REGENERACIÓN

Carreira no descarta acometer esta primavera la operación de relleno de las playas de la bahía sur

Carreira no descarta acometer esta primavera la operación de relleno de las playas de la bahía sur
La operación de relleno tendría una sostenibilidad de al menos una década.
La operación de relleno tendría una sostenibilidad de al menos una década.  

Los técnicos de la Ciudad ya estudian el borrador de convenio remitido por el Ministerio, que supervisaría y cedería los áridos procedentes de Caños de Meca, mientras que la Administración local pagaría su transporte y depósito, trabajos que se podrían ejecutar en "un mes".

Cinco semanas después de verse con la secretaria de Estado de Medio Ambiente, el proyecto que impulsa Emilio Carreira para aportar arena de la costa gaditana a las playas de la bahía sur de Ceuta avanza a velocidad de crucero. Los servicios técnicos y jurídicos de la Ciudad Autónoma ya están revisando la propuesta de convenio que ha remitido a la Administración local el Ministerio para acometer la operación, cuyo coste se estima en unos 800.000 euros.

“Cuando las cosas están en manos de los técnicos y los jurídicos es difícil dar plazos exactos pero todo depende de cuánto se demore la aprobación definitiva al convenio porque la realización de los trabajos sobre el terreno no se alargaría más allá de aproximadamente un mes”, ha apuntado a Ceutaldia.com, que no descarta por tanto hacerlo antes de la temporada estival de este año.

La idea de la Ciudad es “compensar la pérdida de arena, especialmente en las playas urbanas de la bahía sur (La Ribera, El Chorrillo, La Almadraba y El Tarajal) con el aporte de áridos procedentes de los bancos de arena de Caños de Meca (Cádiz)”,una “ambiciosa actuación” que “redundará en una ostensible mejora de estas zonas de baño y de las prestaciones que reciben los usuarios”.

La intervención no debería someterse a ninguna evaluación de impacto ambiental, como han reclamado los ecologistas, ya que se ejecutaría sobre las pautas trazadas por el propio Ministerio de Medio Ambiente. “La arena procede de bancos de arena que tienen la calificación medioambiental correspondiente y compatible con la de Ceuta”, ha destacado Carreira.

Además de la “supervisión”, el Estado aportaría la propia arena, que no habría que comprar a ninguna entidad municipal, y la Ciudad Autónoma se haría cargo de “financiar el trabajo de las dragas encargadas de traerla desde el otro lado del Estrecho y depositarla en las playas elegidas”. El Ministerio ha cifrado en al menos una década la sostenibilidad de la intervención.

La actuación de 2002

La Secretaría General de Medio Ambiente aprobó hace quince años el proyecto ‘Recuperación de playas y el borde marítimo al sur de Ceuta’, igualmente sin procedimiento de impacto ambiental, al entender que de su ejecución no se deducía “la posible existencia de impactos ambientales significativos”. Hoy se reconoce que los áridos escogidos, del fondo del Estrecho, no fueron los más propicios para una playa, como llevan tiempo constatando a diario los usuarios de La Ribera.

Entonces la obra consistió, fundamentalmente, “en la regeneración de las playas de La Ribera y de El Chorrillo” para construir en la primera sendos espigones en sus extremos aportando 175.000 metros cúbicos de arena y, en la segunda, “reforzar el espigón existente en el extremo de poniente y en el adelantamiento de la línea de orilla en unos 15 metros mediante el aporte de 175.000 metros cúbicos de arena”.

En su descripción se puso de relieve que “la zona litoral del sur de Ceuta no admite la formación de playas naturales de cierta calidad a causa de sus propias características geomorfológicas”, lo que motivaba que en la zona objeto de actuación existiera “un déficit de protección de la zona litoral, incluyendo en ella tanto las zonas de la muralla que quedan expuestas a la acción del oleaje como las viviendas e infraestructuras que actualmente son objeto de utilización por parte de la población”. “El uso lúdico de estas zonas se encuentra limitado, tanto por la falta de arena como por la naturaleza de los fondos próximos a la línea de orilla”, resaltó.

Carreira no descarta acometer esta primavera la operación de relleno de las playas de la bahía sur