RUMORES

Guerrero acusa al Gobierno de usar el “chantaje, la coacción y la extorsión” para hundirle. O no.

Guerrero acusa al Gobierno de usar el “chantaje, la coacción y la extorsión” para hundirle. O no.
guerrero y mujer
Guerrero con su mujer tras la rueda de prensa.
El líder de la excisión del PP, Ceuta Avanza ha comparecido ante los medios para denunciar que de nuevo desde círculos de poder han puesto en marcha una campaña de difamación contra él, sin pruebas, como la que ya archivó la Justicia, usando métodos "mafiosos". Además ha señalado a dos personas que le tienen especial "inquina", aunque no ha dicho quienes son.

Hay en ocasiones comparecencias ante los medios de comunicación concisas y claras y otras veces portavoces políticos que necesitarían subtítulos como las buenas óperas, a falta de ellos el espectáculo acaba en opereta. El líder del nuevo partido político, Ceuta Avanza, una excisión en toda regla del PP local, Javier Guerrero, se ha sentado este viernes, 29 de julio, ante la prensa, para denunciar una campaña contra su reputación. ¿De quién? Aparentemente del Gobierno al que él perteneció. Aunque podría no ser porque a pesar de reivindicar su “transparencia” en varias ocasiones y de usar como muletilla "evidentemente", eso no lo ha concretado. ¿Cómo le intentan “hundir”? Aparentemente divulgando (tampoco está muy claro dónde) que puede tener líos con los menores extranjeros no acompañados, pero la palabra menor o cualquier otro sinónimo no la ha usado en los 14 minutos de comparecencia. 

Si está pensando en el famoso número cómico de Gila no anda descaminado. “Aquí alguien ha matado a alguien y no me gusta señalar”. El segundo alguien sería Guerrero, aunque en este caso la “víctima” es a la vez quien trata de detener al asesino con indirectas, por seguir con la nebulosa verbal.

A pesar de todo, el trasfondo es muy serio y sus acusaciones indirectas lo son más si cabe. Se deduce que es al Gobierno a quien estaría señalando Guerrero: “Utilizaron medios y métodos y sé positivamente que lo van a volver a utilizar. Son capaces de todo, de chantajes, de extorsiones, de coacciones, con tal de conseguir lo que quieren”, ha expresado Guerrero. Y lo que quieren es que abandone Ceuta Avanza y renuncie a presentarse como cabeza de lista a las próximas elecciones municipales de mayo de 2023.

“Es muy desalentador que haya personas y partidos preocupados únicamente en desacreditar a las personas que quieren servir a Ceuta; que quieren servir a Ceuta con honorabilidad y trabajo, como es mi caso, en lugar de ayudar a que nuestra ciudad progrese. Quizás este deba ser el tributo que tengo que pagar por entrar en la política de Ceuta. Algo que haré sin ningún tipo de miedo y con la total transparencia que todos sabéis que me ha caracterizado. Todos estos sectores llevan años atrincherados en un corralito sectario, han demostrado que su catadura moral es inexistente con tal de estar en el poder sin debate político. Con mucha autocomplacencia y sin cambiar nada para lo que realmente necesitamos todos los ciudadanos. En Ceuta hay determinados sectores que intentan desacreditar sin ninguna base a personas cuando detectan que alguien da confianza para el ciudadano y los puede ilusionar. Alguien que los esperanza con un cambio real, lo contrario a lo que llevamos más de 20 años. Difunden y repiten afirmaciones contra mi persona y fracasarán de nuevo en la Justicia, que ya han fracasado. Las mismas mentiras provenientes de los mismos sectores y de las mismas personas que tienen obsesión conmigo, que, sin escrúpulos y carentes de cualquier tipo de decencia, intentan sembrar la duda al ciudadano con maniobras sucias y mafiosas. Soy consciente de que van a seguir intentándolo; incluso coaccionando y haciendo falsas promesas a todos aquellos de los cuales quieran conseguir algo de mentiras contra mí”, ha arrancado Guerrero.

“A diferencia de ellos yo creo en la democracia, la verdad y en la Justicia”; ha apostillado. Para reafirmarse en que está dispuesto a pagar el precio: “Me cueste lo que me cueste, yo seguiré luchando por y para Ceuta. Me cueste lo que me cueste”, ha enfatizado para aclarar que cuenta con el apoyo de “las personas más importantes” su mujer y sus hijos. Su esposa estaba presente en la comparecencia para reafirmar con su presencia las palabras de su pareja.

