OBIMASA ha destruido este invierno unos 2.600 bolsones-nido de procesionaria en Ceuta


OBIMASA ha destruido este invierno unos 2.600 bolsones-nido de procesionaria en Ceuta

- El tratamiento puesto en práctica de forma mayoritaria ha sido la destrucción mediante disparos de escopeta en el segmento temporal en que las orugas se encuentran en sus últimas fases larvarias

- Esta temporada se han "mantenido" los niveles de infestación del pasado año, algo mayores en el pinar de la subida de Esparta y menores en el embalse del Renegado respecto al pasado año

La Consejería de Medio Ambiente, a través de OBIMASA, ha llevado a cabo en los montes locales la campaña de invierno de tratamiento de la procesionaria del pino, una plaga endémica de la región mediterránea que durante las últimas semanas ha causado más de un susto a ceutíes en general y propietarios de mascotas, que pueden llegar a morir en función del contacto que establezcan.

El número total de bolsones-nido de procesionaria destruidos ha sido de aproximadamente 2.600, siendo la superficie total tratada de 11,5 hectáreas. En esta actuación han intervenido una docena de operarios, tanto efectuando los disparos (tres con las licencias necesarias), como en actuaciones logísticas (municionamiento, recogida cartuchos usados, localización bolsones) y de seguridad (control de accesos, corte temporal de pistas y carreteras, etcétera). La actuación se ha coordinado en todo momento con la Comandancia de la Guardia Civil.

Según han informado fuentes de la sociedad municipal, esta operación se lleva realizando quince años consecutivos. Las actuaciones se realizaron entre el 15 de diciembre y el 7 de enero. El tratamiento puesto en práctica de forma mayoritaria ha sido la destrucción de bolsones-nido de procesionaria mediante disparos de escopeta en el segmento temporal en que las orugas se encuentran en sus últimas fases larvarias (cuarto quinto estadio), que se corresponde en nuestra localidad, en líneas generales y con ligeras fluctuaciones interanuales, con las fechas comprendidas entre principios de diciembre y mediados-finales de enero.

En el periodo reseñado las orugas se encuentran en la denominada fase gregaria, permaneciendo las mismas durante el día protegidas en el interior de las bolsas-nido. Este método de lucha se muestra como el más viable y efectivo en masas de pinar dispersas, poco extensas y enclavadas en topografías abruptas, como son los pinares que vegetan en los espacios naturales de la Ciudad.

Las zonas y superficie tratadas mayoritariamente, en las que se ha monitorizado infestaciones de mayor o menor intensidad de esta especie-plaga en el presente invierno han sido la subida de Esparta (en las inmediaciones del mogote de Benzú); Aranguren, los márgenes de la carretera Benzú-García Aldave, el monte del Renegado y la Loma del Bienteveo; la cuenca del embalse del Renegado; y pequeños rodales dispersos y pies aislados en la pista de la Lastra y el arroyo de Calamocarro.

Los rodales de pinar que vienen sufriendo un mayor grado de afección se corresponden, según OBIMASA, con los repoblados de pino canario. Durante el presente año, en líneas generales se mantienen los niveles de infestación del pasado año, si bien se ha observado un nivel de infestación mayor en el pinar de la subida de Esparta y, por contra, han disminuido los niveles de infestación en el embalse del Renegado respecto al pasado año.

El tratamiento "más viable y efectivo" en Ceuta

El método de lucha adoptado se ha mostrado como "el más viable y efectivo en masas de pinar dispersas, poco extensas y enclavadas en topografías abruptas", como son los pinares de los espacios naturales de la ciudad. Las fumigaciones o tratamientos químicos masivos, fundamentalmente con fitosanitarios inhibidores del crecimiento, "además de generar efectos colaterales negativos sobre la fauna asociada (biocenosis), sólo son viables en masas extensas y continuas de pinar y se aplican mediante medios aéreos, algo que no es viable en Ceuta por la propia conformación de nuestros pinares".

Asimismo, el tratamiento con cañones nebulizadores (tratamiento químico o biológicos mediante bacteria, las cuales también son inespecíficas) acoplados a vehículos todo-terreno se dificulta enormemente e incluso se haría inviable en la mayor parte de los pinares ceutíes afectados debido a las fuertes pendientes del terreno y espesura de los mismos.

OBIMASA ha destruido este invierno unos 2.600 bolsones-nido de procesionaria en Ceuta