régimen de protección internacional en España", lamenta la Comisíon, que ha subrayado que tal proceder "está provocando que personas que solicitaron asilo renuncien a su solicitud, y que algunas se jueguen la vida intentando cruzar el estrecho escondidos en los camiones y ferrys que realizan el trayecto hasta la península".

CEAR ha destacado que el colectivo de personas sirias residentes en ambas ciudades autónomas "está padeciendo sobremanera esta situación". En ese sentido, ha explicado que en Melilla las casi setenta personas sirias que residen en el CETI, pese a estar "en necesidad de protección internacional", no han formalizado su solicitud de asilo porque temen quedarse atrapados en la ciudad hermana.

La Comisión ha recordado que "no es la primera vez que esta situación es condenada por los tribunales" y que son ya "reiteradas" las sentencias del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) y las resoluciones en la misma línea "de instituciones nacionales e internacionales como el Defensor del Pueblo, el ACNUR y el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre Racismo, Xenofobia, Discriminación e Intolerancia". "Pese a estos pronunciamientos, el Gobierno español ha persistido en mantener la prohibición de acceso a la península", ha criticado.

 

"Alarmante" descenso de las solicitudes de asilo

"A la prohibición de viajar a la península se suma el férreo control fronterizo: la valla de separación y la vigilancia perimetral en la zona y el control de las fronteras con la colaboración de Marruecos y Argelia dificultan cada vez más la llegada de personas necesitadas de protección internacional a territorio español y, con ello, la posibilidad de solicitar protección en un lugar seguro", ha denunciado CEAR, que entiende que "todas estas medidas están teniendo como consecuencia una significativa disminución de las peticiones de asilo en ambas ciudades".

En Melilla el número de solicitudes pasó de 42 en 2011 a 33 en 2012 y en Ceuta el descenso fue "alarmante", de 505 en 2011 a 184, un retroceso del 63,5%.

CEAR ha reiterado su "exigencia" al Gobierno español para que "respete los derechos fundamentales de las personas solicitantes de asilo reconocidos en la Constitución, la Ley de Asilo y las normativas internacionales". Además, ha puesto en la picota "los efectos perversos de las políticas de blindaje de las fronteras, que están provocando que tantas personas se jueguen la vida intentando entrar en Ceuta y Melilla o queden atrapadas en Marruecos, país donde no existe un sistema eficaz de asilo y se vulneran sistemáticamente los derechos humanos de las personas refugiadas y migrantes subsaharianas".

Otra condena a la restricción de derechos básicos que sufren los solicitantes de asilo en Ceuta