“Ninguna maniobra inmoral contra mi persona, como ya intentaron antes y que van a seguir intentándolo y van a seguir utilizando la extorsión, el engaño, la manipulación o el chantaje para alcanzar su objetivo, no van a desviarme de mi objetivo”, ha vuelto a reafirmarse.

Espera nuevos ataques y ha señalado a “dos personas que tienen especial inquina contra mí”, aunque de nuevo sin subtítulos no las ha nombrado a pesar de ser preguntado directamente. “No se debe decir nunca y eso usted lo sabe también. Yo está claro que en relación sabe que tenemos poderes fácticos. En esta ciudad nos conocemos todos, sabemos todas las maniobras que pueden ser totalmente, sabe que siempre han estado detrás de las denuncias falsas, tan interesados en perjudicarme, en que yo no avance y evidentemente con todos mis respetos no voy a decir las identidades. Mucha gente sabrá, aquí nos conocemos todos y sabemos por donde vamos”, ha dado por respuesta. 

Podrían ser dos seres imaginarios o personas de carne y hueso, palabras, extorsiones, chantajes y coacciones, como no les pone nombre no queda más remedio que confiar en sus sabias palabras y tener fe en que usted sabio lector sabe quienes son.

Por acotar algo ¿al menos podemos decir que son del PP? “Yo no he dicho siglas ni marcas. Evidentemente. Pero lo que está claro es que la extrema izquierda aquí no tiene nada que decir”. Muy evidentemente no parece, más si se tiene en cuenta que la extrema izquierda en Ceuta si que parece algo más imaginario que real. 

Si hay dos personas que le tienen inquina y han tratado de difamarlo sembrando la duda sobre su relación con los menores y no son de la extrema izquierda local, porque está claro que para difundir rumores mal intencionados hay que tener cosas que decir y la extrema izquierda no tiene nada que decir, ¿podría ser el Gobierno de la Ciudad al que perteneció? Podría. De hecho lo primero que él dijo era que “todos estos sectores llevan años atrincherados en un corralito sectario, han demostrado que su catadura moral es inexistente con tal de estar en el poder sin debate político (…) llevamos más de 20 años”. A ver, ¿quién lleva gobernando en Ceuta, donde nos conocemos todos, más de 20 años? Juan Vivas. Está claro, ¿no? Pues tampoco:

“Están gobernando el PP y el PSOE. Están ahí en un mano a mano. Evidentemente. Y después dentro de ese conglomerado sutil hay mucha gente que está claro que los corralitos existen y usted lo sabe muy bien. No es cuestión de señalar a nadie sino de expresar lo que verdaderamente soy consciente. Hay dos personas que tienen una obsesión y una inquina contra mí. Nunca he sabido por qué, pero sí existen esas dos personas y verdaderamente dentro de un círculo que está claro que es lo que he comentado”. Ni tan evidente ni tan claro.

Guerrero ha tenido conocimiento estas últimas semanas de que ese ente maléfico que quieren hundirle vuelve a la carga. Sigue esperando ataques contra su persona y hoy lo ha hecho público. Quizás como cortafuego, quizás como tirita antes de la herida. Pero de nuevo pone el asunto sobre la mesa y de nuevo es él quien le ha dado un cariz mucho más público que el que parecía tener en una, cuanto menos, controvertida estrategia de comunicación. 

El partido sigue hablando de estas cosas, a la defensiva y sin definir a 10 meses de la cita con las urnas su proyecto político. Y a todo esto hay que sumar la precariedad de la sede provisional de la formación. La situación en la rueda de prensa ha sido llamativa. En unos 10 metros cuadrados Guerrero ha convocado a la prensa, unos 13 profesionales, a los que había que sumar a otros 5 miembros del partido que han querido arropar a Guerrero. Unas 18 personas apiladas un viernes de julio de levante en un espacio de 10 metros cuadrados con la puerta cerrada. Organizada y producida la función por quien le tocara lidiar con el inicio de la pandemia y el confinamiento como Consejero de Sanidad. Desde luego no se puede decir más que no le gustan las vacunas, la fe en ellas parece como su voluntad de concurrir a las elecciones, irreductible y a prueba de cualquier extorsión, chantaje y coacción, aunque al igual que pasaba con el virus en su día, de momento no parece estar nada claro.

Guerrero acusa al Gobierno de usar el “chantaje, la coacción y la extorsión” para hundirle. O no.