RECONOCIMIENTO A MERCEDES MEDINA

Vivas pide no politizar la lucha por la igualdad haciendo un discurso con carga política en el María de Eza

Vivas pide no politizar la lucha por la igualdad haciendo un discurso con carga política en el María de Eza
Vivas aplaude a Mercedes Medina tras entregarle el premio
Vivas aplaude a Mercedes Medina tras entregarle el premio  

El presidente ensalza la "valentía y el coraje" así como la generosidad de la premiada este año como mujer ceutí del año, Mercedes Medina.


Al presidente de la Ciudad, Juan Vivas, le ha correspondido el honor de entregarle el Premio María de Eza en su vigésimo cuarta edición a Mercedes Medina y a Vivas le ha tocado, como cada año, glosar a la galardonada más allá del serio veredicto del jurado. Y esa glosa, la ha aprovechado para cargar su discurso de política al tiempo que pedía, entre otras cosas, no “usar de forma partidista” la lucha por la igualdad real y efectiva de la mujer con el hombre. Vivas ha reclamado “unidad, para que esa lucha sea de todos y no se excluya a nadie”, asumiendo así, aunque con algo más de tibieza, las tesis de su jefe de filas, Pablo Casado, que algo más radicalizado, decidió este jueves, 24 horas antes del 8M, sacar a su formación, el PP, de las manifestaciones convocadas en toda España para reclamar esa igualdad. Casado rompió con esa decisión la unidad que reclamaba Juan Vivas y justificó su decisión aludiendo, precisamente, a que el manifiesto que se leerá, está monopolizado por las fuerzas de izquierda, a pesar de que el texto se conoce desde hace un mes y en ese tiempo no pareció, o al menos no lo manifestó, tener ningún problema con el mismo.

No fue la única carga política en la reivindicación de Vivas sobre la igualdad en un día tan señalado como este 8 de marzo para la causa. El presidente anclándose en el “coraje y la valentía” que hacen falta para afrontar “todos aquellos retos y objetivos que por su naturaleza lo necesitan y éste no se corresponde con la pasividad” señaló los ámbitos en donde la “igualdad real y efectiva” no existe y en los que queda mucho “coraje y valentía” por echar para lograrlas.

Así, Vivas señaló al ámbito laboral y citó las desigualdades de forma clara “salarial, acceso al empleo o puestos directivos”. En el “familiar y doméstico”, también considera Vivas que hace falta avanzar en la igualdad “para que las cargas sean repartidas equitativamente”. También pasó por los ámbitos de dirección, el famoso techo de cristal que tanto cuesta aún hoy romper.

Pero sobrevolados esos lugares comunes, Vivas entró de lleno en uno de los argumentos que con cierto retorcimiento más está usando la derecha y la ultraderecha estos días para minar al movimiento feminista: Señaló que esa lucha no debe mirar a otro lado ante las injusticias y desigualdades “ni las cercanas, ni las lejanas”. “Aún hoy hay sitios en el mundo donde todavía a la mujer se la trata como a un ser inferior. Se le priva de todo derecho e incluso se le mutila”, repasó Vivas, sin citar ningún lugar, aunque en el hilo colectivo de su argumentario si se acude a redes sociales se puede poner la chincheta en el mapa con certeza en los países árabes, como Arabia Saudí.

Sí llamó Vivas por su nombre a la “violencia machista” y no empleo ningún neoeufemismo con los que la ultra derecha trata de contaminar la visión del problema como “violencia intrafamiliar”. Para Vivas, la “violencia machista es una realidad incontestable, un drama humano y una lacra social” y reclamó el “esfuerzo de todos” para acabar con ella mejorando las “denuncias, la asistencia a las víctimas y con penas más duras para los asesinos y violadores”.

Discurso político en un acto, la entrega del Premio María de Eza, señalado para el día 8 de marzo, día de lucha del colectivo feminista, y que arrancó a las 12 del mediodía, justo la hora a la que estaban llamadas todas las mujeres a iniciar una huelga de 2 horas, en el caso de que no hubieran optado por parar toda la jornada. Toda una declaración de intenciones, también: convocar un acto institucional de reconocimiento a la mujer a la hora a la que está convocada el inicio de la huelga.

Mercedes Medina

El Vivas más político se insertó entre el repaso laudatorio de la trayectoria de la galardonada en esta edición del María de Eza, Mercedes Medina. Para ella tuvo Vivas –como suele ser habitual– palabras floridas que resonaron como muy sinceras en el Salón del Trono y vestidas de verdadero aprecio y afecto.

“Es una mujer valiente y de carácter. Su trayectoria vital está caracterizada por el coraje, la valentía, la lucha y la resistencia”, le espetó Vivas a la galardonada.

Y esa resistencia le trajo a Vivas estos días atrás, “mientras pergeñaba” el discurso, la canción del Duo Dinámico, ‘Resistiré’. Para el presidente Vivas, Mercedes Medina es como un junco. La canción lo deja meridianamente claro: “Y aunque los vientos de la vida soplen fuerte / Soy como el junco que se dobla, /Pero siempre sigue en pie”. El presidente no mostró sus dotes melódicas.

Y de ahí, tras el repaso político relatado anteriormente, volvió Vivas a la galardonada para mostrar sin tapujos su admiración hacia ella: “es una bendición para nosotros porque nos transmite siempre optimismo. Pero sobre todo porque es una mujer que no pasa desapercibida nunca, porque las injusticias y las necesidades de los más desfavorecidos no te son indiferentes”.

Vivas elogió también su capacidad “para luchar ante la adversidad con una voluntad de hierro que es invencible. Nunca cae en el desánimo. Considera la inclusión posible, en positivo, y como una obligación ética irrenunciable”.

El presidente la animó a “seguir reivindicando” mejoras para ese colectivo. “No voy a decir que la padezco, pero es que no te callas ni debajo del agua”, le dijo en tono divertido para rematarlo ya más serio ensalzando su enorme “generosidad. Siempre pide para los demás, nunca nada para ella. Es un ejemplo de optimismo, ilusión y esperanza por conseguir una sociedad más justa y un mundo mejor”, zanjó Vivas.

Vivas pide no politizar la lucha por la igualdad haciendo un discurso con carga política en el María de Eza