NO A LA REVISIÓN DE SCHENGEN

Caballas pide retirar los puntos "ideológicos" del plan de futuro de la Ciudad para sumarse al consenso

Caballas pide retirar los puntos "ideológicos" del plan de futuro de la Ciudad para sumarse al consenso
Imagen de recurso.
Imagen de recurso.
Ali traslada su contrapropuesta de texto definitivo del documento estratégico aprobado en Comisión Informativa con su único voto en contra, en la que aboga por eliminar la supresión de la excepción del Tratado de Schengen y la culpabilización del fenómeno migratorio. Aboga por un Tratado de Buena Vecindad entre Estados y por "facilitar que los empleos desempeñados por transfronterizos y peninsulares sean prestados por desempleados ceutíes".

Caballas se sumará al consenso alrededor del plan 'Por un futuro más estable y seguro para Ceuta' si se su articulado se podan los puntos que la coalición considera que tienen un carácter "político" e "ideológico" que desentona con lo que, a su juicio, debe ser un documento de naturaleza "socio-económica".

En su contrapropuesta a la última versión del texto aprobada en Comisión Informativa, donde Mohamed Ali emitió el único voto en contra, los localistas suprimen la referencia a revisar o eliminar la excepción del Tratado de Schengen que permite la entrada en la ciudad sin visado a los residentes en la provincia de Tetuán, postulado que también rechazan los agentes sociales, e inciden en la conveniencia de volver a “analizar, a la vista del nuevo escenario” forzado por el país vecino, “la integración de nuestra ciudad en la Unión Aduanera”.

La coalición coincide en que es necesario “contar con una frontera equiparable al resto de fronteras exteriores de la Unión Europea”, es decir, con “las infraestructuras y medios, personales, materiales y tecnológicos que demanda su referida condición y consiguiente nivel de exigencia”, pero apuesta por que el Gobierno nacional recabe del Reino alauita “la posibilidad de negociar un Tratado de Buena Vecindad que regule con detalle todas las relaciones transfronterizas, tanto en el ámbito social como económico”.

Ali ha pedido realizar por parte de la Ciudad un estudio del impacto social de la COVID y la crisis social existente para ver si es preciso “aumentar los programas específicos de garantía de suministro de alimentos a los colectivos sociales vulnerables”

“Como minoría estamos dispuestos a respaldar un texto del que no compartimos una parte significativa, pero no a asumir postulados políticos e ideológicos que no tienen nada que ver con el carácter socio-económico que tiene el plan”, ha argumentado Mohamed Ali, que considera “inaceptable” que el texto se “trufe” con posturas “que condicionan y proyectan un modelo de ciudad que no compartimos”.

Carlos Rontomé, a quien Vivas encargó expresamente buscar el consenso alrededor de este documento estratégico, ya ha pulido parte de las reflexiones y planteamientos que Caballas entendía más fuera de lugar por señalar a la inmigración en general y a los menores no acompañados en particular como gran lastre local,  pero la coalición ve necesario ir más allá y, por ejemplo, extender también al norte la apuesta por el desarrollo endógeno con planteamientos como que hace falta “facilitar que los empleos desempeñados por trabajadores transfronterizos y peninsulares sean prestados por desempleados de nuestra ciudad”, no mirando al otro lado de la frontera.

En relación con la pandemia, Ali ha propuesto añadir la necesidad de realizar por parte de la Ciudad un estudio del impacto social de la COVID y la crisis social existente para ver si es preciso “aumentar los programas específicos de garantía de suministro de alimentos a los colectivos sociales vulnerables” o “laborar un programa de actuación inmediata para atender las necesidades básicas de los colectivos vulnerables garantizando el suministro de alimentos y suministros básicos”.

"Objetivo compartido"

Caballas comparte, en las conclusiones, que la estrategia y medidas que se pretenden consensuar deben ser “un objetivo compartido que aglutine esfuerzos y voluntades al servicio de la causa común de salvar a Ceuta del difícil trance en que se encuentra y, al mismo tiempo, proyectar nuestro futuro, el de todos, sobre bases sólidas, seguras y estables”. Los localistas creen que su fundamento filosófico tiene que ser “resolver la encrucijada eligiendo la senda de más Estado y más integración en Europa”.

Los de Mohamed Ali también secundan que el éxito "dependerá de que el plan cuente con el respaldo necesario por parte de quienes pueden y deben darlo, el Gobierno de la Nación, las Cortes Generales, el Gobierno y la Asamblea autonómica y otras instancias públicas", pero también "de la implicación y participación activa de toda la sociedad ceutí, participación e implicación para actuar de manera consecuente con el antes señalado objetivo común, asumiendo, cuando sea necesario, renuncias y sacrificios”.

Caballas pide retirar los puntos "ideológicos" del plan de futuro de la Ciudad para sumarse al consenso