ORDENANZA DEL IPSI

El Pleno aprueba el Registro de Importadores y competir fiscalmente con Gibraltar y Marruecos por los yates

El Pleno aprueba el Registro de Importadores y competir fiscalmente con Gibraltar y Marruecos por los yates
Imagen del puerto deportivo.
Imagen del puerto deportivo.  

El Pleno de la Asamblea ha aprobado este lunes provisionalmente por unanimidad una modificación del artículo 91 de la Ordenanza Fiscal del Impuesto sobre la Producción, los Servicios y la Importación (IPSI) para crear un Registro de Importadores como nuevo “instrumento electrónico de gestión del tributo” que facilitará la gestión de los despachos de aduanas a quienes jueguen limpio con la Administración y multiplicará las complicaciones para operar a quienes no lo hagan como una forma de combatir el "fraude".

Según ha explicado la consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, la entrada en el Registro se limitará a quienes “realicen importaciones en régimen comercial” a Ceuta que “estén dados de alta en el Impuesto de Actividades Económicas” y que “dispongan de establecimiento abierto al público en nuestra ciudad”. Entrarán “automáticamente”, una vez se cree, “los importadores que, además de cumplir las condiciones estipuladas, no tengan deuda pendiente en firme con la Ciudad, la Agencia Estatal de Administración Tributaria y la Seguridad Social”.

Una vez dentro, la permanencia en el Registro exigirá que no recaiga resolución firme “de la que se infiera la ocultación de hechos o a infravaloración de las bases imponibles por un importe igual o superior al 15% del valor declarado” de acuerdo con la Ley reguladora del IPSI”.

Las personas físicas y jurídicas que formen parte del Registro podrán “autoliquidar” el tributo y hacerlo de forma “diferida”. Es decir, podrán acogerse al plazo de “sesenta días naturales desde la introducción de las mercancías hasta la autoliquidación e ingreso del Impuesto” que ya contemplaba la Ordenanza Fiscal vigente, que exige que el agente de aduanas interviniente se comprometa al depósito de las mercancías importadas en sus almacenes o dependencias hasta tanto se efectúe el pago o que la deuda tributaria resultante de la importación sea debidamente garantizada mediante aval bancario.

El Pleno también ha acordado, en este caso con los únicos votos a favor del PP, dejar en el 0,5% el IPSI que grava la importación, producción y elaboración de embarcaciones con seis o más metros de eslora (hasta ahora el mínimo eran 20 metros) y reducir el gravamen sobre el gasóleo de automoción A para uso general, que tributará “al 50% de la tarifa vigente en el Impuesto Especial sobre Hidrocarburos” en términos generales y “al 10% cuando se trate de producto destinado a yates o embarcaciones de recreo o deporte”. Así, el puerto deportivo local se situarán en una posición "muy competitiva" con el de Gibraltar y los de Marruecos.

El PSOE ha discrepado de la posibilidad de rebajar los impuestos a quienes tienen dinero para gastarse "un millón de euros" en embarcaciones deportivas porque "esto no va a beneficiar a la economía de la Ciudad sino a individuos concretos" que no serán además los aficionados al mar más modestos que compren pateras de pequeño tamaño para divertirse. Caballas también ha criticado las rebajas propuestas para el sector náutico por "alocadas", "precipitadas" y no respaldadas por informes serios que acrediten sus posibles efectos.

La portavoz del MDyC ha recelado igualmente de la reducción de tarifas impositivas para los yates cuando el puerto deportivo está "saturado" desde hace años y ha pedido a la secretaria general un pronunciamiento sobre la posibilidad de que el diputado del PP José Manuel Ávila Rivera, ligado a Mahersa, pudiese votar la propuesta, sobre la que Vivas le ha instado a abstenerse por "prudencia", con lo que ha prosperado solo con el respaldo del PP y Ciudadanos (Cs).

Javier Varga, cuya formación presentará alegaciones para perfeccionar los cambios, ha coincidido en echar en falta una memoria económica "que cuantifique los resultados esperados de estas medidas" pero ha aplaudido que la Ciudad se ponga manos a la obra para "dinamizar" el sector náutico, que a su juicio no tiene el peso que debiera en la estructura económica local, e incluso ha abogado por desregular todavía más la rebaja fiscal para animar la importación de ese tipo de embarcaciones de recreo y sus visitas a la hora de repostar.

El Pleno aprueba el Registro de Importadores y competir fiscalmente con Gibraltar y Marruecos por los yates