OTRO AÑO SIN RAMADÁN

PP y Vox aprueban el calendario laboral con el compromiso de buscar nueva fecha para el Día de Ceuta

PP y Vox aprueban el calendario laboral con el compromiso de buscar nueva fecha para el Día de Ceuta
Kissyu Chandiramani, consejera de Hacienda, con Carlos Verdejo (Vox) en primer plano
Kissyu Chandiramani, consejera de Hacienda, con Carlos Verdejo (Vox) en primer plano  

Los votos del PP y Vox fueron suficientes para sacar adelante la aprobación del calendario laboral, sin incluir el final de Ramadán como Día festivo, como reclamaban PSOE, MDyC y Caballas, y con el compromiso de reactivar la comisión tuteladla por el Instituto de Estudios Ceutíes (IEC) para buscar una nueva fecha para el Día de Ceuta que represente a todos los ceutíes.

Un debate muy esperado que se han perdido en parte los ciudadanos debido los constante problemas con la emisión en streaming de RTVCE, único modo de seguir la sesión plenaria al estar restringida la entrada al salón de plenos por motivos sanitarios por la pandemia de convida 19.

La propuesta de calendario laboral para 2021 planteada por el Gobierno del PP con el apoyo de Vox tenía, como en años anteriores, dos puntos de fricción: la inclusión del final de la celebración del Ramadán y la necesidad de replantearse la fecha en que se celebra el Día de Ceuta, un festivo con escaso arraigo entre los ceutíes y son apenas celebración más allá de los actos institucionales. 

Desde el Gobierno se aceptó volver a abrir el debate sobre la posibilidad de reubicar el Día de Ceuta en otra fecha diferente, buscando una efeméride que una a todos los ceutíes y nos celebrar el día que Pedro de Meneses asumió el cargo de gobernador y comenzó la etapa portuguesa. Desde MDyC y Caballas abogan por una fecha, el 20 de febrero, en la que los ceutíes votaron para ser españoles y no celebrar la invasión portuguesa que empezó por exterminar a la población árabe que vivía ya en ceuta. “Parece que la historia empieza en la Edad Media”, ironizaba Alí.  Una reflexión que el Pleno de la Asamblea ya abordó en 2017 con el compromiso de crear una comisión de trabajo con el Instituto de Estudio Ceutíes pero que nunca llegó a activarse. Ahora, Chandiramani aceptaba la posibilidad de resucitar la iniciativa de la comisión de trabajo, liderada por el IEC y con la presencia de los grupos políticos con representación asamblearia. Solo el líder de Vox, Juan Sergio Redondo, se pronunció a favor de mantener el 2 de septiembre como Día de Ceuta, celebrando que “salimos del medievo y nos adentramos en la modernizad”. Para el portavoz ultraderechista “ese hito define la historia de la ciudad de Ceuta y es importante que ese día sea feriad”.

En cambio, el otro de los puntos de fricción, la inclusión del Ramadán en el calendario de festivos laborales, cayó un año más en saco roto. La consejera de Hacienda, Kissy Chandiramani, responsable del calendario, rechazó las críticas de la oposición por su falta de sensibilidad con la multiculturalidad y aseguró que la razón de no utilizar los festivos que caen en domingo es que “puede ser contraproducente, el día que no tengamos dos domingos vamos atener un problema”. “Si hubiera más de 14 días incluiríamos todas las festividades”, se excusaba. Argumento que rechazó la oposición.

“No se escude en el argumento de los domingos, se espera más nivel y sé que lo tiene. Estamos hablando del calendario de 2021. Hay un domingo y no se va utilizar para recoger la realidad social porque no quieren y esto es lo que queda. Ya veremos lo que ocurre en años venideros”, rebatía la portavoz de M¡DyC, Fatima Hamed. “Con los domingos llevamos discutiendo dos legislaturas y todos los años hay festividades que caen en domingo y han dicho que no”, recordaba Mohamed Alí, portavoz de Caballas.

Para el PSOE el problema está en la “cerrazón del PP”. “Cada vez menos ceutíes entienden este planteamiento. Sus argumentos cada vez se desvanecen más cuando aumenta el porcentaje que reivindica que se recoja esta festividad”, argumentaba Manuel Hernández, líder de los socialistas ceutíes, que considera que esta “cerrazón”  “influye en reflejar ese modelo de convivencia”. “Su Gobierno ha golpeado a la convivencia”, acusaba Hernández, recordando la contradicción de que el final del ramadán esté incluido en el calendario escolar pero no en el laboral.  “La ciudad queda paralizada, las actividades comunes se ven mermadas y hay que atender a esa lógica”, recordaba Hernández. Idea en la que abundaron también MDyC y Caballas, que recordaron que ese día es ya festivo de facto. “Quien niegue ese impacto vive en otro planeta o simplemente está enfermo”, barajaba Mohamed Alí.

Un debate en el que Vox se puso de nuevo de perfil, limitándose a reivindicar la inclusión de la festividad de San Daniel en el calendario laboral al tratarse del patrón de Ceuta.

PP y Vox aprueban el calendario laboral con el compromiso de buscar nueva fecha para el Día de Ceuta