La Encrucijada, como antiguamente


La Encrucijada, como antiguamente

- El Cristo de Hadú es llevado por doce porteadores

- Pepe Montes realizó un emotivo pregón en el que recordó su vinculación con la Cofradía desde su niñez

La procesión de la Cofradía del Santísimo Cristo de la Encrucijada y María Santísima de las Lágrimas tuvo mucho de recuerdo este Jueves Santo. La falta de costaleros ha obligado a procesionar la imagen del cristo con porteadores, como se hizo durante las décadas de los 70, 80 y 90 rememorando estampas que hacía 12 años que no se veían.

No sólo por eso recordó la procesión a la que fue. El pregón ofirecido por Pepe Montes tuvo mucho de emotividad y tambien de recuerdo. Montes fue durante años costalero de la Cofradía, pero en sus palabras se fue hasta su niñez pare recordar la primera vez que su padre le llevó a ver la procesión.

El pregonero hilvanó un recorrido a base de negocios ya desaparecidos e incluso personas que hizo a muchos volar en su memoria a otros tiempos, ayudados también sin duda por la imagen que ofrecía el Cristo con sus doce porteadores encapuchados.

Nada menos que 7 horas y media de procesión que tiene como remate la dura subida de Otero después de llevar el paso ya muchas horas.

Hadú respondió a sus imágenes y las calles se llenaron para ver pasar al Cristo y a la Virgen. Como también respondió el centro que no quiso perderse su paso por la carrera oficial.

Como siempre emotiva fue la salida del templo, con un callejón angosto con apenas cinco centímetros de margen por cada lado del paso de María Santísima de las Lagrimas. Momentos de máxima tensión y precisión. “Vamos a arrastrar los pies. Oyendo la música, pero sin cintura que estamos en el callejón”, le gritaron a los de dentro. Ya en la calle mayor de Hadú el público rompió a aplaudir y expiró el aire contenido.

La Encrucijada, como antiguamente