Vivas se identifica con los ajustes de Rajoy a pesar de reconocer el desgaste que conlleva


Vivas se identifica con los ajustes de Rajoy a pesar de reconocer el desgaste que conlleva

- El presidente asegura que no hay tensiones en la tesorería de la Ciudad y que están garantizados los compromisos a medio y largo plazo

- Reconoce agotada la capacidad de generación de empleo de la administración y tilda los Planes de Empleo de medida "paliativa".

- La cuantía de las inversiones dependerá en exclusiva del ahorro y el preidente ha vaticinado que no alcanzará la de ejercicios anteriores

Una de las palabras y conceptos políticos que más acostumbra a utilizar Vivas en sus explicaciones públicas es el de la lealtad. Una lealtad que sirve lo mismo para el partido que para las instituciones. Este lunes tras la celebración del Comité Ejecutivo Regional del PP, tocaba la del partido. El presidente de los populares ceutíes no ha dejado pasar la ocasión para mostrar esa lealtad a las siglas identificándose punto por punto con las medidas de ajuste que ha venido poniendo en marcha el Gobierno de Rajoy y que tanto malestar están causando en la ciudadanía, como el propio dirigente ceutí ha reconocido. No es la primera vez.

En los últimos meses han sido varias las ocasiones en las que Vivas ha bajado al barro para hacer política desde el partido y lanzar mensajes de apoyo y adhesión a la política económica de Rajoy. Un gesto leal, que algunos interpretan en clave de recobrar el crédito interno del partido en el ámbito nacional después del voto a favor en la Conferencia Sectorial de Política Económica del año 2009, cuando Márquez votó a favor del Gobierno del PSOE y no respetó el voto en bloque del PP.

Sea por eso o no. Vivas este lunes, escoltado por la secretaria general, Yolanda Bel, y por el responsable de comunicación, Emilio Carreira, ha reafirmado punto por punto su adhesión a los famosos ajustes y le ha concedido al Gobierno el crédito sin interés que le niegan las entidades financieras y la oposición socialista, contra la que también ha cargado.

La reforma del Sistema Financiero emprendida por Rajoy y los suyos la ha calificado Vivas como “audaz” y “absolutamente necesaria para normalizar el acceso al crédito”. Y es en este aspecto en uno de los que más ha insistido y que le ha a servido para atizar al PSOE.

Y es que Vivas ha recalcado la necesidad de ajustar las cuentas públicas ante la imposible ecuación de endeudamiento que soportan. El presidente popular ha recordado que la situación es insostenible y hace falta enmendarla y ha citado el 80 por ciento del Producto Interior Bruto Nacional de deuda que alcanzan las administraciones en su conjunto y la imposibilidad de sostener en el tiempo ejercicios con 90.000 millones de euros más de gastos que de ingresos.

Cifras con las que justifica las reformas. “Legitimamos la política del Gobierno de la nación porque estamos convencidos que los ajustes son necesarios. No hay atajos para salir del túnel. Los sacrificios que se imponen son necesarios”, ha afirmado Vivas.

Que ha defendido que “cuando se toman esas medidas se hacen pensando en esos millones de españoles y jóvenes que quieren trabajar y no pueden. Estamos en política para gobernar y hacer lo que se debe hacer, aun cuando lo que se debe hacer genere desgaste”, ha reconocido Vivas.

“En el PP comprendemos el malestar de los que sufren directamente las consecuencias de los ajustes, en los parados y los jóvenes, por eso trabajamos de forma decidida para que cambie la situación. Lo que no entendemos ni comprendemos es la actitud del PSOE y su comportamiento. No entendemos cómo se puede seguir defendiendo la política del anterior Gobierno: El déficit a cualquier precio. Estamos convencidos que si se hubieran hecho lo que se debía la crisis no sería como es hoy y las medidas no tendrían la profundidad que tienen. La política del PSOE es inconveniente e insostenible”, ha atacado al PSOE Vivas.

Y para cerrar la defensa de Rajoy un toque de atención: “Ningún otro Gobierno abordó en tan poco tiempo tantas reformas y de tanto calado”.

