DAKAR DE LOS ESTUDIANTES

El rally solidario de un ceutí dispuesto a cruzar el desierto con un Peugeot 205 para llevar material escolar

El rally solidario de un ceutí dispuesto a cruzar el desierto con un Peugeot 205 para llevar material escolar
Uniraid
Uniraid

Álvaro Chápela emprenderá el próximo 9 de octubre un viaje que es más que una aventura. Ese día cruzará el Estrecho desde Algeciras pero no hacia su Ceuta natal como tantas veces, sino hacia Tánger, línea de salida del la décima edición del Uniraid, el llamada ‘Dakar de los estudiantes”. Un rally peculiar cuya meta no es la victoria sino la solidaridad.

Una aventura que Álvaro Chapela compartirá con tres amigos de la facultad de Ingeniería de tecnología industrial en Madrid y dos Peugeot 205 con los maleteros cargados de material solidario. Se trata del Uniraid, una prueba en la que no se trata de competir, sino de correr una aventura, sortear obstáculos y, de paso, llevar por el desierto el espíritu solidario, que es, confiesa Álvaro, “lo que más te llena”.

Álvaro y sus amigos, relata en conversación telefónica con Ceuta al Día, habían escuchado a otros alumnos hablar de esta prueba, seis etapas en nueve días, “una gran aventura humana y solidaria para estudiantes con espíritu emprendedor de entre 18 y 28 años”. “UNIRAID no es un rally ni una carrera de velocidad, UNIRAID es un viaje-aventura en el que los participantes deben completar 6 etapas sorteando todo tipo de obstáculos, desafíos y pruebas, con el objetivo de cruzar Marruecos de norte a sur y entregar 40kg de material solidario en las aldeas del desierto.”, describe la organización.

Para la edición 2021, Álvaro y sus compañeros de aventura han tenido que adquirir dos elementos imprescindibles para enfrentarse a la aventura. Por un lado, explica, han tenido que adquirir “un coche de más de 20 años con tracción a dos ruedas”, como exige este peculiar rally, explica Chapela. Ellos han optado por hacerse con dos viejos Peugeot 205 —dos compañeros en cada vehículo— a los que han vaciado de todo lo prescindible para aligerarlos y a los que pondrán neumáticos especiales, “que pondremos más adelante para evitar que se desgasten”. Pero no ha sido la única adquisición: “Hemos adquirido conocimientos de mecánica y llevaremos piezas de repuesto”, explica Álvaro. Y es que el Uniraid, además de solidario, es analógico. Álvaro deberá llegar de Tánger a las dunas del Erg Chebbi ayudado solo por un ‘roadbook’, un mapa y una brújula. Nada de GPS.

Aunque no es una prueba de supervivencia, no se trata solo de recorrer las etapas, sino superar pruebas de estrategia y habilidad en la misma ruta que seguía el rally Dakar. Pero eso será en octubre (del 9 al 17), siempre y cuando la pandemia lo permita.

Los dos Peugeot que participarán en el Uniraid 2021

El rally solidario de un ceutí dispuesto a cruzar el desierto con un Peugeot 205 para llevar material escolar