¿Dónde están Juan Vivas y Pedro Gordillo?


¿Dónde están Juan Vivas y Pedro Gordillo?

La Ciudad de Ceuta lleva viviendo cuatro días entre la incredulidad y la convulsión desde que el jueves comenzarán a desatarse los acontecimientos que desembocaron en la dimisión del vicepresidente de la Ciudad Autónoma, Pedro Gordillo. Desde ese instante sus hasta entonces dos máximos mandatarios están desaparecidos.

Como si de una macabra ironía se tratase, desde que el pasado jueves se comenzara a desatar la tormenta política a Juan Vivas sólo se le ha visto en el cementerio. Además claro de entrando o saliendo de la Ciudad Autónoma. A Pedro Gordillo camino de Málaga.

El viernes, Juan Vivas acudió al cementerio para revisar las obras de acondicionamiento de Santa Catalina de cara a la fiesta de los difuntos. La vista estaba prevista para el pasado miércoles, según aseguró Prensa. Finalmente se suspendió. Ese día, todo apunta a que Juan Vivas acudió a Sevilla para poner en conocimiento de Javier Arenas lo que iba a suceder con su vicepresidente.

El viernes, Vivas no quiso hacer declaraciones. Los datos sobre la inversión en la mejor del cementerio, superior a la de otros años, se remitieron a través del Gabinete de Comunicación y Análisis a los medios de comunicación. Vivas no quiso hablar a pesar de que estaba previsto que lo hiciera. Días antes, la consejera de Sanidad y su viceconsejero de Consumo negaron a este periodista declaraciones sobre el acondicionamiento del camposanto para no pisar la visita del líder.

El mismo viernes a mediodía cuando la ciudad era un hervidero y se comentaba por todas las esquinas acerca del “hipotético” vídeo y de la dimisión inminente de Gordillo, el vicepresidente huía a refugiarse en Málaga. Los últimos en verle lo hicieron en compañía del subdirector general de Menores y hombre de su confianza, Luis María Fernández quien según comentan varios testigos le habría ayudado con el equipaje. Desde entonces nada se sabe de Gordillo. Este medio ha intentado ponerse en contacto con él para conocer su versión de los hechos. Siempre sin éxito.

A Juan Vivas se le podía ver abandonar en compañía de su Gobierno el Palacio Autonómico ya de madrugada, pasadas las doce, tras remitir un comunicado en el que se aseguraba que el vicepresidente había dejado la vida política. A pesar de que varios periodistas le esperaban a la salida, Vivas no hizo declaraciones.

Tampoco lo hizo el sábado cuando envió a su portavoz, Yolanda Bel y al secretario general del PP, Juan Manuel Doncel a la sala de prensa a contestar las tortuosas preguntas sobre el vídeo y la dimisión. Preguntas que ambos evitaron contestar con claridad y concisión dejando en el aire la existencia o no del vídeo, pero confirmando que el vicepresidente más que dimitir por motivos personales debió de ser cesado por un comportamiento inapropiado que ensombrece su larga y exitosa trayectoria política (bajo su presidencia el PP ha obtenido los mejores resultados de su historia en Ceuta, región en la que obtiene el mayor porcentaje de voto emitido de toda España). Esa larga y exitosa trayectoria política fue reducida a dos párrafos por parte de Bel y Doncel. “Unos vienen y unos van”, dijo éste último. “Su trayectoria es dilatada”, dijo Bel.

Después de eso, Vivas tampoco ha dado la cara. El lunes se esperaba su presencia en la tradicional misa de difuntos y se esperaban también declaraciones. Nada de nada. Cuatro días después, mañana, se espera que de una vez por todas, el presidente de la Ciudad dé la cara ante sus ciudadanos para explicar qué está pasando en el Gobierno. La oposición ha calificado esta tardanza en aparecer con un calificativo: “cobarde”.

La estrategia del presidente es la misma que en anteriores situaciones complicadas. Mientras la polémica está candente y la situación es de extrema complejidad manda al frente a sus generales, en los últimos años casi siempre su portavoz, Yolanda Bel. Después aparece el presidente para quedarse con la imagen de la salvación y la solución cuando todo está ya más o menos resuelto. Eso a pesar de que en algunas ocasiones, esa estrategia haya supuesto caer en contradicciones en el discurso del Gobierno: la portavoz dice una cosa primero y el presidente dice después otra. El último ejemplo está muy reciente, tanto que aún no se han depurado las responsabilidades por el escándalo del agua.

Lea También:
¿Dónde están Juan Vivas y Pedro Gordillo?
La sucesión está preparada
UDCE remite un escrito a la Fiscalía para que investigue lo sucedido con la dimisión de Gordillo
Doncel no aclara si el nuevo presidente del PP se elegirá en un Congreso ordinario o extraordinario
Bel y Doncel resumen el legado político de Gordillo en un triste “unos vienen y unos van”
Para Carracao el Gobierno de Ceuta "trata de manipular la realidad"
UDCE pedirá una comisión de investigación sobre las contrataciones en el área de Gordillo (AUDIO)
El Gobierno no se pronuncia sobre "rumores" y califica el vídeo de Gordillo de "hipotético"
El hipatético vídeo del Gobierno de Ceuta (opinión, por Víctor Ramírez)
El Gobierno baraja que nadie llene el vacío de poder dejado por Gordillo
Alí exige al Gobierno que cuente la realidad sobre la dimisión de Gordillo
Carracao recuerda a Vivas que vinculó su futuro político a Gordillo y le pide que sea consecuente
Las posibles sucesiones
Crónica de una dimisión anunciada
Gordillo obligado a abandonar la política entre rumores de escándalo sexual
¿Crisis de Gobierno?

¿Dónde están Juan Vivas y Pedro Gordillo?