DENUNCIA DEL MDYC

La Audiencia reabre el caso de los mensajes racistas en un grupo de WhatsApp de Vox

La Audiencia reabre el caso de los mensajes racistas en un grupo de WhatsApp de Vox
juan redondo vox
Juan Redondo, VOX
La Segunda Instancia reprocha al titular del Juzgado de Instrucción número 5 que archivó la causa abierta por el MDyC sobre un presunto delito de odio que “resulta contradictorio que, después de argumentar la inexistencia del delito, se acuerde el sobreseimiento provisional", por lo que le ordena efectuar la preceptiva investigación. Los líderes de la formación ultraderechista no niegan la autoría de los mensajes y alegan que eran "privados".

La Audiencia Provincial ha ordenado al Juzgado de Instrucción número 5 de la ciudad autónoma la reapertura del caso sobre los mensajes de contenido racista e islamófoboi en un grupo interno de Vox y ha instado a la incoación de las diligencias previas y a la práctica de las pruebas propuestas por las partes de la causa abierta a instancias del MDyC por un presunto delito de odio por sus alusiones contra los "moros", el Islam y la "mierda de Cuatro Culturas".

El auto de la Audiencia estima los recursos de la formación de Fatima Hamed y la Fiscalía porque “resulta contradictorio que, después de argumentar la inexistencia del delito se acuerde el sobreseimiento provisional, que se basaría en la insuficiencia para justificar la existencia de indicios de unas diligencias que nunca se practicaron y provocando, además, una situación de provisionalidad que no se corresponde con la línea argumentativa que la propia resolución contiene, pudiendo quedar los denunciados con un procedimiento penal cerrado en falso durante todo el tiempo que dure la prescripción del delito imputado”.

El MDyC expuso que “según la jurisprudencia, era necesaria una labor de investigación individualizada, con un riguroso análisis que, caso por caso, habrá de examinar tanto las concretas frases o expresiones producidas, como la ocasión y el escenario en el que fueron pronunciadas y, en fin, todas las circunstancias concurrentes, para determinar si está dentro del ámbito penal”. Dicho análisis, señalan, "no se había realizado, tal como ahora reconoce la Audiencia". 

El Ministerio Público recurrió el archivo insistiendo en la necesidad de que se practicasen determinadas diligencias antes de entrar en el fondo, como hizo el Instructor, “siendo prematura la resolución de sobreseimiento, por lo que a su juicio procedía "la práctica de las diligencias propuestas y no el acuerdo de un archivo ‘ex ante’”.

Desde la defensa, la representación de Juan Sergio Redondo y Francisco José Ruiz se opuso a los indicados recursos sin negar que los mensajes fuesen de su autoría, sino por considerar que la resolución recurrida fue ajustada a derecho.

Desde Vox aceptan de modo tácito las autoría de los polémicos mensajes al asegurar que “no presentan indicios de constituir delito de odio, entendiendo además que el chat es privado, teniendo en cuenta que los dos primeros pantallazos corresponden a mensajes privados y que el tercero, que supuestamente corresponde al grupo político denunciado, no contiene ninguna expresión que se considere por los denunciantes como delito de odio aparte de que no deja de ser un grupo privado”.

Vox: "No crearon clima de crispación"

El escrito de oposición de los letrados de Redondo y Ruíz señala que los mensajes denunciados “no han creado un clima de crispación, siendo su publicación en el Foro de Ceuta sin el consentimiento de sus supuestos autores, la que lo ha creado, sin que las amenazas contra VOX sean fundamento para mantener el presente procedimiento”, insistiendo en que no se dan los requisitos jurisprudenciales para la configuración del delito de odio, y tal inexistencia imposibilita que se abran diligencias previas.

Para la formación localista los graves insultos que se vertían en los mensajes de whatsApp del grupo llamado ‘Gestora Vox’ no pueden "quedar impunes", puesto que "son un atentado a la base fundamental de la convivencia de Ceuta, donde unos fascistas puedan imponer a su libre albedrío quiénes podemos o no vivir en nuestra tierra”. Desde el MDyC han advertido que "no pararemos hasta que todos estos ataques a nuestra sociedad tengan su merecido castigo”.

La Audiencia reabre el caso de los mensajes racistas en un grupo de WhatsApp de Vox