PRESUPUESTOS

Cs se abstiene al Presupuesto del PP por la falta de rigor y la red clientelar de subvenciones

Cs se abstiene al Presupuesto del PP por la falta de rigor y la red clientelar de subvenciones
varga cartera pleno
Varga en un Pleno./archivo

El partido de Varga no votará en contra gracias a la aceptación de algunas de sus propuestas, como la de destinar un millón de euros a un plan de digitalización de la Ciudad o vetar las subvenciones directas a entidades con miembros del Gobierno en su directiva.


Ciudadanos no apoyará el Presupuesto General de la Ciudad Autónoma para 2018 que ha elaborado el Gobierno del Partido Popular y basa su rechazo al mismo en la falta de rigor con la que está realizado y en la amplia red de subvenciones nominativas que entiende no permiten un control de ese gasto. Se abstiene y no vota en contra gracias a que el Ejecutivo ha aceptado algunas de sus alegaciones, como el millón de euros incluido para la digitalización de la administración o la apuesta por la gratuidad de los libros de texto.

La critica general esbozada por el diputado de la formación en la Asamblea, Javier Varga, se ha centrado en la falta de rigor con la que se han elaborado las cuentas públicas. Según el diputado de Ciudadanos esa falta de rigor se extiende por todo el presupuesto sin que se cumplan los criterios que marca la Ley que rige la elaboración de cuentas públicas. Especial hincapié ha hecho en ese sentido en los proyectos de inversión.

Para Varga se trata sólo de una lista “de buenas intenciones” que al no cumplir con los preceptos legales hace imposible rastrear el estado de esas inversiones a lo largo del tiempo, inversiones que acaban por no desarrollarse, desaparecer de los presupuestos para luego volver a aparecer. “Pésimo el redactado y la ejecución”, ha sintetizado sobre el Plan de Inversión del PP. No sólo eso, ha criticado también que la lista de 95 proyectos llegue tan sólo hasta las próximas elecciones y no se realice a 4 años como marca la Ley.

Varga ha recordado al Ejecutivo que en los últimos ejercicios han pedido entre 20 y 30 millones de euros a crédito para inversiones que luego no han realizado. “Deben de estar guardándolo en un calcetín para sacarlo en el frenesí electoral que viene”, le ha espetado a la consejera de Economía y Hacienda, Kissy Chandiramani. “El problema no es si este Gobierno gasta mucho o dónde debe gastarlo. El problema es que no han hecho nada y lo fían todo al frensí electoral”, ha apostillado Varga.

A los proyectos que se arrastran de año en año, ha sumado Varga otra crítica con carga de profundidad a los 15 millones de euros que destina el Gobierno a subvenciones nominativas sin un control excesivo y sin que exista concurrencia competitiva. Varga se ha mostrado satisfecho de que el Ejecutivo haya aceptado la enmienda de Ciudadanos para que sean incompatibles esas subvenciones a entidades que cuenten con miembros del Gobierno en las Juntas Directivas, pero ha lamentado que no se aceptara hacer extensivo ese veto a diputados y cónyuges del Gobierno y de la Asamblea. Un veto que ha recordado sólo pedían para las subvenciones nominativas y no para las que son en concurrencia competitiva al entender que ese es el modo correcto de proceder ya que establece una criba que en cierto modo anula un posible favoritismo.

Varga ha reprochado al Ejecutivo que esas subvenciones carezcan de un Plan Estratégico que permita rastrear el cumplimiento de objetivos a lograr con las ayudas directas de dinero público.

Y la misma falta de rigor en estos dos ámbitos la ha hecho extensiva a los presupuestos de las sociedades municipales, que se presentan con déficit, contrariamente a lo que marca la ley y que no contemplan las amortizaciones, que suelen coincidir con el aporte que le realiza la Ciudad Autónoma a cada ente público.

La misma crítica para lo que supone más del 80 por ciento del gasto corriente del presupuesto, el capítulo de personal. “No queda claro qué vacantes y cuántas están presupuestadas”, ha censurado Varga.

Acemsa

Varga también ha dejado sobre la mesa un crítica que no ha sido disipada por Chandiramani. La Ciudad Autónoma mantiene deuda con Acemsa que no liquida, aunque luego le realiza 3 millones de transferencias al año. Ante lo que el de Ciudadanos se ha preguntado ¿Por qué no se paga la deuda y se aminora la transferencia? Sin que haya habido más respuesta por parte de Chandiramani que lo que ya figura en el presupuesto: Viene a dar igual puesto que Acemsa es cien por cien propiedad municipal. Lo que no queda claro es que podría pasar de darse un escenario de venta. Una venta que ya esbozó el Ejecutivo en la pasada legislatura. Pero a la que ni Varga ni Chandiramani han hecho referencia.

Propuestas aceptadas

Si Ciudadanos no vota en contra del presupuesto es gracias a que el PP ha aceptado algunas de sus propuestas, como la ya mencionada de endurecer el acceso a las subvenciones nominativas y hacerlo imposible para entidades con miembros del Gobierno en su directiva o el millón de euros sumado a emprender la digitalización de la Ciudad. Una digitalización que para Ciudadanos pasa por empezar con el registro y el área de estadística, seguir por los servicios sociales y por Fomento., “ejes prioritarios”, y que espera sea “sólo el comienzo” de un plan más ambicioso.

En ese sentido, Varga ha reprochado al Ejecutivo que dejara escapar los 2 millones de subvenciones europeas para contar con cable de fibra óptica propio conectado a la península. La Ciudad tenía que aportar 3 millones. Chandiramani se ha defendido alegando que hay empresas privadas interesadas en realizar esa inversión y por tanto no parece necesario gastar el dinero público en eso.

Varga ha pedido al Gobierno que apueste más por las inversiones en las nuevas tecnologías y menos en “losetas y ladrillo”. Que ponga en manos de los profesionales la apuesta por el turismo y que invierta en viviendas sociales, donde no hay destinado un solo euro en 2018.

En su réplica, Chandiramani se ha defendido de la crítica de Ciudadanos a los gastos en protocolo, dejando claro que las atenciones dedicadas a invitados como los Premios Convivencia o el gasto en representación que realizan los consejeros cuando viajan está justificado y fiscalizado. Chandiramani no ha dudado en sacar del baúl el logro de las 24 horas de agua potable.

Contra la censura al plan de inversiones y su falta de rigor por parte de Varga, Chandiramani ha contrapuesto que en el primer trimestre de 2018 se adjudicarán 40 millones de euros que generarán 350 empleos en obra pública. Chandiramani se ha defendido sobre los cambios en el Plan de Inversiones alegando que se hacen para “dar respuesta a las necesidades de una sociedad cambiante y dinámica”. Varga se lo ha negado. Le ha reconocido que la Ciudad ha cambiado, como todas, en lo que va de siglo, pero le ha recordado que “en los últimos 3 años han hecho 3 obras”. Y le ha recordado proyectos eternos como la plaza de Nicaragua o la Pista de Atletismo o el cierre del Díaz Flor.

Cs se abstiene al Presupuesto del PP por la falta de rigor y la red clientelar de subvenciones