HACIENDA

Chandiramani intentará reducir el mes y medio que la Ciudad tarda de media en pagar a proveedores

Chandiramani intentará reducir el mes y medio que la Ciudad tarda de media en pagar a proveedores
kissy chandiramani
Chandiramani, durante un Pleno.
El socialista Juan Gutiérrez señala sin nombrar a la Intervención como supuesto cuello de botella: “Una sola persona no puede paralizar toda la Administración", ha advertido. “La única responsable de cualquier retraso soy yo”, ha dejado claro la consejera, que asegura haber rebajado en un año "un 30%" la deuda viva de la Administración con sus suministradores de bienes y servicios.

La consejera de Economía y Hacienda del Ejecutivo local, Kissy Chandiramani, se ha comprometido este viernes en el Pleno a tomar medidas para reducir "todo lo posible y cuanto antes" el periodo medio de pago a proveedores de la Ciudad, que en el último trimestre de 2020 se cifró en 42 días. Tal y como ha detallado, entidades públicas como la Fundación Premio Convivencia o Servicios Tributarios pagan en 7 y 14 días, respectivamente, aunque Obimasa, por problemas judiciales con una reclamación de cantidad, se va hasta 300 días.

“La pandemia ha elevado los problemas de tesorería, pero vamos a plantear un plan de pago como el del ministro Montoro en 2012 para ponernos al día cuanto antes”, ha avanzado la titular del departamento, que ha reconocido que “los mayores problemas se concentran en las certificaciones de obras por todas las firmas de técnicos con las que deben contar”.

Juan Gutiérrez (PSOE) ha asegurado que los socialistas han recibido un gran número de quejas y ha parecido señalar al interventor sin nombrarle al exigir que no se permita que “una sola persona paralice toda la Administración” generando esperas para el cobro de suministros o servicios “de hasta más de un año”. “Podemos tener que hacer frente al pago de intereses de un 8% por tardar más de 30 días en hacer los pagos de facturas y certificaciones correctas”, ha alertado el representante del PSOE, quien entiende que “lo que no podemos hacer es contribuir a destruir empleo”.

“La única responsable de cualquier retraso soy yo”, ha dejado claro Chandiramani, que ha recordado que el Gobierno de la Ciudad ya activó un plan de pago inmediato de facturas tras la declaración del primer estado de alarma, así como otros programas y líneas de ayudas que “en un año” han permitido “reducir en un 30% las deudas de la administración con proveedores”.

Chandiramani intentará reducir el mes y medio que la Ciudad tarda de media en pagar a proveedores