PLENO EXTRAORDINARIO

Vox intenta llevar a Vivas al límite saltándose los tiempos del debate parlamentario sobre el Presupuesto

Vox intenta llevar a Vivas al límite saltándose los tiempos del debate parlamentario sobre el Presupuesto
Caros Verdejo durante su intervención
Verdejo, durante un Pleno.
Verdejo se niega a limitar su intervención a los tiempos estipulados para cada Grupo, que en su caso ha utilizado para censurar el "consenso promarroquinizador" que ve a su alrededor en la Asamblea y en las cuentas de la Ciudad.

El portavoz de Vox en la Asamblea, Carlos Verdejo, se ha saltado a la torera este jueves el tiempo asignado a cada Grupo Parlamentario (diez minutos) para pronunciarse sobre el expediente de modificación del Presupuesto de la Ciudad que ha sometido a debate el Ejecutivo y, tras ser advertido hasta en tres ocasiones de ello por el presidente de la Asamblea, se ha empeñado en seguir hablando en un evidente intento de obligar a Vivas a cortarle para tensar la cuerda parlamentaria todo lo posible y presentarse como víctima de lo que llama "consenso progre" o "marroquinizador", esta vez en realidad del Reglamento institucional.

Verdejo ha aprovechado el inicio de su turno en el uso de la palabra para "aceptar" la dimisión de Vivas. "Si cree que debe irse, hágalo, pero no amague para dar pena y que una corte de pelotas salga a decirle que no", ha reprochado al presidente que el lunes se mostrase dispuesto a irse si concluye que él es el obstáculo para que los Plenos no se incendien cada mes por los improperios de la ultraderecha al resto de la Corporación, a la que tacha de traidora a España.

También ha lamentado que el PSOE no "disimule" su "matrimonio" con el PP y ha insistido en tachar de "promarroquíes" al MDyC y Caballas. "Aguantamos que nos tachen de racistas y fascistas, de niñatos y cortitos, sin que se suspendan los Plenos; soportamos el consenso contra Vox, pero la cacicada se hace por una valoración política", se ha referido a sus invectivas habituales que cuestionan la españolidad de parte de la Asamblea y de la sociedad ceutí.

"Cambian unos millones de aquí para ponerlos allí y utilizan dinero que debería ir a PYMES para dedicarlo a inmigración, a chiringuitos y redes clientelares, a seguir aumentando los fondos que van a quienes les hacen favores", ha reprochado el representante de Vox a la consejera, que ha tachado de "marroquinizador" el 'Fondo COVID'.

"Dentro de esas otras emergencias supuestamente ligadas a la invasión de mediados de mayo que dicen querer atender utilizan 3,5 millones del Gobierno central y 1,6 de todos los ceutíes para una crisis que fue culpa de Pedro Sánchez, de la delegada y de usted que se quedó en el despacho esperando una ayuda milagrosa junto a su pareja política, Manuel Hernández", ha afeado a Vivas.

Según Verdejo, que hasta ahora siempre había sido escrupulosamente respetuoso con las llamadas al orden por cuestiones formales como el tiempo de intervención, los primeros, los procedentes del Estado, "no queda otro remedio que dedicarlos a la inmigración", pero se podrían invertir "en más vallas, más vigilantes de seguridad y más control para que los MENA no estén en la calle".

"Aquí con el consenso marroquinizador se van a aprobar partidas sin explicación para teleasistencia, para agua, funcionamiento de mercados, el Parque Marítimo, Servicios Turísticos... Las mencionan pero no las explican, serán para multiculturalidad, talleres de micromachismos, ideología de género, todo eso que tanto les gusta", ha criticado.

Igualmente ha cuestionado que se destinen más de 66.000 euros "a la UGT del señor Gutiérrez y a las CCOO de Ali mientras dan de baja créditos de Procesa o de digitalización y le suman 50.000 a Digmun, una entidad marroquinizadora". "Lo que debería haberse eliminado es el sesgo promarroquí de este Gobierno que también está en sus Presupuestos", ha terminado después de retar al presidente a quitarle la palabra o expulsarle, como prevé el Reglamento para los diputados que se niegan a atenerse al orden o las cuestiones a tratar en el Pleno.

Vox intenta llevar a Vivas al límite saltándose los tiempos del debate parlamentario sobre el Presupuesto