PP, PSOE Y VOX EN CONTRA

“Demagogo”. “Runrún”. “No he enchufado a nadie”. El edificante debate sobre la bolsa de trabajo en Trace

“Demagogo”. “Runrún”. “No he enchufado a nadie”. El edificante debate sobre la bolsa de trabajo en Trace
Un trabajador de Trace en plena faena./arachivo
Un trabajador de Trace en plena faena./arachivo

No. El Gobierno de la Ciudad no tiene un mandato del Pleno de la Asamblea para instar a Trace, la empresa concesionaria de la limpieza urbana y la recogida de basura, a regirse por una bolsa de trabajo para realizar sus nuevas contrataciones. Aunque en realidad ya la usa. La propuesta que ha presentado el grupo del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía de Ceuta (MDyC) y que ha defendido su diputado Yussef Mebroud ha recibido sólo dos votos a favor, los propios, y 20 en contra (PP, PSOE y VOX) y tres abstenciones (Caballas y los dos diputados no adscritos), pero el debate ha servido para que el tono subiera en el último punto que se ha debatido y se llegaran a la tribuna del Pleno los rumores de la calle (algo que siempre caliente el ambiente, porque rara vez los rumores son sobre la bondad de algo).

La propuesta básicamente pedía eso, que el Gobierno negociara con Trace la puesta en marcha de una bolsa de trabajo para guiar sus contrataciones. Gracias al debate se ha sabido que la empresa ya tiene una operativa, que data del año 2000, cuando Trace no gestionaba la limpieza viaria, y que sigue tirando de las aproximadamente 200 personas que están en ella. El detalle lo han trasladado tanto el portavoz del PSOE en este punto, Juan Gutiérrez, avalado por su puesto como delegado sindical en la empresa, como el Consejero de Medio Ambiente, Yamal Dris, responsable por su área de controlar el contrato.

En la parte informativa, Mebroud también ha apuntado los 17.645.373,34 euros de la Ciudad que percibió la empresa por el servicio en el último ejercicio o que la “falta de dinero” en el contrato pasa factura a la hora de contratar bajando de “720 a 500 trabajadores en verano”, según ha apuntado Gutiérrez.

Pero más que para cualquier otra cosa ha servido para que el diputado de MDyC deslizara sin sutileza que la falta de bolsa de trabajo sirve para colocar personas y hacer favores y que el servicio sigue arrojando deficiencias.

“Si se pregunta a la ciudadanía por la limpieza, no es satisfactoria. ¿Por qué la ciudad cada vez está más sucia? ¿qué hay personas incívicas y guarras? Como en todas las partes del mundo, pero los vecinos nos siguen trasladando que los fines de semana no se lleva a cabo el servicio de limpieza en las barriadas ¿Por qué?”, ha lanzado Mebroud. Antes de comenzar a desatar la ira del Gobierno al hablar de “otro talón de Aquiles, la contratación de personal”. Su argumento es que si la empresa percibe tanto dinero público debería poder exigírsele cierto compromiso en la contratación de personal, una bolsa de trabajo.

“En la calle surgen los rumores, los comentarios, los audios, el runrún: vótame y te meto el ‘finde’ a trabajar, o pásame el DNI y le digo al colega que te llame”, ha deslizado Mebroud, para erigirse incluso en portavoz de la familia que rige la empresa y decir que tampoco están orgullosos de eso.

“Si nos ponemos a buscar responsables es usted señor alcalde. Es usted el máximo gestor. Es el que paga, el que da el ‘cash’ y el ‘money’”, ha señalado a Vivas directamente Mebroud, que ha llegado a censurar incluso que la empresa no haga como otras de su mismo sector en la península habilitando en su web la típica pestaña de “trabaja con nosotros”.

La alusión a Vivas no la ha dejado pasar el aludido que antes de ceder el turno de palabra al diputado socialista, Juan Gutiérrez, ha afirmado rotundo: “En los años que llevo aquí no he enchufado a nadie en Trace. Le ruego que abandone los rumores y el runrún y si tiene pruebas dé nombres”, le ha espetado Vivas en tono solemne a Mebroud. El lance ha sido sólo un preludio de lo que sucedería poco después entre el consejero Dris y el propio Mebroud, en un debate sucio que el segundo ha mantenido sin micrófono de por medio.

“Si usted tiene prueba o no sé… Dejar en el aire esa duda de que aquí se hacen las cosas de una manera extraña y más enfocándolo hacia el presidente de la Ciudad sin ninguna prueba es demasiado. Se paga sobre el contrato que ha ganado la empresa, no se le ha adjudicado a dedo, por amiguismo, ni nada de eso que se ha dejado en el aire aquí”, le ha replicado en un primer turno Driss.

“Señor Vivas, usted decía con el tema de la vivienda: ‘Aquí no se da ninguna vivienda, mucha transparencia, y acabó medio Pleno detenido”, ha arrancado su segundo turno Mebroud. “Los comentarios están en la calle. Gente que tiene que ir a medio llorar a la oficina de Trace, a dejar su dignidad por los suelos para que la llamen el fin de semana a trabajar. No vamos a entrar en esos chanchullos asquerosos”, ha proseguido Mebroud.

“Usted es todo: juez, abogado… todo de una pasada (…) es un demagogo y miente, tómese un tranquimazín (…) el teatro le viene como anillo al dedo (…) La próxima vez que diga chanchullo y no aporte pruebas lo va a tener que demostrar, aquí o en un juzgado. Si tiene pruebas sáquelas”, le ha gritado Driss desde la tribuna a Mebroud, respondiendo en cada uno de esos puntos suspensivos entre paréntesis las increpaciones que realizaba el del MDyC desde el patio de butacas y sin micro y que la imposibilidad de acudir a presenciar los plenos al teatro para la prensa (por la pandemia) deja huérfana la crónica.

El argumento del Gobierno para rechazar la creación de la bolsa de trabajo es que no figura en el contrato ni en el pliego y por tanto no se puede obligar a la empresa a abrirla. Además, ya tiene una en marcha, y por último tanto el socialista Gutiérrez como el popular Dris han recordado que se trata de una empresa privada ejecutando un concurso público. “Una empresa se ha presentado a un contrato de limpieza en Ceuta. Se han presentado las empresas que han querido y se les exige lo que viene en el contrato y ahí no viene ninguna bolsa de trabajo, ni que tengan en la web un clic. Y al ser empresa privada gestiona sus recursos humanos como cree. El Gobierno no le puede decir a ninguna empresa privada cómo tiene que gestionar sus recursos humanos”, le ha recordado Dris a Mebroud. A ninguna, menos a los medios de comunicación.

“Demagogo”. “Runrún”. “No he enchufado a nadie”. El edificante debate sobre la bolsa de trabajo en Trace