El cable eléctrico submarino tropieza en La Línea

El cable eléctrico submarino tropieza en La Línea
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.  

- El Ayuntamiento teme por el impacto que tendrá en el turismo en zonas como la playa de la Alcaidesa, poblada por apartamentos de lujo y campos de golf

- Ciudadanos lleva al Congreso las quejas de La Línea por el cable submarino de Ceuta y pide al Estado que explique el impacto ambiental y pide compensaciones para los municipios afectados

- La Cofradía de pescadores, los primeros en denunciarlo, alerta del peligro que corren sus caladeros


Los primeros en dar la alerta al otro lado del Estrecho al conocer el proyecto de cable submarino de Red Eléctrica Española y el Gobierno de Ceuta fueron los pescadores. La Cofradía de Pescadores de La Línea denunció el daño que sufrirían los caladeros en los que se ganan la vida con el paso del cable y las obras necesarias para ello. Después llegaron las quejas del Ayuntamiento de La Línea al percatarse de que, además de la pesca, las obras ponían en peligro el otro recurso económico del municipio: el turismo.

Y es que el otro extremo del cable que garantizará el suministro eléctrico de la Ciudad Autónoma de Ceuta, que en la actualidad es una isla energética, sin conexión con la red nacional, desemboca en la playa de la Alcaidesa, joya de la corona del entorno, salpicada por apartamentos de lujo y campos de golf.

Unas alegaciones que el Ayuntamiento de La Línea, al igual que la Cofradía de Pescadores han presentado ya, quejas a las que se suma ahora la iniciativa del Grupo Parlamentario de Ciudadanos que llevará el entuerto al Congreso para que el Gobierno central explique los posibles impactos para la pesca, el medio ambiente y el turismo que podría tener el cable submarino entre Ceuta y La Línea de la Concepción para trasladar energía eléctrica así como, entre otros aspectos, las posibles compensaciones a los municipios afectados.

A su juicio, el Gobierno debe detallar si las obras de este cable submarino van a tener algún tipo de impacto medioambiental que perjudique a la pesca local y a las especies protegidas ", así como a la expansión y el turismo en la zona. Según el criterio municipal zonas de expansión como La Alcaidesa o Santa Margarita podrían "resultar perjudicadas" ya que "un cable de alta tensión submarino y subterráneo por suelos del término municipal podría afectar negativamente al futuro turístico, que se centra principalmente en la explotación responsable de las playas".

El diputado Francisco Javier Cano ha presentado en la Cámara baja una batería de preguntas con las que quiere que el Ejecutivo detalle cuándo tiene previsto iniciar y finalizar las obras para la conexión y si existe alguna alternativa para construir ese cable submarino desde otro punto geográfico distinto al inicialmente planteado en el término municipal de La Línea que pudiera tener consecuencias medioambientales menores y si el proyecto de cable submarino contempla ayudas compensatorias para los municipios y los pescadores afectados, especialmente los de La Línea.

C’s recuerda que la tramitación de esta conexión, fruto de una propuesta del Gobierno de la Ciudad Autónoma, dotada con una inversión de 130 millones de euros y que se prevé que esté ejecutada para finales de 2018 y en funcionamiento en 2019. Ceuta considera que la conexión implicará "más estabilidad, mayor garantía y menos apagones puesto que la generación no dependerá solo de que se disponga de más módulos en la central generadora”.

Sin embargo, el Ayuntamiento de La Línea quiere que en el estudio de impacto ambiental, quede "perfectamente acreditado y garantizado" que cualquier actuación de estas características "no afectará, en modo alguno", al medio ambiente, tanto en el litoral como en el suelo por donde transcurra el cableado.

El cable eléctrico submarino tropieza en La Línea