Cuentas locales saneadas

Y de la lectura en clave nacional de la crisis, Vivas ha saltado a Ceuta para más o menos lanzar el mismo mensaje y defender las medidas emprendidas de “racionalización y eficiencia del gasto público y la estabilidad financiera y presupuestaria”. “Medidas dolorosas” que Vivas está convencido que son “absolutamente imprescindibles” y cuyos resultados, cree, le “dan la razón”.

Y es que, Vivas ha redundado en el discurso de Martínez del pasado viernes. “La Ciudad no tiene tensiones de tesorería”, ha afirmado rotundo Vivas, atribuyendo ese buen estado de las cuentas públicas locales a las medidas de ahorro emprendidas.

“La Ciudad Autónoma tiene cubiertos a medio y largo plazo sus obligaciones con el pago de las nóminas de los empleados, con la Seguridad Social, con Hacienda, con los proveedores y con las entidades financieras”, ha anunciado Vivas.

Además ha adelantado, sin concretar, un “ambicioso Plan” para reducir la deuda financiera. Y como siempre, el presidente popular, ha acompañado los sacrificios con la promesa de no renunciar a los objetivos básicos del programa de los populares: el mantenimiento de la calidad en los servicios públicos, la cohesión social y las inversiones.

Dentro de esa cohesión social ha citado la entrega de material escolar a familias necesitadas anunciada por Deu la pasada semana. En el ámbito de los servicios públicos, ha hilvanado un discurso optimista y ha fijado como objetivo el lograr “una administración fortalecida tras la salida de la crisis. Más cercana, más transparente y eficaz con unos servicios profesionales”.

En las inversiones, ha reiterado la línea maestra de su discurso político en los últimos meses. “No vamos a recurrir al crédito y saldrán del ahorro”, lo que supone renunciar a mantener el nivel inversor de los últimos años, si bien se seguirá actuando en las barriadas, en el patrimonio histórico y cultural, en la rehabilitación de viviendas y en la mejora de infraestructuras y equipamientos. Ha prometido la mejora de la zona de la Almadraba y de la plaza Nicaragua. “Este es el camino, la crisis nos obliga a hacer de la necesidad virtud”, ha zanjado Vivas.

Empleo

Vivas no ha dejado de lado el empleo, del que como siempre, ha asegurado ser “el principal problema de los ceutíes y la principal preocupación del Gobierno”. Como novedad, Vivas ha apelado a la necesidad de estimular el tejido productivo local para paliar el paro. “No es fácil, llevamos 30 años intentándolo sin éxito”, ha reconocido.

Algo poco habitual, Vivas ha reconocido que “los Planes de Empleo son paliativos y no están en la solución” sumándose al discurso que desde hace años defienden los sindicatos. Para terminar de entregar la solución del paro al tejido económico privado Vivas ha afirmado con rotundidad que “la capacidad de generar empleo en el sector público está agotada o casi”.

Para estimular ese tejido productivo local, Vivas ha defendido la utilidad del Plan Estratégico aprobado por consenso en la Asamblea. Y casi en términos nacionalistas ha apostado por la necesidad de que todos los ceutíes "tomen conciencia" de la importancia de “consumir, invertir y generar empleo en Ceuta”, como una herramienta más para salir del pozo.

Rescate

Preguntado por el más que hipotético rescate que solicitará Rajoy a la Unión Europea y de cómo podrá afectar el mismo en la ciudad, Vivas no ha concretado ningún aspecto y se ha limitado a expresar de nuevo su fe en el Gobierno de Rajoy y en sus decisiones. “El Gobierno de la nación tomará las decisiones que sean mejor para España”. Y ha insistido de nuevo en la importancia de ajustar las cuentas públicas como paso previo para volver a tener una financiación a un coste razonable. “Financiarse al 6 por ciento es inviable. Ese dinero que se va en intereses no puede usarse para estimular el crecimiento, para la formación o para las políticas sociales”, ha explicado, y para que el interés baje, Vivas cree que lo prioritario es cumplir con los objetivos de déficit y recortar la deuda pública.

Vivas se identifica con los ajustes de Rajoy a pesar de reconocer el desgaste que conlleva