Padres de alumnos y porteadoras protestan juntos ante el CEIP Príncipe Felipe por el caos fronterizo

Padres de alumnos y porteadoras protestan juntos ante el CEIP Príncipe Felipe por el caos fronterizo
Imagen de la concentración, que se ha prolongado desde las 8.45 hasta pasadas las 10.30 horas.

- Decenas de progenitores y transfronterizas vuelven a cortar el tráfico delante del centro hastiadas las segundas de deambular de un paso a otro para volver a Marruecos e inquietos los primeros por la seguridad de los niños

- La comunidad educativa reclama que, cuando menos, la Delegación del Gobierno garantice que a las horas de entrada y salida de niños del centro no haya trasiego intenso de personas y bultos ante sus puertas


Hay problemas en Ceuta que son como los ojos del Guadiana. Que, sin una periodicidad fija, reaparecen una y otra vez. Siempre bajo la misma tónica: un conflicto larvado aflora de nuevo, los afectados se quejan, no encuentran la respuesta que esperan, acaban saliendo a la calle, los políticos se reúnen para prometer soluciones, el asunto se adormece y, días, meses, semanas o años después, reaparece.

Es lo que sucede con los tumultos de porteadores ante el CEIP Príncipe Felipe, que ha ocupado portadas año tras año desde, al menos 2007. Este miércoles las 8.45 horas, decenas de padres y madres se han plantado de nuevo en el paso de cebra que cruza la carretera que se encuentra en la misma puerta del centro para impedir el paso de vehículos y hasta bicicletas y personas al grito de ‘¡Derechos de los niños!’ y ‘¡Delegado del Gobierno, da la cara por tu pueblo!’.

El motivo, otra vez, el incesante trasiego de porteadores por la puerta del colegio, que durante los últimos días ha obligado a llevar a dos pequeños a Urgencias tras sufrir heridas por choques fortuitos con los transfronterizos o sus voluminosos bultos.

Esta vez a los progenitores se han sumado decenas de porteadores, en su mayoría mujeres, que se han incorporado a la protesta espontánea y solidariamente. Las marroquíes están tan hartas como los ceutíes de deambular cargadas como mulas del Biutz al Tarajal y viceversa, un círculo vicioso incesante que se mantiene “desde hace un mes” debido a los cierres puntuales de los pasos fronterizos, los “constantes” cambios de criterio en la ordenación del tránsito de porteadores, el cierre de los pasos alternativos que sofocaron el problema durante el curso pasado (para facilitar la ejecución de obras en el Tarajal) y el pago ineludible de ‘mordidas’ en “ambos países”, según la versión unánime de todos los concentrados.

Las familias se han esforzado en subrayar tanto que están muy contentas con el equipo directivo y los docentes del colegio como que no tienen “ningún problema directo con los porteadores, que mantienen en buena medida la economía de la ciudad y sólo quieren trabajar para ganarse el pan sin someterse a chantajes”.

Igualmente, valoran el trabajo que la Guardia Civil y la Policía Local y su Unidad de Intervención Rápida (UIR) hacen para intentar ordenar el trasiego de transfronterizos, “evitar que los coches crucen ante el colegio a toda velocidad” y prevenir que cualquier día haya “una desgracia mayor, menor o una desaparición”, han confesado sus peores temores después de verse con el director provincial de Educación, Cecilio Gómez, para exponerle el problema y oírle "decir que sí, que sí, que sí, pero sin hacer nada".

 

La Administración General del Estado, "responsable"

Su voz clama contra la Administración General del Estado, a la que consideran “responsable de la ordenación del tránsito por la frontera”. “Llevamos muchos años escuchando que la Delegación del Gobierno y la Ciudad Autónoma estudian y acuerdan soluciones para resolver el problema de las aglomeraciones permanentes ante el colegio y ni siquiera han sido capaces de ordenar el tránsito para que, al menos en las franjas horarias de entrada y salida de clase, no haya este conflicto”, alegan desde la comunidad educativa.

El centro carece actualmente de Asociación de Madres y Padres de Alumnos (AMPA) pero con cuyas reivindicaciones dice sentirse “en plena sintonía” el presidente de la FAMPA, Mustafa Mohamed.

A pie de carretera la única autoridad, policías aparte, que se ha presentado ha sido el presidente de la Junta de Personal Docente, Juan Luis Aróstegui, que ha pedido a las familias que “sigan llevando a los niños a clase sin cejar en sus justas reivindicaciones” y que ha acompañado a media docena de progenitores a su cita con las instituciones, momento en el que se ha disuelto la concentración.

Padres de alumnos y porteadoras protestan juntos ante el CEIP Príncipe Felipe por el caos fronterizo