Carreira sólo contratará una auditoria externa sobre Urbaser si lo piden los técnicos


Carreira sólo contratará una auditoria externa sobre Urbaser si lo piden los técnicos

- El Gobienro rechaza una propuesta socialista para contratar un informe a una empresa auditora sobre el contrato de la basura y el consejero acusa a Carracao de buscar tan sólo "manchar la imagen del Gobierno"

- El líder socialista asegura que la verdad al final se sabrá por los juzgados y la Policía

El Gobierno de la Ciudad es el principal interesado en que se conozca toda la verdad sobre el caso Urbaser y que el contrato finalice de la mejor forma posible. Para eso, no descarta incluso pedir una auditoría externa, pero siempre que lo requieran los técnicos de la administración local, y en ningún caso un partido político, y menos el PSOE. Son las explicaciones que ha ofrecido el reluciente nuevo consejero de Economía y Hacienda, Emilio Carreira, después de que precisamente los socialistas instasen al pleno a contratar un estudio que pormenorice al detalle las relaciones de la Ciudad y Urbaser durante los años del contrato de la basura, su cumplimiento o posibles irregularidades. Una propuesta que José Antonio Carracao ha presentado ajena al debate político y las posiciones encontradas de los partidos durante las últimas semanas, pero a que juicio de Carreira no tiene “ninguna bondad” y tan sólo persigue mantener vivo el escándalo para manchar la imagen del Gobierno. El nuevo consejero considera muy extraña la forma de comportarse del PSOE “que pone de vuelta y media al Gobierno para luego pedir un acuerdo”. “Una extraña forma de hacer amigos”, ha ironizado el titular de Hacienda.

El portavoz del PSOE ha mantenido a partir del rechazo del Gobierno un discurso parecido al de tiempos recientes. Acusaciones de querer ocultar el escándalo desde un comienzo, y el vaticinio de que será al final la justicia la que ofrezca la verdad. A ese respecto, Carreira ha contestado al socialista que la Ciudad está colaborando con la policía y el juzgado en todo lo posible, y que efectivamente al final espera se sepa la verdad “sobre el contrato y los que acusan falsamente”.

El argumentario del Gobierno para rechazar la auditoria descansa sobre el principio de que los propios técnicos de la Ciudad están a punto de acabar un informe, al que darán la puntilla la secretaria general y el interventor. Una finalización del contrato entre Ciudad y Urbaser, en la que según el consejero todo quedará explicado, y de la que la empresa no se llevara “ni un euro más de la Ciudad Autónoma”. Un expediente que Carreira espera pueda estar listo en breve, y entre cuyos documentos reconoce hay una petición similar a la del PSOE por parte de uno de los técnicos de la administración. Si el documento final recoge esa petición, la Consejería entonces sí contratará una auditoria externa. De lo contrario, dará por buena la labor de sus propios trabajadores, que de nuevo han servido de parapeto para las críticas entre Gobierno y oposición con el ya celebérrimo ‘están ustedes faltando a la profesionalidad de los trabajadores de esta casa’.

El principal grupo de la oposición en la Asamblea, Caballas, ha continuado con la complicada postura de caminar en el alambre que lleva desde que se inició el escándalo. Los localistas han votado a favor de la propuesta del PSOE, pero reconocen que no están muy seguros de que la auditoria sea necesaria o incluso buena, teniendo en cuenta el elevado coste que puede suponer. Juan Luis Aróstegui ha defendido de nuevo que en el caso Urbaser lo más probable es que exista una mala gestión por dejación de funciones del Gobierno, que no se ha asegurado de que Urbaser cumpliese sus obligaciones, pero no un intento deliberado de sustraer fondos de las arcas públicas. Por este motivo, Caballas afirma que continúa estudiando el informe, siempre con la intención al igual del Gobierno de que la empresa no reciba más dinero de Ceuta. Por eso, aseguran que no tomarán ninguna decisión que pueda perjudicar los intereses del Ayuntamiento en este ámbito.

“Yo no sé si me cree la ciudadanía, pero me preocupa poco”

Al final un rechazo que según José Antonio Carracao supone una posición antidemocrática del Gobierno, que pone trabas para que los ciudadanos conozcan la verdad. Algo que según afirma dirá “la Policía”. El socialista mantiene que su partido ha sido siempre honesto en este caso, en busca del interés general, con una actuación marcada por el convencimiento de que ejercen su labor de oposición. Ante las críticas de Carreira de que mucha gente en Ceuta desconfía del comportamiento del PSOE, Carracao ha sentenciado que no sabe si le cree la ciudadanía pero que le “preocupa poco”. Recuerda que en primer lugar pidió una Junta de Portavoces para que el Gobierno se explicase, pero que la única respuesta fue la negación. Al final no les ha quedado más remedio que ir a la Justicia, como también ha rememorado le recomendó el propio PP. Una investigación que “por el bien de la institución y la imagen de los políticos” espera no descubra nada más allá de la mala gestión.

Carreira sólo contratará una auditoria externa sobre Urbaser si lo piden los técnicos