El Gobierno insiste en que "acomodará su estructura" al dictado del TSJA, pero no concreta cómo


El Gobierno insiste en que "acomodará su estructura" al dictado del TSJA, pero no concreta cómo

- Carreira anunció que el Ejecutivo dejará de pleitear por los subdirectores generales tras el primer varapalo sufrido en el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía

- El Gobierno podría estar planteándose reformas de calado en el Estatuto de Autonomía para solventar la situación

- Alí acusó al Ejecutivo de plantear una argucia en su día para decir que reducía altos cargos cuando no lo hacía en realidad

Sigue sin despejarse la incógnita sobre el futuro del director general, José Diestro, y de los subdirectores, Adelaida Álvarez, Carolina Pérez y Manuel Coronado. El Gobierno insistió el lunes ante una interpelación de Caballas en el discurso oficial: "En los niveles cuestionados se acomodará su estructura a lo que establece la sentencia", afirmó el flamante responsable de Recursos Humanos, Emilio Carreira. Pero no concretó el cómo.

Tampoco le apuró más Alí, consciente de que cuánto más tarde el Ejecutivo en plantear la solución final más recorrido tendrá el asunto en la actualidad política local y más desgaste acusará el Gobierno, abofeteado ya sobremanera por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA).

Sí anunció Carreira que la huída hacia adelante emprendida por el Ejecutivo con los recursos planteados ante el TSJA una vez anulados los nombramientos por el Contencioso Administrativo local ha terminado. Tras la sentencia sobre Diestro, se dará marcha atrás a las apelaciones y se aplicará la solución pensada, sea la que sea, porque no la concretó Carreira.

Sí dio alguna pista nueva. Carreira reflexionó en su respuesta a Alí sobre la cuestión general de la capacidad para organizar el Gobierno de la que debe gozar el Ejecutivo Local y vino a insinuar que una de las opciones que podría estar barajando el Ejecutivo es la de alejarse de la normativa general para los nombramientos generando un Estatuto del Presidente de la Ciudad y del Gobierno de la Ciudad Autónoma que habría de añadirse a lo recogido en el Estatuto de Autonomía sobre por ejemplo los diputados que ya gozan de un texto en el que se consignan sus obligaciones y deberes de forma clara. "Nos regimos por un reglamento que no ha hecho este Pleno", afirmó Carreira en su segundo turno de intervención.

Una posibilidad de la que sí gozan en otras autonomías, pero que obligaría a una iniciativa parlamentaria express y que por lógica y por el gusto de Vivas de buscar consensos en este tipo de temas necesitaría del apoyo de la oposición.

"La Sentencia marca un camino que va a seguir el Gobierno. Se va a acomodar la estructura a lo que marca la Justicia, sin prejuicio de la libertad de maniobras y de formar un Gobierno suficiente para las necesidades de esta adiministración", anunció Carreira justo antes de abrir el melón de la capacidad de autogobierno y autogestión del Ejecutivo.

La otra opción que quedaría sería la que le reclamó Alí: pasaría por nombrar a los cuatro cargos como viceconsejeros. El de Caballas manifestó en todo momento su respeto a la capacidad de organización del Presidente y del Ejecutivo, pero apostilló: "Que lo haga con sinceridad. No se puede vender un recorte de cargos para nombrarlos por la puerta de atrás y ahondar en la mala imagen de los políticos. Que los hubiera nombrado viceconsejeros. Lo hubiésemos criticado, pero nos habríamos ahorrado todo este bochorno judicial. No hubo un recorte en los altos cargos y se han buscado argucias que al final nos han costado el dinero a todos los ceutíes", atacó Alí.

Para el de Caballas "las sentencias son demoledoras" y ponen al descubierto que el Gobierno "ha querido vender una política de austeridad que no era verdad y ahora ven que sus argucias están al descubierto".

Alí cuestionó al Ejecutivo en el mismo sentido de la sentencia por su falta de claridad a la hora de justificar los méritos de las personas nombradas así como sus funciones. Carreira no dudó en defender la valía del director general, José Diestro, para el cargo en el que fue designado por Vivas, a pesar de que eso mismo, lo cuestiona el propio TSJA.

El Gobierno insiste en que "acomodará su estructura" al dictado del TSJA, pero no concreta cómo