DENUNCIA

El propietario de los terrenos impide renovar la red de Acemsa en Arcos Quebrados dejando un río de fecales

El propietario de los terrenos impide renovar la red de Acemsa en Arcos Quebrados dejando un río de fecales
Obras en Arcos Quebrados. Fotos cedidas.
Obras en Arcos Quebrados. Fotos cedidas.  

Los técnicos de Acemsa venían trabajando desde hace meses en la renovación de las redes de saneamiento y pluviales de las barriadas de Príncipe Alfonso, Príncipe Felipe y Arcos Quebrados. Un proyecto de Procesa, financiado con fondos europeos, que trazaba un “anillo”, explican desde Acemsa, para Ia mejora de la infraestructura y eficacia de la red de saneamiento.Una red que urge renovar, totalmente obsoleta, formada por tuberías de hormigón instaladas hace cuatro décadas. Pero el anillo no ha podido completarse: la sinrazón de un vecino de Arcos Quebrados, propietario acreditado de los terrenos, ha impedido completar la obra. Ahora, donde debería haber tuberías solo hay una zanja y las aguas fecales corren libres por la barriada.

Pese a que se trata de un acceso a viviendas, a que Acemsa cuenta con arquetas en la zona y a unos pocos metros hay incluso un transformador de la red eléctrica, el propietario de los terrenos, vecino también de la zona, se opuso tajantemente a que los técnicos de la empresa municipal de aguas continuaran los trabajos, alegando que eran de su propiedad, como así se demostró. Desde Acemsa niegan que existieran amenazas a los trabajadores, como sí atestiguan los vecinos, pero sí que se reclamó la presencia de la Policía Local para deshacer en entuerto y corroborar que era propietario de los terrenos. Y, aunque pueda parecer sorprendente, no mentía: mostró las escrituras que demuestran que es el propietario, lo que pudo comprobarse posteriormente en el catastro. No había nada que hacer. Las obras no pueden continuar sin su permiso.

Este contratiempo, que ha impedido cerrar el anillo de las redes de saneamiento y pluviales en el Príncipe, no afecta a la eficacia de lo ya hecho en el resto de la barriada, explica a Ceuta al Día el responsable de Acemsa, Juan Manuel Sánchez, en conversación telefónica. La obra está realizada en un 90 por ciento y, pese a quedar un tramo inacabado en Arcos Quebrados, no pierde su eficacia aunque el anillo de redes no esté cerrado. Desde Acemsa han paralizado la obra, el contratista se ha quedado sin cobrar, pues la obra no se ha acometido y desde la empresa municipal ya han trasladado el informe a Procesa, responsable del proyecto, para que tome la decisión pertinente al tratarse de fondos europeos. 

Pero tampoco es un problema nuevo: en cada obra que lleva a cabo Acemsa en esta populosa barriada se enfrenta a problemas similares. Muchas, muchísimas, de las viviendas de la barriada son ilegales y ni tan siquiera están conectadas a la red y vierten sus desagües vaguada abajo, un problema que Acemsa viene solucionando recogiendo en la vaguada todos estos vertidos “descontrolados” y recogiéndolos en una estación cercana al pie de Arcos Quebrados.

Los vecinos de la Agrupación Este y Arcos Quebrados están desesperados. “Dejaron la obra y ahora las aguas fecales corren como un río y se ha llenado todo de moscas. Abres las puertas de las casas y el olor es insoportable. Los niños pueden coger cualquier cosa. Las paredes están negras de los residuos que salen de ahí y los vecinos han empezado a comprar mosquiteras”, lamenta un vecino que, visto que las quejas formales no sirven de nada ha decidido confiar en Ceuta al Día para dar a conocer la situación en los medios.

“Dice que todo es suyo y no se puede tocar nada y ya está”, resume un vecino afectado, señalando la vivienda del denunciante, casi amurallada, situada al borde de la loma, a apenas cien metros de la suya. Y no parece que le preocupe en demasía que, por su negativa a permitir las obras, las aguas fecales rueden por la barriada: sus propios desagües vierten a la calle de manera ostensible.

Los vecinos quieren una solución. “Yo pago mis impuestos, de qué me sirve”, lamenta señalando a su alrededor. Lo puntos en los que las aguas fecales se filtran por las paredes o caen libremente calle abajo son muchos, demasiados, por toda la barriada. “No estamos tranquilos, los niños no pueden jugar en la calle, podrían coger cualquier cosa”, explica este vecino, que prefiere no dar su nombre ni aparecer en fotografías. No quiere más problemas, dice. 

“Mira cómo está todo”. Y ese “todo” que señala es desalentador. Un trozo del infierno del olvido en la tierra: basura por todos los lados, chatarra de todo tipo, decenas de coches abandonados unos, calcinados otros, restos humeantes de residuos, carreteras sin asfaltar y ni rastro de mobiliario urbano ni alumbrado. Un panorama “tercermundista”, denuncia, al que ahora, por si fuera poco, se le suman riachuelos de aguas fecales. “A ver si a ustedes les hacen caso”, reza. 

El propietario de los terrenos impide renovar la red de Acemsa en Arcos Quebrados dejando un río de fecales