REFUERZO DE LA VIGILANCIA

La Policía Nacional lanza una descafeinada Operación Minerva con agentes de Portugal y Rumanía

La Policía Nacional lanza una descafeinada Operación Minerva con agentes de Portugal y Rumanía
Un agente de la Policía Nacional junto a un compañero del Frontex.
Un agente de la Policía Nacional junto a un compañero del Frontex.

Será habitual que si usted va a embarcar hacia la península a lo largo de este verano le revise la documentación o el vehículo un agente de policía que le hable en inglés o portugués y que porte en su brazo una insignia de la Unión Europea. Es la denominada Operación Minerva que lidera la Policía Nacional, dirige el Centro Nacional de Inmigración y Fronteras y cuenta con el apoyo de Frontex, la Agencia Europea de Puertos y Fronteras, según ha explicado este viernes a pie de dársena el inspector Joaquín Murcia, jefe del despliegue.

Eso sí, la de este año es una operación un tanto descafeinada: “Está claro que actualmente dada la situación de pandemia y los nuevos rebrotes, esto ha desanimado a mucha gente a realizar el viaje que tenían como costumbre realizar en verano. Además, el hecho de que en Marruecos siga vigente el estado de alarma y la frontera continúe cerrada hace previsible que los incidentes que vamos a reportar sean inferiores en número a años anteriores. Todavía es muy pronto para hacer este tipo de valoración dado que la operación se está lanzando hace escasos días, pero a pesar de todo ello tanto Frontex como la Policía Nacional continúan en su compromiso de luchar contra la delincuencia transfronteriza y contra todos estos grupos criminales que continúan operando y aquellos que aprovechan precisamente esta situación de incertidumbre para realizar sus actividades”, ha explicado el inspector Murcia.

La “principal misión” de esta operación de ámbito internacional no es otra que “proporcionar seguridad a la Unión Europea mediante el refuerzo en la frontera”. Pero no sólo.

Esa coordinación de policías de diversos países sirve también de “punto de intercambio y encuentro entre policías de distintos países para compartir métodos, técnicas, buenas prácticas y experiencia policial”. Una coordinación que Murcia ha reconocido que se realiza en inglés, o en el caso de los portugueses en ‘portuñol’.

policia portugal frontex jul2020b

Y de paso luchar contra la mafias que se dedican al tráfico de personas, el terrorismo internacional y el narcotráfico, “la criminalidad transfronteriza”, en definitiva.

Lo primero es frenar a “todas aquellas personas que tratan de acceder a la Unión Europea sin los requisitos exigidos para miembros de terceros países”. En palabras del inspector Murcia, lo hacen en el caso de Ceuta “utilizando las vías marítimas regulares de ferrys que realizan el transporte de pasajeros desde Ceuta hasta Algeciras. La forma que tienen estas personas de trasladarse suele ser mediante la utilización de documentación falsa, camuflándose o mezclándose entre los pasajeros regulares, o bien, mediante la suplantación de identidad. En otras ocasiones también lo realizan mediante ocultación en medios de transporte, como pueden ser turismos, camiones, furgonetas y demás vehículos”.

No sólo contra la inmigración irregular, los agentes de Frontex también buscan frenar en general la criminalidad transfronteriza. “Todas las actividades delictivas que aprovechan este flujo habitual de viajeros” para otras actividades perseguidas por la Ley, “como pueden ser tanto el tráfico de sustancias estupefacientes, tráfico ilícito de vehículos, falsificación documental y también la lucha contra el terrorismo, con especial atención a los combatientes terroristas extranjeros que retornan a la Unión Europea tras haber participado en acciones bélicas en zonas de conflicto”.

Y toda esa lucha sirve a su vez para recabar información que alumbre nuevos métodos criminales, nuevas rutas de inmigración ilegal y que “finalmente se transforma en inteligencia tanto estratégica como operativa para poder luchar sobre el terreno contra estas redes que se aprovechan del flujo masivo de viajeros para poder acceder a la Unión Europea.

La Policía Nacional lanza una descafeinada Operación Minerva con agentes de Portugal y Rumanía