A PLENO

VOX quiere garantizar la neutralidad de RTVCE y evitar que esté al servicio del Gobierno

VOX quiere garantizar la neutralidad de RTVCE y evitar que esté al servicio del Gobierno
rtvce
Los medios de nuevo en el núcleo de la acción política de VOX./archivo
La formación incidirá también en el gasto en publicidad institucional, aunque de momento no ha aportado ejemplos que atestigüen la falta de neutralidad o pluralidad de la tele pública

VOX Ceuta planteará en el próximo Pleno de la Asamblea una propuesta para que el Gobierno tome medidas en la televisión pública a fin de “avanzar en la transparencia, el pluralismo y la neutralidad informativa de RTVCE. El objetivo es que se evite que la televisión pública se convierta en una herramienta al servicio de los partidos que ostenten el Gobierno”, ha explicado la formación a través de un comunicado a los medios.

La propuesta la plantea un partido que sigue manteniendo vetos a medios de comunicación, que no ha dudado -también en Ceuta- en prohibir la entrada a periodistas a sus actos electorales (algo que le ha costado una condena del Supremo) y que promete un pleno sí y otro también acabar con cabeceras privadas de los medios y carga no sólo contra las manchetas sino contra periodistas de forma directa. 

Aún así, a pesar de esa actitud manifiestamente hostil hacia las cabeceras informativas locales, VOX presentará ante la Asamblea una iniciativa que considera que “si realmente se pretende mantener un medio público que preste un servicio de calidad, es necesario desterrar cualquier viso de partidismo y convertir la televisión de todos los ceutíes en neutral”. Además la iniciativa incide también en optimizar recursos, reducir costes y aplicar las nuevas tecnologías.

La propuesta de VOX tiene una segunda parte que ya no atañe a la televisión pública y que pide al Ejecutivo que detalle de forma pública cuáles han sido las campañas y actuaciones informativas que se realizan a cargo de los fondos públicos, así como en qué medio o formato se han realizado. Algo que en realidad ya es público, dado que la práctica totalidad del gasto en comunicación y campañas del Gobierno aparece en la Plataforma de Contratación del Estado (salvo AMGEVICESA) y a su vez de forma global en los Presupuestos Generales de la Ciudad y el propio partido airea casi en cada Pleno e intervención ante los medios, aunque a veces exagera las cifras.

El propio VOX afirma en el comunicado con el que ha dado a conocer su propuesta que “el partido viene siendo muy crítico con el dinero que gasta el Gobierno de Vivas en medios de comunicación. Por ello, pide que se informe a la ciudadanía de la cuantía que la Ciudad Autónoma destina a publicidad institucional, ofreciendo esta información de forma accesible”.

VOX reclama que “las campañas de publicidad institucional atiendan siempre a criterios de racionalidad y eficiencia en el gasto público, garantizándose su utilidad y servicio público, así como su neutralidad política. En ningún caso pueden ser una herramienta de publicidad de la acción del propio Gobierno”, recoge en su comunicado. 

El partido no incluye en su comunicado -aunque tal vez lo haya guardado para el Pleno- ningún ejemplo de nada de lo que implícitamente se deduce en su propuesta que sucede: ni de la falta de neutralidad y pluralidad de la televisión pública ni del uso del Ejecutivo de la publicidad institucional con fines de autobombo a su gestión. Lo que sí hay en la hemeroteca es precisamente una censura por parte del medio público el tiempo que estuvo gerenciado por la persona que propuso VOX cuando apoyó al Gobierno, 2020. En verano de ese año, RTVCE llegó a eliminar un vídeo de los diputados no adscritos que ya había publicado previamente.

El partido de Redondo y Verdejo viene manteniendo una relación cuanto menos tensa con los medios y también oscilante en algunos casos. Así, cabe recordar por ejemplo que pasó de atacar al decano de la prensa ceutí, El Faro, antes incluso de llegar a las instituciones, para considerarlo junto con el otro diario impreso, uno de los pocos medios de comunicación, -todo lo demás eran chiringuitos- durante el tiempo que fue soporte del Gobierno y que aprovechó para vetar de la publicidad institucional, sin complejos, al resto de cabeceras digitales, algo que coincidía con los intereses empresariales precisamente de esos dos rotativos. Una vez fuera de la esfera de poder, no sólo retomó sus críticas al decano sino que las ha endurecido.

VOX quiere garantizar la neutralidad de RTVCE y evitar que esté al servicio del Gobierno