El nuevo "pequeño oasis" de Santa Catalina estará terminado la próxima primavera

El nuevo "pequeño oasis" de Santa Catalina estará terminado la próxima primavera
Pulse sobre la imagen para consultar el proyecto.

- Vivas calcula que los trabajos de acondicionamiento del Parque Urbano sobre el antiguo vertedero se demorarán "seis o siete meses"

- El presidente de la Ciudad da por bien invertidos los más de 10 millones que ha absorbido la clasura, sellado y rehabilitación de la vieja "montaña de basura"


Los ceutíes podrán empezar a disfrutar del nuevo Parque Periurbano de Santa Catalina durante la próxima primavera si se cumplen los plazos que maneja el Gobierno de Juan Vivas para acometer la fase final de restauración como un "pequeño oasis" de la vieja "montaña de basura" que hasta hace once años humeaba ante los barcos que entraban por la bocana del puerto.

El presidente, acompañado por su consejera de Fomento, Susana Román, entre otros cargos y técnicos, ha visitado este martes los alrededores del cementerio para inaugurar oficiosamente el curso político tras las vacaciones con su visto bueno a uno de los proyectos emblemáticos de lo que lleva de mandato.

No en vano, Vivas ha recordado ante los periodistas que en 2003 se empezó a meter dinero para la clausura, primero, el sellado, después, y la devolución para el disfrute de los ceutíes de un espacio que se encontró como "un auténtico atentado medioambiental".

Desde entonces hasta ahora, incluidos los 1,2 millones que se destinarán a la urbanización y reforestación con especies "autóctonas", se habrán invertido en esa parte del Hacho un total de "10,3 millones". Una cantidad bien invertida a juicio de Vivas, que calcula que darle la última pincelada exigirá todavía "6 ó 7 meses" de trabajo.

Cuando hayan concluido los ciudadanos encontrarán en Santa Catalina una red de senderos para la práctica del deporte o el paseo más relajado, para leer, para descansar, para contemplar el Estrecho y hasta para organización eventos públicos. Un recorrido posible total de 2,5 kilómetros de longitud coronado por una pasarela de madera laminada cuya iluminación constituirá "un récord de España".

Para el futuro quedará la puesta en valor de la batería de Santa Catalina, entre otros elementos, o la posibilidad de darle un uso a la Sirena de Punta Almina, que desde que fue rehabilitada duermen el sueño de los justos a pocos cientos de metros.

"Hoy es un día para la satisfacción porque estamos en el último eslabón de una cadena de actuaciones larga, costosa y necesaria que permitirá recuperar esta parte del Monte Hacho para el disfrute de los ciudadanos sobre uno de los paisajes más atractivos del Mediterráneo", ha resumido sin dejar de reseñar que parte del objetivo debe mucho a los fondos europeos recibidos de las instituciones comunitarias.

 

El nuevo "pequeño oasis" de Santa Catalina estará terminado la próxima primavera