A PREGUNTAS DE VOX

El Gobierno central defiende el ‘dariya’: “Solo hay una lengua oficial pero una realidad diversa”

El Gobierno central defiende el ‘dariya’: “Solo hay una lengua oficial pero una realidad diversa”
dariya lenguas
dariya lenguas

En la baremación de los interinos se valora más a los docentes interinos con formación en diversidad cultural.


Vox ha preguntado al Gobierno de Sánchez por qué otorga puntos a interinos que acreditan formación en aspectos singulares de multilingüismo en Ceuta y Melilla si, “en ambas ciudades, solo existe una lengua reconocida”. Y es que, los profesores interinos que hayan prestado servicios docentes en colegios ceutíes o melillenses durante, al menos, cinco meses y medio, o que acrediten cien horas de formación en aspectos singulares o multilingüismo y diversidad cultural, obtienen un punto más en el baremo.

Desde el Gobierno explican que el número de funcionarios interinos que han acreditado puntuación “por el conocimiento de la singularidad del sistema educativo y de la población escolar de ambas ciudades autónomas”, es de un total de 1.378 en Melilla y 921 en Ceuta. Asimismo, desde el Ejecutivo de PSOE y Unidas Podemos no consideran que, para esa valoración, suponga “un obstáculo la existencia de una única lengua oficial”.

El Gobierno justifica que el apartado del baremo por el que pregunta Vox “no valora el conocimiento de distintas lenguas sino de una realidad plural y cultural existente en las ciudades”. “La interculturalidad es un elemento enriquecedor de la sociedad, especialmente arraigado en dichas ciudades autónomas”. “Si bien es cierta la existencia de una única lengua oficial, también es indudable la existencia de una realidad cultural diversa en dichos territorios”, afirman desde el Ejecutivo de Sánchez.

Para la diputada de Vox, Teresa López, “este es otro ejemplo más de cómo el Gobierno de Sánchez sigue en un bucle de destrucción de España, de su lengua y de su cultura”. “Incentivar el multilingüismo o la diversidad cultural a través de los docentes es otra muestra de la marroquinización de la que son objeto ambas ciudades autónomas”.

El Gobierno central defiende el ‘dariya’: “Solo hay una lengua oficial pero una realidad diversa”