Una funcionaria pone en jaque al Gobierno al recurrir la reforma del sector público periférico


Una funcionaria pone en jaque al Gobierno al recurrir la reforma del sector público periférico

- La secretaria general, María Dolores Pasitlla, afectada por la reforma como trabajadora de Procesa, tiene que dictaminar sobre el recurso presentado

- Pone en cuestión asuntos de forma (no hubo exposición pública) y de fondo (faltan memorias económicas y justificaciones de la necesidad de la creación de los nuevos organismos)

Una intachable funcionaria de la Administración ceutí ha firmado y presentado en el Registro de la Ciudad Autónoma el primer recurso contra la reorganización del sector público periférico local, esto es, contra la integración de la práctica totalidad de las sociedades municipales –salvo Acemsa y ‘Puerta de África’ (Hotel Tryp)– en Organismos Autónomos. Las fuentes del Ejecutivo local consultadas confirmaron la recepción del recurso de reposición y explicaron que el mismo se ha puesto en manos de la secretaria general de la Asamblea, María Dolores Pastilla, para que emita el correspondiente informe dando o quitando razón al escrito que reclama la revocación del proceso. El recurso se ha presentado por duplicado, dado que otra compañera ha seguido los mismos pasos y ha presentado una reclamación idéntica.

El Pleno y las Juntas Generales de las empresas ya han aprobado la disolución sin liquidación –matiz que se interpreta como una puerta abierta por si hay que dar marcha atrás– de Emvicesa, Procesa, Servicios Turísticos, el Parque Marítimo, Obimasa y Amgevicesa, cuyos aproximadamente 700 trabajadores pasarán en unos días a engrosar los Servicios Regionales de Tributos, Economía y Presupuestos; de Turismo y Deportes; de Emergencias; de Medio Ambiente y Equipamiento Urbano; y de Infraestructuras, Urbanismo y Vivienda.

Ningún partido votó en contra apelando a la conveniencia de no destruir empleo. El proceso se aceleró ante la entrada en vigor de la nueva Ley de Administración local que prevé la disolución de sociedades deficitarias. Tampoco ningún sindicato se ha opuesto en público a la reestructuración.

Sin micros, sin embargo, casi todas las fuentes consultadas coinciden, como la recurrente, en que se han cometido errores de bulto “de forma y de fondo” sobre los que ahora tendrá que pronunciarse en primer lugar Pastilla, que también está afectada por el proceso ya que figura en la relación de trabajadores de Procesa en situación de ‘suspensión de contrato’.

Entre otras cosas, se cuestiona que los organismos autónomos se hayan creado “sin las preceptivas memorias técnica, jurídica y económica que avalasen la necesidad de un organismo especializado cuyo objeto social debe ser, además muy acotado”.

La tramitación de la reforma del entramado empresarial de la Administración local tampoco se sometió a exposición pública y en algunos casos los nuevos organismos autónomos “vacían casi por completo de contenido a ciertas consejerías con el agravante de que carecen del personal funcionario que deberían tener para permitir por ejemplo, informes vinculantes”.

El Gobierno ha justificado la reforma para “dar un paso más en el camino dirigido a mejorar la gestión de la Ciudad, afianzando la estabilidad, mejorando la eficiencia y manteniendo el empleo estructural”.

Además de la entrada en vigor de la reforma que plantea liquidar las sociedades públicas que acumulen pérdidas, el contexto de toda la reestructuración está ligado también a las condiciones puestas por el Gobierno central al hilo del crédito extraordinario concedido a través del ICO para pagar a los proveedores unos 80 millones de euros que la Ciudad Autónoma había ido acumulando en pagos retrasados por servicios muy variados. El crédito concedido a mediados del año pasado ya dibujó un futuro distinto para las empresas municipales. El Ejecutivo no había previsto la situación actual en su primer borrador de Presupuestos para 2014 y los tuvo que enmendar en la sesión plenaria de aprobación definitiva.

Una funcionaria pone en jaque al Gobierno al recurrir la reforma del sector público periférico