Márquez justifica su aplauso a Rajoy por “solidaridad” y no disculpa a Fabra


Márquez justifica su aplauso a Rajoy por “solidaridad” y no disculpa a Fabra

- El diputado por Ceuta, deja claro que la reducción de concejales, no afectaría a Ceuta, pero está abierto a reflexionar la cuestión

- “No somos una casta a parte”, dice para explicar que él tampoco tendrá paga extra de Navidad

- Acusa a Caballas de practicar “el insulto, la calumnia y la estulticia verbal” en sus comunicados de forma rutinaria

Sí, el diputado por Ceuta, Francisco Márquez, estaba en el hemiciclo del Congreso de los Diputados el pasado miércoles mientras Rajoy explicaba el mayor tijeretazo de la historia de la democracia. Y sí, aplaudió al presidente. Lo hizo por solidaridad con un compañero en un mal momento.

“Fui uno de los que aplaudió al presidente del Gobierno. Estábamos ante una persona, un diputado más, el presidente del Gobierno, con una terrible responsabilidad a sus espaldas. Que a nadie se le escapa estaba pasando un tremendo mal momento. Una decisión como la que toma el Gobierno en ese momento y que anuncia el presidente del Gobierno de ajustes, de reformas que van a doler a los españoles, al primero al que le duelen es a él. Estaba tomando decisiones muy importantes. Él lo conocía. Decisiones trascendentales, que iban a resultar dolorosas para su pueblo y por tanto estaba ejerciendo la responsabilidad que los españoles le habían encomendado. Los diputados del PP estábamos expresando nuestra solidaridad con el compañero, el presidente del Gobierno que estaba haciendo lo que tenía que hacer aún cuando resultaba doloroso. Ni siquiera estábamos ejerciendo una disciplina de partido. Estábamos ejerciendo la labor de solidaridad y de confianza en que el Gobierno de la nación con su presidente a la cabeza estaba haciendo lo que España necesitaba aun cuando doliera, aun cuando fuera difícil de explicar y aun cuando no hubiera alternativa posible”, explicó Márquez este viernes en rueda de prensa.

Para el diputado el revuelo armado con el aplauso es una polémica “muy demagógica”. El PP ha contratacado las críticas vertidas desde el PSOE haciendo circular un vídeo en el que se puede ver que los diputados del PSOE también aplaudieron a Zapatero en mayo de 2010, cuando aplicó las medidas que reclamaba Europa, como ahora Rajoy, y puso sobre la mesa el primer gran recorte de derechos de esta crisis.

Pero no sólo el PSOE ha lanzado furibundas críticas por el gesto de aplaudir unas medidas que, como reconoce el propio Márquez, “duelen” y mucho a los españoles, también, en clave local, Caballas cargó contra el propio Márquez, por el aplauso.

“Me parece fuera de lugar que ese tipo de adjetivos, a los que ya nos estamos acostumbrando, no deberíamos hacerlo, no deberíamos acostumbramos a los insultos, las calumnias, la estulticia verbal, que emplea Caballas en cada uno de sus comunicados para con los parlamentarios del PP, los miembros del Gobierno de Ceuta e incluso para los militantes del PP. No deberíamos consentir que un partido político, una coalición electoral en este caso, insultara a nuestros militantes, a nuestros afiliados a nuestros simpatizantes a los votantes del PP por no decir a los que estamos ostentando responsabilidades públicas, y sin embargo, también le digo que en demasiadas ocasiones reiteradamente observamos ese discurso descalificativo que traspasa con mucho las líneas del debate político”, reflexionó Márquez.

Y entre las que aplaudió con entusiasmo figura una compañera de bancada de Márquez que se ha erigido en centro de la polémica, Andrea Fabra , hija del famoso ganador de loterías y presidente del PP de Castellón. Su “que se jodan” ha repicado cuál campana catedralicia a lo largo y ancho de las páginas de todos los medios, en los informativos de televisión, en las radios y en las redes sociales, generando un gran incendio.

