DENUNCIA

Redondo niega la acusación de injurias pese a que el comunicado que provoca la denuncia tenía el membrete de Vox 

Redondo niega la acusación de injurias pese a que el comunicado que provoca la denuncia tenía el membrete de Vox 
Juan Sergio Redondo
Juan Sergio Redondo
Juan Sergio Redondo no ha querido dar su versión ni ante el Juzgado ni ante los medios de comunicación. Ante los medios ha explicado que “no hace declaraciones sobre asuntos judiciales” y ante el juez ha alegado “motivos personales” para no responder a las acusaciones.

El presidente de Vox Ceuta, Juan Sergio Redondo, ha vuelto a desfilar este lunes ante los Juzgados de Ceuta, donde en esta legislatura ha hablado ya más que en sesión plenaria, para responder en esta ocasión a una acusación de injurias y calumnias a quien fuera miembro y asesor de la formación de ultraderecha. Redondo ha rehusado dar su versión, tanto ante el juez como ante los medios de comunicación que lo esperaban a la puerta del palacio de Justicia.  Ante los medios ha explicado que “no hace declaraciones sobre asuntos judiciales” y ante el juez ha alegado “motivos personales” para no responder a las acusaciones.

Quien sí ha hablado ha sido el abogado de la parte demandante, quien fuera además uno de los miembros fundadores de Vox en Ceuta, Carlos Alonso Hiecke, partido que abandonó poco después de su creación. “Los hechos son los que ya conocen, acusaba a un antiguo miembro de la gestora de pertenencia a organización criminal y para eso esta la fase de instrucción para dilucidar qué se hizo y cómo, Redondo niega que él lo haya hecho pero al fin y al cabo el membrete del partido está en el comunicado”, explicaba el letrado. “Una cosa es la actividad política y otra es acusar, creo firmemente que no hay nadie por encima de la Ley y el que la haga que la pague”.

Hiecke admite que la actitud de Redondo es de quien cree que las acusaciones y los insultos salen gratis. “Alegar que hay una campaña de acoso contra su persona son acusaciones muy fuetes, no es normal que un representante político o un partido político en sí haga esas acusaciones, mi cliente está defendiendo sus intereses”.

El abogado defensor ha querido además restar importancia a su paso por Vox, en cuya fundación colaboró mano a mano con Redondo, pero cuyas filas abandonó poco después. “Estuve solo un mes, con eso te lo digo todo”, zanjó Hiecke. “Vi que no era mi camino, mi forma de contribuir a la sociedad es otra y no me interesó. Simplemente me fui, mi esposa también estaba pero era perder el tiempo”.En cierto modo el tiempo terminó dándole la razón y los caminos del abogado y el político se han vuelto a cruzar, pero en los tribunales. “Ese tipo de personas me dan igual a mi me interesan los clientes”.

Este caso, aun en fase de instrucción, es el reverso de otro ya desestimado el pasado mes de dictaba ha dictado un auto en el que con una importante contundencia desestimaba todos los cargos que VOX imputó a dos de sus ex militantes, Juan Manuel Aguiar Moreno y José David Hernández Yuste, y a la editora de un diario digital, Paloma Fernández Coleto, por la publicación primero en enero de este mismo año de los mensajes de un chat de la formación (que provocaron la mayor manifestación de los últimos años en la ciudad) y también de los audios que posteriormente fueron apareciendo este verano. 

El partido imputaba a los tres delitos de coacciones, odio, calumnias, injurias, extorsión y asociación ilícita. Todos ellos han sido desestimados por el Juzgado que no aprecio delito alguno en un auto contundente en el que no escatima ni referencias a la jurisprudencia (algunas de ellas apuntan a que la denuncia formulada por los mismos mensajes por el MDyC contra la formación también caerá en saco roto) ni críticas a la formación o a la tendencia a resolver asuntos políticos en los juzgados de la clase política en general.

Juan Sergio Redondo y y. Francisco José Ruiz, presidente y diputado de Vox Ceuta respectivamente, entran en los Juzgados

Redondo niega la acusación de injurias pese a que el comunicado que provoca la denuncia tenía el membrete de Vox