AUTO

La Justicia archiva el caso de los mensajes racistas en un grupo de Whatsapp atribuido a Vox

La Justicia archiva el caso de los mensajes racistas en un grupo de Whatsapp atribuido a Vox
Verdejo Redondo teléfono
Verdejo Redondo teléfono
Se cierra así —al menos en los tribunales— una polémica que estalló en enero de 2020 con la publicación de un chat que se atribuyó a miembros de la gestora que dirigía la formación ultra en Ceuta y en el que se podrían leer expresiones islamófobas y abiertamente racistas.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Nº 5 de Ceuta ha dado por sobreseída de forma definitiva la causa abierta por los supuestos mensajes racistas de en un grupo de  Whatsapp de miembros de la gestora de Vox Ceuta y en la que estaban investigados el presidente de la formación ultraderechista en la ciudad autónoma y diputado de la Asamblea, Juan Sergio Redondo Pacheco; el vocal de la gestora y también diputado de la Asamblea, Francisco José Ruiz Enríquez; y en la que fue citada. Como testigo la vocal y senadora, Yolanda Merelo Palomares. 

El partido ultra se felicita por el sobreseimiento libre y archivo de la causa. un proceso abierto, recuerdan, a raíz de la denuncia presentada por el MDyC el 28 de enero de 2020, a través de la Fiscalía, por “una serie de mensajes vía whatsapp publicados en un grupo privado de miembros del partido político ceutí VOX y sacados a la luz por el medio de comunicación digital ‘El Foro de Ceuta”.

“Ahora y tras meses de investigaciones, se ha corroborado que no existen mensajes que inciten al odio” se ufanan desde Vox Ceuta en un comunicado en el que, de paso, advierten que “se reservan el derecho a interponer las acciones judiciales correspondientes ante toda esta campaña  contra el honor de ellos, procediendo a efectuar las acciones judiciales oportunas”. Según la parte del auto que extracta Vox en su comunicado, “que los mensajes publicados generan violencia y odio como dice Fiscalía, es una manifestación que no se puede compartir porque no queda mínimamente probado, al  menos, cuando lo que se pretende es una respuesta del derecho penal”. Según el auto “ni han realizado la conducta típica de incitación al odio o violencia, ni las expresiones utilizadas tienen la suficiente entidad como para seguir adelante con el procedimiento”. 

Vox destaca que “el informe detallado del análisis de los terminales de los investigados no aforados” muestra “la no existencia de indicios de los mensajes ni siquiera de su borrado”. Por ello, el partido cuestiona de dónde han salido los mensajes publicados por ‘El Foro de Ceuta’, por los que el medio deberá responder.

Mensajes cuya existencia ahora niegan rotundamente, aunque hace apenas nueve meses decían no recordar. El presidente de Vox en Ceuta, Juan Sergio Redondo, y su compañero de Grupo Parlamentario en la Asamblea, Francisco José Ruiz, pasaron por el Juzgado de Instrucción número 5 el pasado 10 de febrero en calidad de investigados por un presunto delito de odio y discriminación. Durante su declaración, en la que se negaron a contestar a las preguntas del Movimiento por la Dignidad y la Ciudadanía (MDyC), que ejerce la acusación popular dijeron que no recordaban mensajes repudiando la “mierda de Ceuta de las Cuatro Culturas” o la “islamización” de la ciudad y arremetiendo contra los “moros”.

Tras conocer este auto, el presidente de VOX Ceuta, Juan Sergio Redondo Pacheco lamenta “los casi dos años de procedimiento con el depósito de los teléfonos durante nueve meses” – de los que espera que sean devueltos lo más rápido posible – unido  a “la campaña de juicio mediático” que han sufrido tanto él como sus compañeros de partido por este procedimiento.

Se cierra así —al menos en los tribunales— una polémica que estalló en enero de 2020 con la publicación de un chat que se atribuía a miembros de la gestora que entonces dirigía Vox Ceuta y en el que se podrían leer expresiones islamófobas y abiertamente racistas. El caso terminó enfangando la vida política de la Asamblea de Ceuta, con denuncias cruzadas entre diputados y sesiones plenarias al borde del caos que llegaron incluso a suspenderse ante la trifulca. La indignación de la comunidad musulmana ante la polémica por los mensajes racistas terminó en una de las mayores manifestaciones ciudadanas registrada en Ceuta.

Ya el pasado mes de noviembre, el Juzgado de Primera Instancia e Instrucción Número 5 de Ceuta dictaba otro auto en el que con contundencia desestimaba todos los cargos que Vox imputó a dos de sus ex militantes, Juan Manuel Aguiar Moreno y José David Hernández Yuste, y a la editora del diario digital, Paloma Fernández Coleto, por la publicación de los mensajes del chat .

La Justicia archiva el caso de los mensajes racistas en un grupo de Whatsapp atribuido a Vox


Entrando en la página solicitada Saltar publicidad