Un grupo de exaltados agita el final del acto por la Guardia Civil del PP


Un grupo de exaltados agita el final del acto por la Guardia Civil del PP

- Militantes del PP acaban a gritos contra la docena de socialistas personada tras una pancarta criticando las "mentiras" y la "manipulación" de los convocantes

- Carracao y los suyos escuchan de "teníais que estar todos muertos" para abajo en la Plaza de los Reyes, donde se han concretado, según los convocantes, 650 personas

- Vivas ha intentado diluir la polémica política y partidista y circunscribir la concentración al respaldo a la Benemérita

- Incluye vídeo con la intervención del delegado ante los abucheos al PSOE y galería de imágenes

La cita 'Todos con la Guardia Civil' promovida por el PP de Ceuta este jueves a las 19.00 horas en la Plaza de los Reyes y secundada a su manera por el PSOE ("personados" pero sin "apoyar") ha terminado al borde de la violencia física. Verbal ha habido bastante cuando había parecido terminar la concentración. Se recogió la pancarta y entonces hizo acto de presencia en el espacio público el delegado del Gobierno, Francisco Antonio González Pérez, que tras saludar a Vivas y el resto de la cúpula del partido se acercó a la docena de socialistas que, en una esquina, reprobaban al PP sus "mentiras" sobre la tragedia del Tarajal.

  

Aunque no era la primera vez que las huestes Populares más exaltadas -minoritarias en cualquier caso, dado que en general la concentración ha transcurrido pacíficamente- la emprendían a chillidos (a veces incluso contra sus propios correligionarios, a quienes creían oír contradecirles; en otras ocasiones contra los periodistas), en ese momento surgió un grito bastante unánime: '¡Fuera, fuera, fuera!'.

Manos en alto, el delegado pidió a la masa sublevada (hasta entonces había permanecido silente más allá de algún '¡Viva la Guardia Civil!', '¡Viva la Policía Local!' y hasta '¡Viva el Ejército!') que renunciase a su indignación, que en el fondo los de Carracao también estaban allí "apoyando a la Guardia Civil".

No lo entendieron así los más airados, que con pegatinas sobre el pecho luciendo la enseña nacional y encima de ella el escudo de la Benemérita) dijeron de todo a los del PSOE. De "teníais que estar todos muertos", remontándose a su oposición a la nueva Ley del Aborto restrictiva que propugna Gallardón, para abajo.

Más tarde, el socialista seguía exponiendo su punto de vista a otros ciudadanos que igualmente airados le recriminaban su postura. "Usted vivió la dictadura, ¿era mejor o peor", le preguntó el socialista a un anciando. "¡Mucho mejor!", le devolvió. "Ustedes habías hecho bueno a Franco. Nada más que habéis robado. ¡Robar, robar y robar!", terció otro ciudadano.

  

Pese a la tensión más o menos desatada poca presencia policial se atisbó en el jaleo y los uniformes sólo hicieron aparición, muy al final, para cubrir la retirada de González Pérez a la sede de la institución que dirige, desde donde no había querido bajar hasta que se recogió la pancarta del acto, sostenida por Vivas, Bel, Nieto y el resto de dirigientes del PP.

El presidente Vivas ha estado al frente de unas 500 personas (algo más, 650, según los convocantes). Para terminar de ponderar la afluencia como éxito o fracaso hay que tener en cuenta que el PP ha movido mailing con gran intensidad, contando para ellos incluso con el apoyo de entidades e instituciones de todo tipo. El aliento convocante se lo ha echado al PP desde la Federación de Fútbol que ha girado mails a los clubes, hasta entidades culturales como la Comunidad Hindú, cuyo presidente también ha tirado de mailing. Respaldando sus máximos mandatarios también la cita con su presencia. También otras asociaciones privadas de todo tipo. No fallaron algunos de los máximos representantes empresariales como Rafael Montero o Ernesto Valero o el dueño de ACC, entre otros ilustres de la patronal. Tampoco faltaron amigos personales del delegado y ex altos cargos socialistas como Teo García.

Vivas,, al frente de la msa, eludió toda polémica. Subrayó que el acto no iba "contra nadie" y sólo "a favor de la Guardia Civil", que desde su punto de vista "no puede salir perjudicada" por los trágicos sucesos del 6 de febrero.

"Siempre arriesgan hasta su integridad física por la libertad, la igualdad y la convivencia de los españoles y dan categoría a la sociedad española, también ante la inmigración", ensalzó el también presidente del Ejecutivo al Instituto Armado. "Nunca le va a faltar a ceuta y a España", prometió, "y a la Guardia Civil tampoco le faltará nunca el aliento de los ceutíes, hayan venido hoy aquí o no".

El presidente dijo que las polémicas recientes habían sido "no deseadas" y a la AUGC se limitó a decirle que "estamos con vosotros, con todos los guardias civiles, y los debates políticos o partidarios hay que desarrollarlos en otro sitio". No lo entendieron así sus seguidores más exaltados, que justo después de que Carracao "agradeciese" su comportamiento a la mayoría de la Plaza abrieron fuego verbal.

Un grupo de exaltados agita el final del acto por la Guardia Civil del PP