CRISIS

Marruecos elimina la palabra ‘frontera’ de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla

Marruecos elimina la palabra ‘frontera’ de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla
frontera recurso
frontera recurso

Según adelanta Ignacio Cembrero en El Confidencial, Rabat, en un “ataque semántico”, ordena que las comisarias situadas a las puertas de ambas ciudades cambien de nombre para omitir que están entrando en España


Es otra vuelta de tuerca, otra más. Esta solo semántica, pero con un mensaje de fondo muy poco tranquilizador para Ceuta y Melilla.  Según adelanta Ignacio Cembrero en El Confidencial,  Abdellatif Hammouchi, el director de la Seguridad Nacional, remitió una nota a las comisarías de policía marroquíes instaladas en las fronteras terrestres de las ciudades autónomas para ordenarles suprimir la palabra 'frontera' de su denominación. 

Desde ahora, las comisarías se llamarán 'Bab Ceuta' y 'Bab Melilla' —'bab' significa 'puerta' en árabe—, pero omitiendo que están situadas en la divisoria con España. Es solo una cuestión de denominación, un “ataque semántico”, calibra Cembrero en su crónica, pero también una declaración de principios preocupante en el marco de la crisis diplomática que atraviesan España y Marruecos con la soberanía del Sáhara Occidental de telón de fondo y que tuvo su máxima expresión con la entrada de miles de ciudadanos marroquíes, mas de 15.000, durante las ya históricas jornadas del 17 y 18 de mayo.

“Rabat quiere recordar a Madrid que no reconoce esa frontera porque considera que esas ciudades son marroquíes aunque estén ‘ocupadas' por España. La medida no tendrá, por ahora, ningún efecto práctico. Ambas fronteras están cerradas desde hace más de 22 meses, en teoría solo por razones sanitarias”, interpreta el periodista con décadas de experiencia en la siempre compleja política marroquí.

Esta decisión, tenga o no efectos prácticos en el hipotético funcionamiento de los pasos fronterizos, sí aleja un poco más reapertura de fronteras. La prórroga del cierre de la frontera vigente —originalmente decretado por motivos sanitarios, aunque cada vez tenga menos que ver con la situación epidemiológica— expira el 31 de enero, pero es más que probable que se alargue. Según este medio, España ya planteó la posibilidad de reabrir puntualmente las fronteras exigiendo un certificado de vacunación, pero las autoridades marroquíes declinaron considerar esta opción.

Y si quedaba alguna duda de la intención política de Marruecos en el mantenimiento del cierre de los pasos de Ceuta y Melilla es que durante los últimos años ha permitido que los marroquíes residentes en Europa regresaran, eso sí, en barco desde Francia o Italia, dejando fuera los puertos andaluces, claves en la operación Paso del Estrecho.

La eliminación de la palabra “frontera” en el nombre de las comisarías es un gesto más de acoso a Ceuta y Melilla y llega justo después, señala Cembrero,  de la mano tendida que les ofreció la semana pasada el rey Felipe VI en un discurso muy probablemente inspirado por el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Pero la respuesta del jefe del Gobierno marroquí, Aziz Akhnouch, evidencio que Marruecos sigue enrocada: “Mientras España no modifique su postura sobre el Sáhara Occidental, no se normalizaría la relación bilateral”.

Marruecos elimina la palabra ‘frontera’ de los pasos fronterizos de Ceuta y Melilla