EEUU interpretó la visita de los Reyes a Ceuta como un gesto electoralista de Zapatero


EEUU interpretó la visita de los Reyes a Ceuta como un gesto electoralista de Zapatero

- Los diplomáticos estadounidenses en Madrid y Rabat vieron el viaje de Don Juan Carlos y Doña Sofía como una vía del presidente de España para defenderse de los ataques de la derecha

- El embajador de Estados Unidos apreció en la decisión un intento de librarse de su imagen de líder débil en Política Exterior

Trifulca pactada. Los tres 'cables' de las embajadas de Estados Unidos en Madrid y Rabat que Wikileaks ha revelado este martes a mediodía después de que EL PAÍS avanzase su contenido en la edición escrita de esta jornada presentan el antes y el después del viaje de los Reyes a Ceuta y a Melilla como un incidente de calculadas consecuencias por ambas partes.

Los informes remitidos al Departamento de Estado por diplomáticos a ambos lados del Estrecho dan cuenta de que Madrid advirtió y puso el termómetro en Rabat antes de que se produjera la visita y confirman también que aunque la virulenta pataleta pública del Reino alauita, que llegó a llamar a consultas a su embajador en España, pudo sorprender al Gobierno de Zapatero las relaciones bilaterales nunca corrieron serio peligro.

Más llamativas son las conclusiones que extrae, en su resumen de la situación a Washington desde Rabat, el número dos de la embajada norteamericana, Robert P. Jackson. Según su interpretación el Gobierno de Zapatero "sabía" que la visita del Rey "daría lugar a una reacción fuerte de Marruecos", pero los "imperativos electorales" pesaron más en la balanza.

"El Rey ha estado bajo presión de los separatistas, por una parte, y de las quejas de los militares, por otra; al mismo tiempo, Zapatero", explica el diplomático, "que se enfrenta a la reelección en marzo de 2008, habría calculado que el impulso electoral interno que recibirá del viaje compensará el daño que haría a las relaciones bilaterales".

A juicio de los norteamericanos destacados en Marruecos el Ejecutivo socialista interpretó que las relaciones con el Reino alauita eran entonces "más fuertes que nunca", lo suficiente como para "capear el temporal".

El por aquel entonces embajador estadounidense en Madrid coincidió con su compañero del sur. "El tiempo lo es todo", comenzó su comentario a los hechos en un cable fechado el mismo día en que comenzó el viaje de los Monarcas a las dos ciudades. "Sospechamos", apuntó Eduardo Aguirre, "que el Gobierno de Zapatero ha visto la visita Real, cuatro meses antes de las elecciones generaales, como una manera relativamente barata de izar la bandera y responder a las críticas de los conservadores que dicen que es débil frente a las invasiones de las Autonomías en las competencias del Estado y que es tibio en su defensa del popular Rey Juan Carlos".

Más allá de en clave interior, Aguirre también quiso hilvanar la visita con la imagen de líder "débil" en Política Exterior que a su juicio había dado Zapatero apenas tres días antes, el 4 de noviembre, cuando su homólogo francés, Nicolas Sarkozy, logró liberar y traer de vuelta a Europa a cuatro azafatas españolas que permanecían detenidas en Chad .

Repase, íntegros, los 'cables' sobre la visita de los Reyes a Ceuta y Melilla:

- Cable sobre la primera visita a Ceuta y Melilla de los Reyes de España
- Cable sobre las razones de España para organizar la primera visita de los Reyes a Ceuta y Melilla
- Cable sobre el mensaje de Mohamed VI tras la visita a Ceuta y Melilla de los Reyes de España

Lea también:

- "Los asesores de Zapatero han debido de calcular que el resbalón de la visita del Rey era manejable"

EEUU interpretó la visita de los Reyes a Ceuta como un gesto electoralista de Zapatero