PLENO

Aprobado un plan contra el vandalismo en un debate enfangado por las provocaciones de Verdejo

Aprobado un plan contra el vandalismo en un debate enfangado por las provocaciones de Verdejo
Carlos Verdejo
Carlos Verdejo
"¿Qué quiere usted que tenga que expulsarlo? Quiere la primera página de los medios. Es un provocador. No le voy a dar la portada que busca", ha espetado el presidente Vivas al borde la suspensión de la sesión plenaria

El Pleno de la Asamblea ha aprobado desarrollar un plan contra el vandalismo a iniciativa de MDyC con los votos de PP y PSOE y el voto en contra, por motivos muy diferentes, de Ceuta Ya! y Vox. Pero, aunque el punto del orden del día giraba en torno a la necesidad de crear una Policía de Barrio y sobre la urgencia de buscar una solución al problema de la quema de coches y contenedores y el goteo de actos vandálicos, el debate terminó enfangado por las provocaciones del portavoz de Vox, Carlos Verdejo, que cargó a diestro y siniestro, insultando e interrumpiendo al resto de diputados hasta la desesperación

Tras la enésima interrupción, la sesión terminó estallando. “¿Qué quiere usted que tenga que expulsarlo? Quiere la primera página de los medios. Es un provocador. No  le voy a dar la portada que busca, se está retratando hoy y todos los días. Le pido que respete a esta institución,  que respete a Ceuta”, rogó expresidente de la Ciudad y de la Asamblea, Juan Vivas, tratando de evitar lo que a buen seguro buscaba la formación ultra, una nueva suspensión del Pleno.

El presidente trataba así de poner freno a la avalancha de insultos, desprecios y provocaciones del portavoz de Vox, Carlos Verdejo, que llegó a calificar de “estafador” a Vivas o a la diputada de MDyC, Fatima Hamed, de “fracaso del sistema escolar”, con comentarios como “podríamos hablar de su vestimenta pero no merece la pena”. “Por qué Ceuta tiene este problema y Segovia no?”, se preguntaba el ultraderechista, que considera que la delincuencia es fruto de la “normalización de la inmigración, de las construcciones ilegales, de que entraran cada por esa frontera más de 10.000 personas cada sin control… Por eso eso Ceuta tiene una diputada con esas características”, espetó en alusión a Hamed. “No sea cobarde, diga lo que siente, cuando dice que Ceuta no es Segovia, ¿a qué se refiere? ¿A que en Segovia no hay moros, sea valiente, dígalo”, retaba el portavoz de Ceuta Ya!, Mohamed Mustafa.

Un discurso que terminó de encender a la diputada aludida, Fatima Hamed, que lamentó que tiene que ser duro vivir en semejante estado de enfado y frustración en el que parece vivir Verdejo. “¿Frustrado? ¿Porqué? Soy muy español, hablo el idioma, mi cultura corresponde a mi país, si viviera como un marroquí en España, como es su caso, sí estaría frustrado”, rebatió Verdejo, lamentando, paradójicamente, que se le insulte llamándole islamófobo, machista y homófobo. 

El portavoz del PP, Carlos Rontomé, fue el encargado de explicar a Verdejo por que se le considera machista, homófobo e islamófobo. “Por sus hechos los conoceréis”, ironizó Rontomé recordando una cita bíblica, “el odio a los musulmanes lo ha demostrado repetidas veces en hechos concretos, buscando eliminar subvenciones donde haya un musulmán, son homófobos porque se han mofado en este pleno de personas por su condición sexual, haciendo chanza con nombres y apellidos, y son unos machistas porque aquí usted se levantó en un minuto de silencio y se fue y cuando terminó volvió, usted demuestra una verdadera sociopatía, no tienen empatía, una persona ha muerto, ha sido asesinada, por un mínimo de respeto uno hace el minuto de silencio, pero por encima de eso está su fanatismo”.

Por su parte, el portavoz de Ceuta Ya!, Mohamed Mustafa, votó en contra de la medida por coherencia, “aunque nos cueste votos” , recordando que desigualdad y altos índices de delincuencia están estrechamente ligadas y no se puede abordar sin tener en cuenta los altos índices de fracaso escolar, pobreza y desempleo juvenil en una ciudad sin oportunidades ni alternativas de ocio.  Por contra, el portavoz localista “apuesta por políticas de desarrollo social, cultural, económico y sobre todo urbanístico, residan quienes residan en esa zona, tenemos que ser capaces de disputarle el marco los nazis de nuevo cuño, la seguridad se logra con mayor igualdad, oportunidades, salarios dignos, con una educación publica que no deje a nadie atrasa y con una inversión publica equilibrada y un desarrollo urbanista equilibrado. Sería muy fácil y cómodo subirse a la ola, aunque perdamos votos no podemos hacer eso”.

¿Y el plan contra el vandalismo”. La propuesta se aprobó, sí, pero poco se puede desarrollar sobre ella, enterrada en el jaleo del debate. El Gobierno, que secundó la iniciativa al igual que el PSIE, recordó que la unida de proximidad ya existe desde 2014 y que la colaboración con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado es constante y bien engrasada. Así y todo, la propuesta salió adelante aunque sin forma ni contenidos concretos. 

Aprobado un plan contra el vandalismo en un debate enfangado por las provocaciones de Verdejo