CRÍTICAS

Búscome califica de “despropósito” las farolas de la Gran Vía y recuerda la situación de Manar

Búscome califica de “despropósito” las farolas de la Gran Vía y recuerda la situación de Manar
farolas paseo gracia
Luminarias como las del Paseo de Gracia son las que pretende poner el Ejecutivo de Vivas en la Gran Vía.

Mientras el Gobierno sigue sin someter a exposición pública el proyecto al que va a destinar 9 millones de euros para cambiar la Gran Vía, los pocos detalles que del mismo trascienden van haciendo poner el grito en el cielo no sólo a los partidos políticos de la oposición, también a otras entidades. Es el caso de Búscome, que este domingo ha calificado el gasto en farolas (16 a 54.000 euros por bombilla)  como un “despropósito”.

“Es una provocación en toda regla el hecho de que el Gobierno de la Ciudad decida derrochar en un proyecto que, además de no tener pies ni cabeza, mucho menos justificación, es completamente desorbitado. Estamos hablando de las obras que el Gobierno piensa realizar en la Gran Vía y en la Plaza de África, un insulto a las necesidades de muchas personas que tienen que ver cuáles son las prioridades de quienes juegan a ser políticos", ha manifestado Búscome.

Y contra ese gasto, la asociación que capitanea Sandra López contrapone la situación de Manar, el niño del Príncipe en silla de ruedas cuya familia pidió a fomento obras en la calle para poder bajarlo con comodidad en una rampa para ir al colegio y Fomento lo denegó.

"Mientras tenemos a Manar sin una rampa que haga que su vida sea mucho más accesible y que pueda salir de su casa, el Gobierno va a destinar cerca de 60.000 euros por cada farola que coloque en la Gran Vía, dieciséis exactamente, algo que define el despropósito de quienes viven en una realidad paralela", ha afirmado la entidad.

Búscome se queda ahí y no entra en el procedimiento para llevar adelante el proyecto que está cargando las críticas de la oposición en los últimos días por la opacidad del proceder del Ejecutivo. Si bien, ha manifestado que “Ceuta no puede seguir en esta espiral de bandazos, mientras media población vive en el umbral de la pobreza y parte del otro no llega al sueldo mínimo interprofesional".

Búscome califica de “despropósito” las farolas de la Gran Vía y recuerda la situación de Manar