Supuestamente, la diputada popular espetó el exabrupto, justo cuando Rajoy anunció el recorte de la prestación por desempleo, y se ha interpretado que iba dirigido a los parados, los mismos a los que Márquez quiso el viernes “rendir un sincero homenaje” por lo mal que lo están pasando. Al principio había dudas sobre si realmente Fabra había dicho “que se jodan” o se trataba de una especie de psicofonía, pero las dudas se disiparon cuando ella misma reconoció su expresión. Lejos de pedir disculpas, trató de desviar la atención y explicó que no se la dirigió a los parados si no a los diputados socialistas. Nada edificante, en cualquier caso.

Márquez se mojó este viernes, y aunque incrédulo, no negó que la expresión estaba mal si se había dirigido a los parados. Sin más información que lo que pudo leer el viernes en los medios de comunicación, hizo esta reflexión.

“Me cuesta creerlo. Conozco personalmente a la diputada Fabra y me cuesta creer que esa expresión se vertiera a lo que parece que se intenta ligar. Desde luego si es así, descalifica esa expresión y a la persona en ese momento, no tengo ninguna excusa que verter en ese sentido, pero no conozco el tema más allá que lo que leído esta mañana en unos cuantos recortes de prensa. Habrá que ver si realmente fue así. Me cuesta creerlo por su larga trayectoria en el parlamento e implicada en muchos temas sociales en los que trabajó en la legislatura pasada”. Argumentó Márquez.

Recorte de diputados

Otro de los asuntos que preocupan a la ciudadanía y a los políticos locales estos días es si el recorte anunciado de conejales afectará en Ceuta. La respuesta con la Ley en la mano, parece ser que no, tal y como explicó el viernes el propio Márquez.

La Asamblea ceutí y su composición se rige por la Ley Orgánica del Estatuto de Autonomía y para cambiar esa composición, es decir, para reducir el número de escaños, actualmente en 25 (18 PP, 4 Caballas y 3 PSOE) habría que modificar nada menos que el Estatuto de Autonomía, labor en la que llevan los representantes políticos empeñados desde 2005 sin éxito.

Pero, Márquez no quiso negar esa posibilidad. Con la Ley en la mano “en principio no nos afectaría, pero también es cierto que no sólo van a ver reducidas las coorporaciones locales, muchas autonomías, en el ejercicio de sus competencias, han decidido también reducir el número de diputados que componen sus cámaras legislativas. Mi postura, que le avanzo como diputado del PP, es que debemos reflexionar en el momento en el que estamos, debemos reflexionar sobre la evolución de las Comunidades Autónomas y en el conjunto de las entes locales, para ver si la composición de nuestra asamblea es la que se ajusta a la realidad y a las exigencias del momento. Se debe hacer en el seno de la Asamblea, en el seno del Gobierno de la Ciudad, y que si la reflexión lleva a que la decisión sea acompasar la tendencia general a la reducción de representantes del pueblo en los órganos de su representación pues habrá que abordar la modificación de la Ley Orgánica, pero no parece que nos pueda afectar la normativa que el Gobierno va a imponer a las entes locales. Sí le avanzo que si la tendencia es la reducción de la representación política yo creo que deberíamos abordarlo sin tener temor a la modificación de la Ley Orgánica”, analizó.

Sin paga extra en Navidad

Márquez y todos sus compañeros tampoco tendrán paga extra. Algo que preocupa y mucho en la calle, ante el temor de que ‘la casta política’ fuese capaz de asfixiar al personal de la función pública sin extra en diciembre para sí cobrarla ellos.

“Yo creo que se nos caería la cara de vergüenza a todos si hiciéramos de los políticos una casta a parte. Afectará a todo el personal al servicio de las Administraciones Públicas, sean funcionarios, personal laboral, altos cargos, o lo que sean”, aclaró el diputado.

Y no se quedó ahí, para Márquez la medida está más que justificada. “Todos lo lamentamos mucho. El Estado va mal. El estado es la empresa de los funcionarios, cuando esa empresa va mal es también lógico que eso se resienta en cuanto a las retribuciones de sus trabajadores”, explicó.

Lea también:

- Márquez no niega su responsabilidad en el endeudamiento excesivo del país

- Márquez niega que haya “alternativa” a las medidas “dolorosas” aplicadas por Rajoy

Márquez justifica su aplauso a Rajoy por “solidaridad” y no disculpa a Fabra