RECICLAJE

La Consejería de Medio Ambiente prevé contar con contenedores para residuos orgánicos este año

La Consejería de Medio Ambiente prevé contar con contenedores para residuos orgánicos este año
contenedores marrones 960
Imagen de recurso.
La Ciudad dispone de 1,7 millones de euros para impulsar la recogida selectiva de los biorresiduos que actualmente terminan en los grises y que suponen aproximadamente un tercio de la basura diaria de cada familia.

Azules, amarillos, verdes y, antes de fin de año, también marrones. La Consejería de Medio Ambiente prevé que Ceuta dé durante los próximos meses un paso más en materia de separación de residuos para favorecer su valoración o reciclaje con los residuos orgánicos, que actualmente terminan en los grises.

El departamento que dirige Yamal Dris dispone de 1,7 millones de euros para avanzar en ese sentido con la posibilidad de introducir mejoras en la Planta de Transferencia del Monte Hacho y ayudar a empresas y el resto de la sociedad a orientarse en la misma dirección de acuerdo con la Ley de Residuos y Suelos Contaminados publicada a finales de julio, según ha indicado el director general del Área, Alfonso Conejo.

Euskadi, Madrid y Navarra son algunas de las regiones pioneras con los contenedores marrones, en los que se deberán depositar los restos de fruta, verdura, carne y pescado; cáscaras de huevo, marisco y frutos secos; otros restos de comida; restos de infusiones y posos de café; papel de cocina sucio y servilletas usadas; papel y cartón sucios de aceite; y pequeños restos de jardinería, plantas, hojarasca y flores.

Según las estadísticas, los desechos orgánicos suponen el 37% de la basura diaria (170 kilos de desechos anuales por habitante), que con el tratamiento adecuado puede convertirse en abono, fertilizante o biogás.

Los Pliegos del servicio adjudicado a Trace desde 2013 ya establecían que "la recogida selectiva deberá hacerse extensiva a la fracción orgánica de los residuos domésticos o asimilables a éstos una vez la Ciudad cuente con la infraestructura necesaria para su tratamiento" y que en cuanto esté disponible la infraestructura adecuada para el procesamiento de la materia orgánica la adjudicataria tendría que "implantar inmediatamente en todas y cada una de las áreas de aportación existentes los nuevos contenedores para la fracción resto".

Actualmente los biorresiduos acaban en los contenedores gris mezclados con otros materiales contaminantes y no biodegradables lo que complica valorizar como mínimo el 55% de la basura en 2025, tal y como establece la normativa comunitaria. La fecha en que todos los estados miembros deben incluir la recogida separada de biorresiduos a escala local y regional es 2024, pero el Ministerio de Transición Ecológica ha querido adelantarse.

Conejo ha explicado que además del avance que se pretende conseguir con los residuos orgánicos la Ciudad se está preparando también para promover la recogida separada de textil y aceites.

La Consejería de Medio Ambiente prevé contar con contenedores para residuos orgánicos este año