TARAJAL

Mateos augura una reapertura "gradual" de la frontera: "No va a poder entrar y salir todo el mundo"

Mateos augura una reapertura "gradual" de la frontera: "No va a poder entrar y salir todo el mundo"
Imagen de archivo.
Imagen de archivo.
La delegada del Gobierno espera cerrar este miércoles con su homóloga melillense un protocolo conjunto de aplicación en todos los pasos de las dos ciudades autónomas para remitírselo a Interior y cuenta con que cuando el Tarajal vuelva a estar operativo ya estén instaladas y funcionando las cabinas de reconocimiento facial de transeúntes.

La delegada del Gobierno en Ceuta, Salvadora Mateos, ha confirmado este lunes que la frontera del Tarajal, cuando se reabra, todavía sin fecha, "no volverá a ser lo que era" y no solo porque Marruecos piense profundizar en su supuesta estrategia de "asfixia" de la ciudad, sino porque incluirá cambios logísticos y normativos de calado también por la parte española "tanto para entrar como salir" de la ciudad autónoma.

Mateos ha augurado un restablecimiento del tránsito por el paso gradual, una reapertura con "desescalada" que en primer lugar solo dará posibilidad de cruce a los marroquíes atrapados tras el cierre de las fronteras del Reino alauita para contener la propagación del coronavirus. "No vamos a abrir para que todo el mundo pueda entrar y salir", ha advertido.

"Hemos aprovechado estos meses de cierre por la pandemia y las obras que se están ejecutando terminarán en unos días y se están fabricando las cabinas de reconocimiento facial que esperamos tener funcionando cuando se reabra el Tarajal", ha avanzado la delegada, que ya mantenido tres videconferencias con la Delegación en Melilla a la que seguirá una cuarta "y última" este miércoles para cerrar un protocolo de aplicación en ambas ciudades que se remitirá consensuado al Ministerio del Interior.

El plan 'Por un futuro más estable y más seguro para Ceuta' que impulsa el Gobierno de la Ciudad con los agentes sociales y la oposición para intentar aprobarlo por unanimidad en el Pleno a la vuelta de las vacaciones estivales apuesta por "estudiar una posible eliminación o revisión en profundidad de la actual excepción al Tratado de Schengen, lo que supondría que todos los marroquíes que pretendan acceder a Ceuta, incluidos los residentes en la provincia de Tetuán, precisen del preceptivo visado consular".

Dicha medida "reduciría la consiguiente presión migratoria y su impacto sobre determinados servicios y ámbitos (área de Menores, Sanidad, Educación, Puerto, …); mejoraría la eficacia en la contención de dicha inmigración; y haría que sean las autoridades españolas y no las marroquíes las que decidan quién entra en Ceuta".

Preguntada por si ve porvenir económico a la ciudad, la delegada ha sido optimista: "Tenemos ilusión y ganas por hacer cosas nuevas y estamos trabajando con los sindicatos, los empresarios y la Ciudad Autónoma desde la convicción de que se puede", ha señalado.

Mateos augura una reapertura "gradual" de la frontera: "No va a poder entrar y salir todo el mundo"