COMISIÓN DE ESTUDIO

Enrique Ávila en el Senado: “Los ciudadanos de Ceuta y Melilla necesitan confianza, la que aporta la seguridad”

Enrique Ávila en el Senado: “Los ciudadanos de Ceuta y Melilla necesitan confianza, la que aporta la seguridad”
enrique ávila uned
enrique ávila uned

El secretario académico de la UNED, que aboga por la declaración de Ceuta y Melilla como regiones ultraperiféricas  recibió las felicitaciones de todos los senadores presentas salvo de la representante de Vox, Yolanda Merelo, que criticó su intervención.


El secretario académico y profesor tutor de Ciencias Políticas en el Centro Universitario UNED Ceuta, Enrique Ávila, ha comparecido este jueves en la ponencia de estudio sobre la insularidad y la situación periférica de las ciudades de Ceuta y Melilla, creada en el seno de la Comisión de Despoblación y Reto Demográfico del Senado. Allí ha expuesto su visión sobre el futuro de dos ciudades que siguen siendo en pleno siglo XXI dos grandes desconocidas, tanto en la UE como en España.

Enrique Ávila ha comparecido ante los senadores de la Comisión para presentar sus argumentos, cimentados en un documento de ocho páginas que se cierra con lo que bien podría ser el resumen, el espíritu de lo expuesto en el Senado por el profesor de Ciencias Políticas: “Los ciudadanos de Ceuta y Melilla necesitan confianza, la que aporta la seguridad, pero no somos un problema, somos un ejemplo”.

Un ejemplo poco conocido, por cierto, ha recordado Ávila. “Para la mayoría de los españoles, Ceuta y Melilla son un todo en continuidad geográfica, algo así como cuando se dice Pinto y Valdemoro; y todos hemos vivido anécdotas en este sentido, lleva esto a Fulano que está en Melilla, y cuando le dices que vives en Ceuta inmediatamente dice ¿pero os veréis, no?. Este desconocimiento general ha sido, es, una constante en el tiempo. Es muy posible que los partes meteorológicos de la televisión hayan sido el elemento más efectivo en cuanto a situar realmente ambas ciudades, y es de agradecer esta labor pedagógica que puede que no sea casual, lo cual indicaría una cierta acción por parte de algún poder del Estado en dirección al conocimiento de su ubicación geográfica”. 

El secretario de la UNED quiso recordar además que Ceuta y Melilla son “distantes y distintas”, aunque compartan problemas, como su relación con Marruecos, su condición de Frontera Sur y por tanto la presión migratoria, el tráfico de drogas o los menores extranjeros no acompañados, focos de radicalismo islámico, su lejanía de la Península, ventajas fiscales, singularidad autonómica, presencia militar…  “Los datos citados deberían bastar para considerar a Ceuta y a Melilla como Regiones Ultraperíféricas de la UE: están separadas del resto del territorio nacional, en otro continente, y se hallan en un entorno poco desarrollado. Faltaría la condición de “extrema lejanía”, pero deberíamos pararnos a pensar si en el siglo XXI la lejanía se debe medir en Km o en accesibilidad”.

Razones para la ultraperiferia : Transporte

“Es un hecho que ni Ceuta ni Melilla están bien comunicadas, y esta realidad la sufren sus ciudadanos e impiden el desarrollo de un comercio ágil que pudiera aprovechar las innovaciones en materia de logística”, explica Ávila, que aboga por ejemplo por abrir a Europa el aeropuerto de Melilla. En el caso de CEuta hay un helipuerto, señala, “estando previsto que puedan establecerse enlaces con otros aeropuertos como Jerez, Tánger o Gibraltar”. “En ambos casos el precio de los billetes es elevado, muy por encima de las tarifas que se encuentran en otros enlaces nacionales e internacionales. Para los residentes en ambas ciudades existe una bonificación que convierte las tarifas en asumibles, pero resultan prohibitivas para los no residentes, por lo que no animan a desplazarse a estas ciudades, lo que es extensible al transporte marítimo”.

