La ministra de Exteriores confirma que el Gobierno estudia reforzar el “anclaje” de Ceuta en la UE

La ministra de Exteriores confirma que el Gobierno estudia reforzar el “anclaje” de Ceuta en la UE
Arancha_González Laya
Arancha González Laya./archivo
González Laya ha evitado dar ninguna pista de cómo están las cosas con Marruecos, apelando a la "máxima discreción" y a no "hacer ni decir nada que pueda poner en cuestión nuestra voluntad" de volver a la normalidad

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, ha confirmado que el Gobierno de España “explora un anclaje de Ceuta y Melilla más firme en la Unión Europea. Evidentemente siendo parte de España están ancladas en la Unión Europea, pero tienen unas especificidades en lo relativo a Schengen y la Unión Aduanera que estamos revisitando a la luz del Plan de Recuperación que se está poniendo en marcha, que también cubre a Ceuta y Melilla. Algunas de las cuestiones que se están examinando es si ha lugar a cambiar o revisar el anclaje actual de las dos ciudades autónomas en la Unión Europea. Digo esto no porque se trate de que no estén en la Unión Europea, que lo están claramente, pero tienen unas especificidades que examinamos si ha lugar a cambiarse”, ha manifestado Laya durante una entrevista con Angels Barceló en la Cadena Ser este martes.

Además, ha dejado claro que cualquier modificación en esas cuestiones: Unión Aduanera o espacio Schengen, están supeditadas al consenso tanto en España como en Europa. “Cualquier cambio, evidentemente, necesitará de un consenso en nuestro país y de una discusión con nuestros socios comunitarios”, ha explicado González Laya.

La ministra ha aclarado también que el encuentro entre el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y el de Estados Unidos, Joe Biden, durante la cumbre de la OTAN celebrada este lunes en Bruselas no se limitó al paseo de 30 segundas del que ayer (lunes) circularon imágenes sino que sí tuvieron una charla, “encuentro”, informal dentro de la sala en la que los líderes de los estados OTAN esperaron durante media hora a que la cumbre arrancara.

Y en esa charla, Laya confirmó que Sánchez y Biden no hablaron específicamente de la crisis que mantiene España con Marruecos. Sánchez sí habría puesto en valor “los vínculos que nos unen en materia de seguridad y defensa, con la voluntad de profundizar el acuerdo que tenemos con Estados Unidos en esta cuestión”, en palabras de Laya. También hablaron sobre la situación en América Latina, de donde el presidente del Gobierno acababa de llegar y donde recientemente también estuvo la vicepresidenta del Gobierno de Estados Unidos, Kamala Harris. Además, Sánchez también habría subrayado la sintonía con Estados Unidos en determinadas políticas progresistas que está liderando el propio Biden como la imposición fiscal a las multinacionales o el mayor compromiso en luchar contra el cambio climático. Siempre dentro del contexto de “una primera toma de contacto” para poder “seguir profundizando en los próximos meses”.

Máxima discreción

Sobre la crisis con Marruecos, la ministra, Arancha González Laya, ha evitado dar ninguna pista de por dónde van las conversaciones para retomar la normalidad, escudándose en la necesidad de máxima discreción: “He procurado ser tremendamente discreta en lo que a Marruecos respecta porque creo que hay que crear un espacio en el que podamos reconducir nuestra relación y para hacerlo debemos hacerlo desde la discreción. En una situación de crisis, que España no ha buscado, no alimenta y no quiere que siga a futuro. Creemos que lo que estamos buscando es crear las condiciones a través de la discreción y voy a ser discreta”, ha manifestado en un primer momento para ante la insistencia de la periodista Barceló reafirmarse en la misma.

“Déjame que sea discreta porque no quiero en estos momentos decir ni hacer nada que pueda poner en cuestión nuestra voluntad de retomar esta relación y retomarla con nuestros interlocutores marroquíes, no a través de los medios”, se ha reiterado González Laya.

OPE y Pandemia

Lo que sí ha hecho González Laya es aclarar que la decisión de Marruecos de no permitir la Operación Paso del Estrecho (OPE) este verano desde puertos españoles no estaría tan motivada por la crisis actual como por la situación de la pandemia. Así ha apuntado que Marruecos ya hizo lo mismo el año pasado por la necesidad de realizar pruebas PCR en tránsito a los ciudadanos que regresaban al país. “Como lo hicieron el año pasado, y las autoridades marroquíes en aquel momento lo explicaron”, ha apostillado.

La ministra ha recordado que la situación actual no es de normalidad, como lo era antes de la pandemia. “No olvidemos que también Europa tiene cerradas sus fronteras con prácticamente la totalidad del planeta salvo una docena de países, y entre los países que tiene cerradas sus fronteras está también Marruecos, Túnez, Argelia, Egipto... y no lo hace porque quiera castigar a nadie, sino porque estamos retomando la normalidad en la movilidad prepandemia; y estamos todos, también Marruecos, dando pequeños pasos hacia la normalidad que buscamos, pero todavía no estamos ahí”.

Sáhara Occidental

Una de las expectativas que hay levantadas en la esfera internacional y que se habían levantado precisamente por esa charla que iba a mantener Sánchez con Biden es que la intervención de Estados Unidos en el conflicto con Marruecos pudiera terminar de desatascar la situación. De las palabras de la ministra de Exteriores es imposible deducir que el asunto del Sáhara Occidental estuviera en la conversación entre los dos mandatarios.

La ministra ha mostrado el máximo respeto a la posición de cada país sobre el Sáhara Occidental. La posición de Estados Unidos la cambió Trump cuando ya había perdido las elecciones en favor de Biden, reconociendo la soberanía de Marruecos sobre el territorio. Biden no ha revisado esa postura, aunque tampoco la ha reafirmado, manteniéndose en un cierto punto medio.

“Le competerá a Estados Unidos decidir cuál es su postura; y en eso, España ni entra ni sale”, ha echado balones fuera González Laya, desde el “máximo respeto” a la posición de cada país. Si bien:

“Lo que España siempre ha dicho y creo que es algo que Estados Unidos comparte, y que Alemania comparte y Francia y otros comparten, es que es importante que le demos un impulso a la negociación en el marco de las Naciones Unidas en lo relativo al Sáhara Occidental. Más allá de esto, que cada país defina su postura. No vamos a hacer injerencias en las posiciones de terceros países”, ha manifestado Laya.

La ministra de Exteriores confirma que el Gobierno estudia reforzar el “anclaje” de Ceuta en la UE