PREGÓN NAVIDEÑO

La verdadera Navidad es la infancia

La verdadera Navidad es la infancia
Jesus Blanco Batista, pregonero de la Navidad 2018
Jesus Blanco Batista, pregonero de la Navidad 2018  

Decía Rilke que “la verdadera patria del hombre es la infancia”, verso que en cierto modo hizo suyo Jesús Blanco Batista en su pregón de la Navidad 2018, retrotrayéndose a las navidades perdidas de su infancia, a aquellos años de la niñez en Villavisillos, Recogiendo musgo para montar el belén, páscuelos, borrachuelos, zambombas, coros rocieros, las travesuras, los primos las castañas.

“Soy un Peter Pan de la Navidad, soy aquel niño que se hace mayor pero que en su interior es siempre aquel niño gordito, gafotas, trasto, que vivía y vive con intensidad estén mes lleno de magia y sentimiento y así lo quiero transmitir”, confesaba Blanco Batista, “os quiero transmitir cómo se vivía la Navidad en el barrio en el que viví y crecí, Villajovita”. Unas Navidades con nombre propio, con apellidos de familias que el pregonero recitó emocionado, desde los Basurco a los Hurtado de Mendoza, los Carracao, los Sedano, Nona, la parroquia de San Juan de Dios y su párroco José Béjar, el centro parroquial, el bar de Lesmes, la tienda de Miguel Torres, Mancilla, Quintana, Sebastián el contratista… Recuerdos de una Navidad en sepia, de un tiempo feliz, de la niñez.

“Ceuta es un belén viviente”, reivindico el pregonero, felicitándose por la multiculturalidad de la ciudad y, apelando al sentimiento cristiano, recordando que María, era “una joven de la kabila” que tuvo a su hijo en un pesebre y toca “ayudar al vagabundo en estas fechas de amor”. “Todos somos hermanos y os invito en estos días a que viváis como cristianos la llegada del Mesías (…) no dejemos de ayudar al que nace sin ropita, que su vida viene a dar por esta ciudad bendita”.

La verdadera Navidad es la infancia