Sin olvidar las trabas aduaneras: “En relación con las comunicaciones postales y de mensajería, indispensables para el posible desarrollo del comercio, las trabas aduaneras encarecen los productos de tal forma que hay distribuidores logísticos que no ofertan la entrega a Ceuta y Melilla". 

“Con lo reseñado brevemente en estas líneas, no es difícil comprender que el sentimiento de aislamiento se acrecienta. Seguramente no es fácil legislar para superar estos inconvenientes, pero es frustrante ver que los mismos problemas se mantienen año tras año sin que se observen actuaciones administrativas para eliminarlos o, al menos, paliarlos”.

Control de la inmigración

Para Enrique Ávila, “el control de la inmigración irregular precisa de la adopción de medidas inmediatas, tanto por nuestra paz y seguridad como por razones humanitarias hacia las auténticas víctimas: los inmigrantes ilegales”. El representante de UNED Ceuta puso el foco en las mafias organizadas para la inmigración irregular, recordando que “la dinámica de las salidas de pateras y de asaltos violentos a las vallas fronterizas en Ceuta y Melilla muestran una organización en su desarrollo que no puede considerarse fruto de la espontaneidad, antes bien supone la existencia de mafias dedicadas al tráfico de seres humanos. Estas mafias aprovechan la ventaja que ofrece la seguridad de que en el destino, España y especialmente Ceuta y Melilla, los inmigrantes son acogidos con seguridad en virtud de la legislación vigente. (…)  Es necesario y urgente el establecimiento de acuerdos eficaces que permitan la repatriación en breve tiempo, con ello se debilitaría la posición de éxito de las referidas organizaciones delictivas”. 

Ciudades seguras

Pero, pese a lo expuesto, estos problemas no tienen su reflejo en la ciudad, con muy bajos niveles de inseguridad ciudadana y con solo “problemas puntuales” derivados de la inmigración. “A pesar de la indiscutible influencia que supone el hecho fronterizo, Ceuta y Melilla son unas ciudades con índices de delincuencia similares e incluso menores que el del resto de ciudades de España, y su vida diaria se desarrolla en convivencia sin que la pertenencia a diferentes culturas o religiones pudiera tener más influencia que el hecho de residir en una zona u otra de la ciudad, es decir, los condicionantes socioeconómicos. Ambas ciudades se encuentran en un proceso de transformación de su tejido económico”.

El caos de los MENA 

En cuanto a los Menores Extranjeros No Acompañados, señala Ávila, “la situación en ambas ciudades es similar en lo caótico”. “Las administraciones de Ceuta cifran en unos 390 los Menores Extranjeros No Acompañados bajo tutela de la Ciudad, para los cuales tiene una capacidad de acogida de 350. Los datos de Melilla son más pesimistas si cabe, para una capacidad de acogida de 350, el cálculo de los que se mueven por la ciudad alcanza los 1357”.

Para comprender mejor la situación, Enrique Ávila, compara la situación de Ceuta y Melilla con las cifras de mentiras acogidos de otras CCAA, que van desde los 777 del País Vasco, 621 de la Comunidad Valenciana o los 489 de la comunidad de Madrid, hasta los 9 de La Rioja o los 45 de Extremadura. “La desproporción entre las cifras de ambas ciudades autónomas y el resto de España muestra el esfuerzo que supone para las administraciones esta situación”. 

Ávila, que ha recibido las felicitaciones de todos los senadores de todo el arco parlamentario salvo una, la única ceutí. La senadora de Vox por Ceuta ha aprovechado su presencia en la Comisión para reprochar a Ávila que hiciera “el mismo discurso que Vivas”.

Enrique Ávila en el Senado: “Los ciudadanos de Ceuta y Melilla necesitan confianza, la que aporta la seguridad”